ES NOTICIA EN ABC

Desvelan la autopsia del actor de «Glee» condenado por pornografía infantil que se suicidó

Mark Salling, «Puck» en la serie, falleció hace dos meses al colgarse de un árbol

Mark Salling saltó a la fama al interpretar a «Puck» en «Glee»
Mark Salling saltó a la fama al interpretar a «Puck» en «Glee» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hace dos meses, el actor Mark Salling perdía la vida a los 35 años al suicidarse colgándose de un árbol. Un mes más tarde, la autopsia desvelaba que, efectivamente, el intérprete había muerto por ahogamiento, aunque ahora han salido a la luz más detalles que hasta ahora permanecían ocultos.

Tal y como publica «E!», que en su página web asegura haber tenido acceso «al informe» elaborado por la Policía de Los Ángeles sobre el fallecimiento de Salling, éste habría ingerido alcohol en los momentos previos a su fallecimiento. Según reporta el citado medio, al intérprete se le encontró una tasa de alcohol en sangre de 0.095, menor de la establecida como delito para la circulación, por ejemplo, que es de 0,5 gramos por litro.

El análisis toxicológico, no obstante, no señaló la presencia de otras sustancias estupefacientes en su organismo. Sin embargo, sí que añade varios detalles sobre las últimas horas del actor, que fue visto por última vez «el día 29 por la tarde mientras veía la televisión con su padre» en el salón de su casa familiar. Por la noche, su madre se dio cuenta de que Salling no estaba en casa ni tampoco su coche y horas más tarde, el compañero de habitación del actor encontró «tirado en la calle» el dispositivo de vigilancia que el actor debía portar en todo momento.

Antecedentes sexuales

Horas más tarde, y colgado de un árbol con un hilo de nailon, apareció el cuerpo sin vida del intérprete, que saltó a la fama tras interpretar a Noah Puckerman, «Puck», en la comedia musical «Glee», murió el pasado 30 de enero. De joven, con catorce años, había aparecido en la cuarta entrega de la saga de terror «Los chicos del maíz», aunque lo cierto es que no había vuelto a tener ningún papel relevante hasta «Glee».

Dos años antes, en 2015, fue detenido por la Policía en Los Angeles al poseer pornografía infantil. El pasado octubre, fue condenado por ello a una pena de prisión de entre cuatro y siete años, que estaba todavía por determinar. Salling había aceptado los cargos y reconocido la posesión de más de 50.000 imágenes pornográficas de niños y de otros 600 vídeos. Tras ello, pasó a formar parte del registro de delincuentes sexuales de Estados Unidos y se anunció que comenzaría a recibir tratamiento psicológico.

En 2013 había sido denunciado por una mujer por un delito de «agresión sexual», por una mujer que aseguró que el intérprete había mantenido relaciones sexuales con ella sin protección y sin su consentimieno.