ES NOTICIA EN ABC

Las series turcas generan 300 millones con «el nuevo aire» impulsado por Erdogan

Junto a la aerolínea Turkish Airlines, las producciones televisivas son el principal activo de Turquía en el extranjero

Erdogan condenó la serie sobre Solimán el Magnífico (en la imagen) por retratar al sultán como un aficionado al alcohol
Erdogan condenó la serie sobre Solimán el Magnífico (en la imagen) por retratar al sultán como un aficionado al alcohol
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Junto a la aerolínea Turkish Airlines, las producciones televisivas son el principal activo de Turquía en el extranjero para expandir la marca del país eurasiático por todo el mundo. No es de extrañar, por tanto, que los culebrones «Made in Turkey», se hayan convertido en un objeto mimado por las autoridades de Ankara.

La exportación de series de televisión turcas ha alcanzado en solo un año los 300 millones de dólares en 100 países del mundo, según ha anunciado Ahmet Ziyarlar, director general de la distribuidora turca Inter Media. La industria audivisual del país eurasiático continúa generando éxito y conquistando nuevos mercados internacionales.

«Turquía está muy satisfecha con el interés y la demanda de su contenido. India, Pakistán e Indonesia están entre los últimos países añadidos a la lista de exportación», declaró el productor Mahmut Ozden al periódico progubernamental Yeni Safak. El mundo árabe e Iberoamérica son las dos regiones donde los dramas turcos tienen un éxito arrollador.

Así pues, no hay novedad en el crecimiento sostenido, pero sí en otro aspecto. Si antes algunas de las telenovelas más conocidas, como «El siglo magnífico» (Muhtesem Yüzyil), chocaban con la visión política e ideológica del presidente Recep Tayyip Erdogan, las nuevas producciones están más en consonancia con la visión que tiene el líder islamista de la historia de Turquía.

Condena a la vieja escuela

«Yo maldigo y condeno a los realizadores de esta serie y a los propietarios de esta cadena de televisión», dijo Erdogan en 2012 sobre la serie que mostraba a Solimán el Magnífico, el poderoso sultán del siglo XVI, como un aficionado al alcohol.

En cambio, el presidente turco sí celebra ahora las grandes superproducciones televisivas del momento. «El interés del presidente Erdogan nos ha dado mucha esperanza e inspiración», ha explicado el productor Mahmut Ozden.

«Hasta que los leones no empiecen a escribir sus propias historias, los cazadores siempre serán los héroes», señaló, de forma elogiosa, acerca de la serie «Resurreción: Ertugrul» (Dirilis: Ertugrul), que narra la vida del padre de Osman, fundador de la dinastía otomana. Otro ejemplo es el de «Payitaht Abdülhamid», centrada en Abdul Hamid II, el último sultán que acumuló un poder absoluto durante su mandato.