Es Noticia

Premios Emmy 2018 Netflix destrona a HBO como la cadena con más Emmy

Amazon y FX consiguen sobresalir en el enfrentamiento entre los dos titanes

Tras su ausencia la edición anterior, «Juego de Tronos» gana como mejor serie dramática frente a «El cuento de la criada»

El equipo de «Juego de Tronos», en los Emmy 2108 - REUTERS / Vídeo: Juegos de Tronos regresará en la primera mitad de 2019
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Con cambio de día inclusive –de la habitual noche del domingo a la del lunes–, se celebró este 17 de septiembre en Estados Unidos la ceremonia de entrega de la 70ª edición de los Premios Emmy. Se trató de una monótona gala –a excepción de una pedida de mano– emitida por el canal NBC y presentada por Michael Che y Colin Jost, rostros habituales del programa de humor «Saturday Night Live».

La 70ª edición de los Emmy se presentaba con dos grandes enfrentamientos. El primero de ellos, entre «El cuento de la criada» (Hulu) y «Juego de Tronos» (HBO) –tras su ausencia el año pasado– como mejor serie dramática. Finalmente fue la serie de HBO la que se llevó el gato (dragón) al agua. La segunda rivalidad se produjo entre el canal de televisión HBO (108 nominaciones) y la plataforma de vídeo bajo demanda Netflix (112). ¿El resultado? En tablas con 23 victorias cada empresa. Y entre todos los nombres y títulos agraciados, hay uno que sobresalió: la multipremiada comedia «La maravillosa Señora Maisel» (Amazon), que repitió hazaña tras los Globos de Oro, como mejor comedia y mejor protagonista.

En el apartado español, Penélope Cruz («American Crime Story: El asesinato de Gianni Versace») y Antonio Banderas («Genius») optaban a su primer Emmy por interpretar a dos personalidades reales como Donatella Versace y Picasso respectivamente. Sin embargo, ninguno consiguió tal hito.

La gala dio comienzo con un número musical repleto de caras conocidas como Kate McKinnon, Tituss Burgess, Kristen Bell e incluso Ricky Martin (había que aprovecharle tras su nominación como actor de reparto en «American Crime Story»). Un número que sirvió doblemente como alabanza y crítica hacia la diversidad laureada en la industria televisiva. De hecho, se hizo hincapié en que Sandra Oh («Killing Eve») era la primera actriz asiática en ser nominada como mejor actriz protagonista de drama. Los presentadores no tardaron en abordar la cuestión racial durante el discurso de apertura e incluso mencionaron la polémica protagonizada por la actriz Roseanne Barr, despedida por su propio canal tras un «tweet» racista.

Además del requerido «in memoriam» Aretha Franklin, Anthony Bourdain, Steven Bochco, dos momentos sobresalieron en una gala sin sobresaltos ni apabullantes discursos reivindicativos. El primero fue la presencia de Betty White, 96 años, cuya entrada al escenario puso en pie a todo el auditorio mientras aplaudía.

Pero el gran momento de la gala se produjo durante la entrega del galardón a la mejor dirección de un programa de variedades. El agraciado fue Glenn Weiss por la retransmisión de la última gala de los Premios Oscar. Fue entonces cuando Weiss aprovechó la ocasión para pedirle matrimonio a su novia, sentada en las butacas, que acabó subiendo al plató: «Este es el anillo que mi padre le dio a mi madre».

Comedia

Rachel Brosnahan
Rachel Brosnahan - REUTERS

La gran vencedora de la noche en el terreno de la comedia fue sin duda alguna «La maravillosa Señora Maisel», la ficción de Amazon protagonizada porRachel Brosnahan como una mujer que decide hacer comedia a finales de los años 50 en Estados Unidos. El título consiguió cuatro importantes galardones: mejor comedia, mejor actriz de reparto (una Alex Borstein que subió al escenario orgullosamente sin sujetador), mejor actriz protagonista (Brosnahan) y mejor guion.

Este último reconocimiento ha sido el primer Emmy para su creadora, Amy Sherman-Palladino, que aclamó «¡Ya ha llegado el momento!». Brosnahan, en su caso, dio primeramente las gracias a los guionistas e hizo referencia al espejo entre ficción y realidad: «Trata de una mujer que está encontrando su voz y esto está pasando ahora mismo en este país».

Junto a Amazon, HBO ha sido el otro canal de televisión reconocido en esta categoría. Gracias a su comedia negra «Barry», Bill Hader –como un sicario metido a intérprete– y Henry Winkler –como profesor de interpretación– se han llevado el Emmy a mejor actor protagonista y de reparto respectivamente. Winkler es un rostro habitual de la televisión estadounidense, por lo que esta victoria –un reconocimiento a toda su carrera– era de esperar. No tanto la de Hader pues las apuestas recaían sobre Donald Glover («Atlanta»), ganador de la anterior edición.

Miniserie/Telefilme

Darren Criss
Darren Criss - REUTERS

Si en comedia ha sido «La maravillosa Señora Maisel» el título por excelencia, en la categoría de miniserie/telefilme ha sido «American Crime Story: El asesinato de Gianni Versace» (FX) el que más veces se ha repetido. La segunda temporada de la antología que repasa crímenes mediáticos se ha llevado el reconocimiento a mejor dirección (lo recogió un Ryan Murphy que se lo dedicó a «todas las mujeres» de su vida, inclusive actrices como Sarah Paulson y Angela Basset) No hubo sorpresa en el galardón a Darren Criss como mejor actor de una miniserie/telefilme por su papel del asesino en serie Andrew Cunanan.

Junto a FX, Netflix es la plataforma triunfante en esta categoría gracias a «Godless», «Seven Seconds» y «Black Mirrror». La primera le ha reportado a Merritt Wever y Jeff Daniels sendos Emmy como mejores intérpretes de reparto. La segunda le ha otorgado a Regina King su primer estatuilla como mejor actriz protagonista de una miniserie después de que en 2015 y 2016 se hiciese con ella, pero como actriz de reparto gracias a «American Crime». «¿De verdad?» han sido sus primeras palabras al subir al escenario. «Gracias por reflejar lo que está pasando hoy», ha proseguido en alusión a la vertiente racial de la ficción. A «Black Mirror» se le reconoció como mejor guion gracias al primer episodio de la cuarta temporada, «USS Callister».

Drama

Peter Dinklage
Peter Dinklage - REUTERS

La categoría de mayor relumbrón, drama, fue la última en entregar sus estatuillas durante la ceremonia. Este 2018 suponía la vuelta de «Juego de Tronos» tras su ausencia el pasado año y lo hizo por la puerta grande: con su séptima y penúltima temporada, ganó el premio Emmy como mejor serie dramática frente a la segunda parte de «El cuento de la criada». Asimismo, Peter Dinklage consiguió llevarse su tercer Emmy como mejor actor de reparto gracias a su papel de Tyrion Lannister en la ficción de corte fantástico y medieval.

Lo que parecía un enfrentamiento directo entre «Juego de Tronos» y «El cuento de la criada» finalmente se diluyó en una concesión equilibrada con «The Americans» (FX) y «The Crown» (Netflix) como las –inesperadas pero justas– triunfantes de la noche. El drama de espías, ambientado en la Guerra Fría, consiguió doble reconocimiento: mejor guion por su capítulo final y mejor actor protagonista (Matthew Rhys). Durante su breve discurso, Rhys le dio las gracias al creador de la ficción por haberle «dado un hijo» y es que él y su compañera de reparto, Keri Russell, se enamoraron durante el rodaje y acabaron siendo padres.

«The Crown» también rascó doble premio: mejor dirección (el reputado cineasta Stephen Daldry se encargó del noveno episodio de la segunda temporada) y mejor actriz protagonista (Claire Foy como Isabel II). «Esto no se suponía que tenía que pasar» fue la primera reacción de Foy, que no regresará en la tercera temporada del drama monárquico debido al salto temporal y consecuente cambio de intérpretes.

Sin embargo, en la categoría de mejor actriz de reparto, ni «Juego de Tronos» ni «El cuento de la criada» se llevaron el gato al agua: fue la británica Thandie Newton quien recogió dicho galardón gracias a su papel de robot en «Westworld» (HBO).