ES NOTICIA EN ABC

La venganza de Bryan Cranston contra un espectador que no dejaba de usar su móvil

El actor estaba interpretando la obra que protagoniza en Broadway, «All the way», cuando se dio cuenta de que uno de sus asistentes no le estaba prestando demasiada atención

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los teléfonos móviles cada vez están más presentes en nuestro día a día. A quien lo primero (o lo último) que ve es la pantalla de su smartphone. Puede que este detalle nos ayude a comprender por qué algunos de los espectadores que deciden ir a espectáculos en vivo no consigan despegarse de él. No nos extraña que esta actitud haya sacado de quicio a cantantes y actores. El último en confesar que ha tenido problemas con sus espectadores que no terminan de usar sus móviles ha sido Bryan Cranston («Breaking Bad»).

El actor estaba interpretando en Broadway la obra «All the way», en la que da vida al expresidente de Estados Unidos Lyndon B. Johnson. «Aquel chico tenía como unos 16 años y no paraba de mirar hacia arriba y hacia abajo, nunca hacia los lados, que es algo más o menos habitual en el patio de butacas», comenzó su relato en «Late Night con Seth Meyers». «Aquel comportamiento tan raro me llamó la atención», añadió.

El joven había conseguido sacar a Cranston de la obra. No comprendía que estaba ocurriendo: «Me acerqué disimuladamente mientras actuaba para saber qué diablos estaba haciendo y descubrí que estaba mirando su móvil. Esto hizo que empezara a cabrearme. Eso y que sus padres estaban a dos butacas de distancia y no le estaban diciendo nada». Pero, lejos de parar la función, el actor maquinó otra venganza mucho más ¿original?

Bryan Cranston se dio cuenta de que el siguiente monólogo «tenía que decirlo muy cabreado. Era un speech muy salvaje, lleno de ira, lleno de intensidad y sí, también tenía que escupir mucho mientras lo decía». Y lo aprovechó. «Me puse justo delante de él antes de decirlo y os aseguro que el pobre chaval no sabía dónde meterse con la que le cayó encima», finalizó Cranston.