ES NOTICIA EN ABC

Japón, molesto por la imagen de su portero con cuatro brazos por el «efecto Fukushima»

La televisión francesa se burló del portero de la selección japonesa de fútbol con una imagen en la que aparecía con cuatro brazos por la radiación

La imagen del portero japonés Eiji Kawashima, con cuatro brazos (Minuto: 18:55) - france 2
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Japón ha reaccionado airadamente ante las burlas de un presentador de la televisión francesa que mostró una imagen del portero de la selección nacional de fútbol japonesa, Eiji Kawashima, con cuatro brazos supuestamente debido al «efecto Fukushima» fruto de la crisis nuclear tras el tsunami de 2011.

Fue el famoso humorista Laurent Ruquier quien, alabando el rendimiento del guardameta en la victoria del pasado viernes por 1-0 de Japón sobre Francia, atribuyó tal mérito a los cuatro brazos que Kawashima habría desarrollado gracias al «efecto Fukushima». Todo ello, claro está, entre carcajadas y aplausos del público asistente en el estudio [ver minuto 18:55 del vídeo].

Las reacciones no se hicieron esperar, y era embajada japonesa en Francia la que envíaba este martes una carta de protesta al programa del canal France 2 en la que adevertía de los «inapropiado» del comentario en referencia a la crisis nuclear que vivió la central de Fukushima a raíz del terrible terremoto de Japón de 2011.

Además, en la carta se recogían las palabras del secretario de Gobierno japonés, Osamu Fujimura, que consideraba que aquella burla comentada por Ruquier hería «los sentimientos de las personas afectadas por el desastre y obstaculizaba los esfuerzos para la reconstrucción».

«Muchas personas se vieron afectadas por la crisis nuclear. No sé cómo la gente puede reírse de ello», manifestó también el ministro de Educación y Deporte de Japón, Makiko Tanaka, que señalo que «Si es cierto lo dicho, es un comportamiento que carece por completo de sensibilidad». Después de todo, hay que recordar que más de 15.000 personas murieron y cerca de 3.000 siguen aún desaparecidas tras el desastre en el país nipón.