Es Noticia

Sexo porcino, sistema de puntuación ciudadana y linchamiento en redes sociales: la base real de «Black Mirror»

A lo largo de sus cuatro temporadas, la serie de Channel 4 y Netflix se ha caracterizado por su carácter predictivo, pero algunos episodios están basados en previos hechos reales

China ha desarrollado un sistema de puntuación entre sus ciudadanos, algo que recuerda al primer episodio de la tercera temporada de «Black Mirror»
China ha desarrollado un sistema de puntuación entre sus ciudadanos, algo que recuerda al primer episodio de la tercera temporada de «Black Mirror» - David Dettmann/Netflix
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La ciencia ficción se caracteriza en ocasiones por la predicción de próximos eventos de la realidad. Es el caso, por ejemplo, de series de televisión como la británica «Black Mirror» (Channel 4/Netflix) o la estadounidense «Electric Dreams» (Amazon). Mediante el formato de antología –una historia independiente por entrega–, ambas han presentado futuros cercanos que han acabado haciéndose realidad: ya sea una furgoneta autónoma que reparte pizzas –tercer episodio de la cuarta temporada–, o emoticonos idénticos a sus usuarios humanos –tercer capítulo de la segunda temporada–. Pero surge la pregunta de si sucede a la inversa: ¿se ha basado «Black Mirror» en la realidad para alguno de sus guiones?

Empecemos por un hashtag: «#PigGate» (escándalo de cerdo). En 2015 se difundió un peculiar rumor sobre David Cameron, el –por entonces– Primer Ministro de Reino Unido. El libro «Call me Dave» –biografía no autorizada del político británico– desvelaba que un joven Cameron –en su época estudiantil en Oxford– había introducido «una parte privada de su anatomía» en la boca de un porcino muerto. Este rumor nunca confirmado recuerda al episodio uno de «Black Mirror»: en él, el Primer Ministro ficticio tiene que realizar actos sexuales con un cerdo para así salvar a la princesa raptada por unos terroristas.

Pasemos a otro anglicismo: «sextorsión». El tercer episodio de la tercera temporada («Shut Up and Dance») muestra a unos piratas informáticos extorsionar a un joven tras pillarle en una situación embarazosa. ¿Cómo? Infiltrándose en su ordenador portátil a través de la webcam. En 2011, un ciudadano mexicano fue condenado a seis años de cárcel por espiar a adolescentes hackeando sus ordenadores y después extorsionarlas.

Uno de los episodios más memorables de «Black Mirror» es el que abre la tercera temporada, «Nosedive», protagonizado por la célebre actriz Bryce Dallas-Howard. Este futuro cercano muestra cómo los humanos están constantemente evaluándose entre ellos mediante rankings online. En 2015 se dió a conocer las intenciones de China de crear un sistema de puntuación ciudadana basado en la confiabilidad. ¿Su nombre? «Crédito social» ¿Su utilidad? Acceder –o no– a servicios y créditos. Un ejemplo: en caso de que la puntuación sea baja, el ciudadano chino no podrá comprar un billete de avión.

El creador de «Black Mirror», Charlie Brooker, nunca ha dudado de hablar sin tapujos sobre la actualidad. De hecho, fue columnista en el periódico «The Guardian». Precisamente una polémica columna que escribió en 2004 sirvió como inspiración para el guión de la sexta entrega de la tercera temporada, «Hated in the Nation». En dicho episodio, la premisa es un conjunto de muertes cuyo nexo en común son las redes sociales: las personas asesinadas habían sido previamente blanco de críticas en internet. En 2004, fue el propio Brooker quién tuvo que pedir disculpas –tras ser vilipendiado– por una columna que escribío en la que sugería el asesinato de George W. Bush, el entonces Presidente de Estados Unidos. No existía twitter por aquel entonces, pero sí correo electrónico...