ES NOTICIA EN ABC
TVEmos

Papilla de imágenes

En TVE han decidido remediar el fracaso de «Lo siguiente» recuperando del baúl de los recuerdos un formato de hace cuatro años

Elisa Mouliaá presenta «TVEmos»
Elisa Mouliaá presenta «TVEmos» - TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

A Televisión Española no se le ve con muchas ganas de disputarle el access prime time a sus competidores de las cadenas privadas. Los programadores de Rosa María Mateo andan perezosos y faltos de ideas, y con esas ganas a ver quién se pone a disputarle la hegemonía a «El Hormiguero». Hasta hace unos días en esa franja previa al horario de máxima audiencia se emitía en TVE «Lo siguiente», un híbrido de humor y actualidad que ha durado cinco meses antes de ser fulminado por falta de audiencia.

Para sustituir a «Lo siguiente» nadie se estrujó demasiado los sesos en TVE y decidieron recuperar «TVEmos», un formato que en 2015 aguantó tres meses en antena...¡y ni siquiera cambian a la presentadora! Como podrán imaginarse, el programa en cuestión no es nada del otro mundo ni tiene mayor secreto que un zapping: un popurrí de imágenes curiosas, simpáticas, bizarras, estúpidas, extravagantes...Y todavía podría ponerse una docena más de adjetivos, porque por «TVEmos» pasa cualquier cosa que pueda uno imaginarse y, de tanto en cuando, también alguna inimaginable.

Lo que distingue a «TVEmos» de otro zapping no son más que sus fuentes: mientras que el zapping tradicional extrae sus materiales de la caja tonta, el invento de TVE se sirve sobre todo de Youtube y redes sociales. Por lo demás, la dispersión y el revoltijo son idénticos: un vídeo sucede a otro sin solución de continuidad y sin un hilo conductor que dote de sentido al programa.

Poniéndonos en lo peor podríamos pensar que formatos como «TVEmos» es lo que cabe esperar de la televisión en la era de las instagram stories: una sucesión de vídeos breves, inconexos, triviales en el mejor de los casos y prescindibles en la mayoría. Pero es mejor terminar suponiendo que todavía es posible una televisión que no intente alimentarnos a base de papillas de imágenes.