Es Noticia

Stana Katic, una antiheroína «real» en tiempos de superhéroes

La actriz, conocida por la serie «Castle», presentó en España la segunda temporada de «Absentia», que se estrena en AXN a las 22.55 horas

Stana Katic en «Absentia»
Stana Katic en «Absentia»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Después de ocho temporadas haciendo de las suyas con Nathan Fillion en «Castle», Stana Katic relega a Kate Beckett al baúl de los recuerdos. De nuevo al frente del reparto y con el uniforme de la autoridad –en este caso del FBI– puesto, explora el lado oscuro de la ley en «Absentia», cuya segunda temporada se estrena este martes a las 22.55 horas en AXN.

Ya no hay espacio para el tonteo con un escritor, ni para la estabilidad de una relación amorosa, justo lo que le arrebataron a su personaje, Emily, durante su tortuoso secuestro. La actriz cambia de registro en este «fincheriano» thriller psicológico, un género al que se entrega la ficción, que explora, además de las secuelas del trauma y la tortura de la protagonista, el papel de su familia, rehecha después de seis años de ausencia.

«Además de Emily, que es la fuerza que impulsa la idea, lo inusual en “Absentia” es cómo la familia lidia con las repercusiones de la situación», explica la intérprete canadiense, que se inspiró en las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. «Nos parecía muy importante que Emily tuviera los pies en la tierra, por eso estudiamos los efectos de los supervivientes de los campos de concentración, algo que pudiera ser similar a lo que mi personaje hubiera experimentado, las consecuencias del estrés postraumático...», reconoce Katic. «Para mí, Emily es como Ulises, una mujer que pasa por los mismos desafíos que él para probar su integridad y brújula moral. Un personaje que al llegar a casa se percata de que su hogar ya no es su hogar, y que debe afrontar una lucha por volver a encontrar su sitio en una vida que ha perdido hace tiempo», abunda la intérprete.

Víctima pero a su vez implacable, su protagonista introduce«la sensualidad de una belleza normal», sin excesos. «En esta temporada voy desarreglada y se nota que estoy pasando dificultades», admite Katic. «Queríamos transmitir la realidad de una mujer que había pasado un trauma importante, por lo que no solo era necesario que pareciera que no llevaba maquillaje, sino que lo llevara para parecer más angustiada», asegura la actriz de origen yugoslavo. Vulnerabilidad y carácter se fusionan en este potente personaje femenino, que Stana Katic compara con las sensaciones del flamenco: «¿Eres española? Conoces el flamenco, los españoles sois tan apasionados que para vosotros son normales estos papeles femeninos fuertes. La expresión del amor, la pasión, la maternidad, la familia, el poder decir lo que uno piensa… eso es muy familiar para todos vosotros, también para mí al afrontar un papel así. Siempre que veo flamenco lo siento».

Antiheroína en tiempos de superhéroes, la protagonista de «Absentia» no necesita ni mallas ni superpoderes. Se vale de su ambiguëdad, esa dualidad moral que desfila en la ficción a través de personajes como Tony Soprano o Walter White, para incomodar o conquistar a un público que «ahora demanda contenidos con más madurez que en el pasado». «Los personajes tienen varias aristas, a veces toman buenas decisiones y otras, terribles. Y eso está más en línea con lo que somos los seres humanos», resume Katic, que ejerce de productora ejecutiva de la serie y no descarta pasarse al otro lado de la cámara. «Dirigir siempre ha sido algo que yo he contemplado de forma interna. Simplemente me pareció que necesitaba más experiencia», concluye.