ES NOTICIA EN ABC

Norma Duval derrota a Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde

El Supremo ratifica la condena a los presentadores a indemnizarla con 60.000 euros por sus comentarios en «Aquí hay tomate». También les obliga a leer la sentencia en antena «sin apostillas»

Norma Duval derrota a Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde
La Justicia ha vuelto a dar la razón a Norma Duval en su pugna contra el programa de Telecinco - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Se agotó el recorrido judicial de Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde para librarse de la condena a pagar 60.000 euros a la cantante y actriz Norma Duval por los comentarios que sobre ella y su vida privada vertieron a lo largo de tres años en el programa «Aquí hay tomate». Este triunfo legal de Duval se suma al que ya cosechó a finales de 2011, cuando el Supremo obligó a Telecinco a indemnizarla con 140.000 euros por causa de ese mismo programa. Ahora, la Sala Primera del Tribunal Supremo ha desestimado un recurso extraordinario de los dos presentadores por infracción procesal y un recurso de casación en materia de derechos fundamentales. Y, además de ese resarcimiento económico, Vázquez y Alcayde están obligados a difundir el fallo «en el mismo programa de televisión, o en otro con relevancia semejante y en la misma franja horaria, sin comentarios ni apostillas».

No era una lectura «neutra»

La sentencia de primera instancia desestimó la demanda por apreciar que los presentadores no se habían extralimitado en su labor informativa, ya que se limitaban a leer un guion. Sin embargo, ese fallo judicial fue recurrido en apelación por Norma Duval y estimado por la Audiencia Provincial, que estimó que Vázquez y Alcayde no realizaban una lectura neutra de los guiones, sino que imprimían en su intervención su sello personal, improvisando comentarios que desacreditaban y ridiculizaban a la artista, lo que comportaba un atentado a su derecho al honor. La sentencia condenó a cada presentador a pagar 60 000 euros, la cantidad íntegra solicitada en la demanda.

Los presentadores interpusieron entonces recurso extraordinario por infracción procesal y recurso de casación, y finalmente el Supremo se ha pronunciado, sin que quepa ya recurrir a otra instancia. La Sala de lo Civil estima que la libertad de información y de expresión no fue ejercitada de forma legítima en este caso por varias razones: el interés noticioso de los comentarios y expresiones era débil, al ir referido a cuestiones que afectaban a la vida privada de un personaje público; las informaciones difundidas, aunque ya eran conocidas, fueron reelaboradas otorgándolas un doble sentido, pero sobrepasando los límites de la libertad de expresión, al ridiculizar al personaje en una operación de descrédito prolongada en el tiempo, lo que se ha considerado que agrava los hechos.