Es Noticia

El último experimento de «Black Mirror»: deja al espectador elegir su final

La popular serie tecnológica será una de las producciones de Netflix que usará la interactividad al estilo de «elige tu propia aventura»

Black Mirror
Black Mirror - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Tras dar al espectador la capacidad para ver las series cuándo y dónde quiera, Netflix quiere romper otra barrera y permitir a sus clientes tener el control creativo de la historia y elegir cómo acabará. Una de las primeras series que experimentará con la interactividad será«Black Mirror», según ha publicado Bloomberg.

La idea de la compañía, que no ha confirmado oficialmente esta información, es lanzar este episodio de la serie futurista al estilo «Elige tu propia aventura» en la próxima temporada de la serie creada por Charlie Brooker, que debería llegar a la plataforma en diciembre.

De esta forma, «Black Mirror» sería la primera serie para adultos protagonizada por personajes de carne y hueso que recurre a la interactividad propia de los videojuegos. Netflix ya ha experimentado con estas técnicas en dibujos animados como «El Gato con botas atrapado en un cuento Épico», donde el espectador puede elegir si el gato doblado por Antonio Banderas debe pelear contra un dios o un árbol. Cuando ha visto una versión, puede volver al escenario alternativo.

Sin embargo, la producción interactiva de «Black Mirror» sería algo más compleja que elegir simplemente entre dos opciones, por lo que tienen que valorar cómo se complicaría una serie que, incluso en su narrativa lineal, no siempre es sencilla para el espectador.

Más planes

Pero «Black Mirror» es solo el primer proyecto de una larga lista de «planes» interactivos que Netflix tiene en cartera. Según el diario, planea introducir la interactividad al menos en una serie de acción real más y está negociando derechos para hacerse con otras. Dos de estas producciones son adaptaciones de videojuegos.

Más allá de su interés narativo, es cierto que esta clase de proyectos no son sencillos de producir. Si una película tradicional requiere un guión de cien páginas, un proyecto interactivo requiere muchas más, además de un mayor despliegue de producción, para poder cubrir distintos escenarios. Guionistas y productores aún están valorando cómo afectaría a su trabajo.