ES NOTICIA EN ABC

Estas son las canciones favoritas para ganar Eurovisión 2019

Quedan por delante dos intensas semanas de promoción y ensayos antes de que se revele la gran incógnita: quién sucederá a Netta

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Llega el mes de mayo, el mes eurovisivo por excelencia. Este año, la gran cita de Eurovisión es el día 18 (pero las semifinales son el 14 y el 16, para los más fieles). Aunque en esta ocasión no parece tan clara como el año pasado la victoria de la gran favorita, sí que hay tendencias que hacen pensar que la cosa va a estar reñida... hasta entre cinco propuestas. Pero está tan abierta que podría pasar cualquier cosa. Eso sí: la tendencia de este año, es hacia las baladas o canciones tranquilas... por lo que una propuesta como «La Venda» podría destacar una vez que Miki pise el escenario del Centro de Convenciones de Tel Aviv. Estas son las canciones que, de momento, se postulan como favoritas de Eurovisión:

Países Bajos: «Arcade»

Desde 1975 tiene clava la espinita de la victoria Países Bajos, a pesar de ser uno de los países que participan en Eurovisión desde los primeros años. Este año tienen su esperanza puesta en Duncan Laurence y su «Arcade», compuesto por él mismo. En sus propias palabras es «una historia sobre la búsqueda del amor de tu vida. La esperanza por lo inalcanzable», un tema que ha conquistado a muchos desde el primer momento.

Rusia: «Scream»

El ruso Sergey Lázarev está de vuelta en Eurovisión. Después de haber representado a su país en 2016 y quedar tercero con «You're the only one», decidió volver y apostar por algo totalmente diferente. Efectivamente, su balada es muy distinta a lo que presentó en 2016, y Rusia tiene la esperanza de conseguir el micrófono de cristal tras los malos resultados del año pasado y de la ausencia del anterior por motivos políticos con Ucrania. Su tema, «Scream» («Gritos o gritar») batió records de reproducción en YouTube tras su publicación y todas las críticas apuntan a que puede que esta vez el ruso sí que consiga llevarse el primer puesto.

Suiza: «She got me»

Si hay una propuesta que destaca entre los cinco favoritos, es la de Luca Hanni. Movida, bailable, pegadiza... el famoso cantante (en su país) puede dar la campanada con «She got me», con elementos rítmicos y de Oriente Medio. Suiza hizo historia al ganar el primer festival de Eurovisión en 1956 con Lys Assia, y volvió a repetir victoria Céline Dion en 1989. Sería un buen momento para que el país helvético vuelva a pasar a la historia eurovisiva.

Suecia: «Too late for love»

Ganó por goleada el televoto y obtuvo las mejores calificaciones de todos los jurados internacionales ante un público de 30.000 personas que acudieron a la final del famoso Melodifestivalen, que selecciona anualmente al representante sueco en el certamen europeo. John Lundvik y su «Too late for love» es la esperanza de Suecia de este año para Eurovisión, un festival que se toman muy en serio. El peculiar sonido de la canción se lo aporta un coro de gospel compuesto por Paris Renita, Loulou Lamotte, Ashley Haynes y Dinah Yonas Manna que no deja indiferente a nadie.

Italia: «Soldi»

Desde que Italia volvió al festival tras las ausencias de finales de los 90, parece dispuesta a todo. Tradicionalmente es el ganador de Sanremo el que representa luego a su país en Eurovisión, y este año tiene el honor Mahmood, conocido por haber participado en «Factor X». Su canción, «Soldi» («dinero») hizo al mismo Salvini preguntarse si realmente «esta era la canción italiana más bella», y luego él tuvo que defenderse como italiano de proa pese a tener ascendencia egipcia, en un momento en el que la inmigración ocupa el centro del debate social en Italia. Su segunda (y última) victoria fue en 1990. Puede que esta sea la ocasión italiana.