Es Noticia

«Señoras del (h)AMPA», una comedia que se ríe de la corrección

Dos debutantes han creado esta historia «macarra», que Telecinco estrenará "muy pronto»

Toni Acosta, Nuria Herrero, Malena Alterio y Mamen García
Toni Acosta, Nuria Herrero, Malena Alterio y Mamen García - Mediaset
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Sé que suena a tópico, pero de verdad que esta serie es diferente. Es gore, macarra, punky, pero siempre desde el respeto». Esta es la frase que repiten una y otra vez las protagonistas de la comedia «Señoras del (h)AMPA», que Telecinco estrenará «muy pronto»: Toni Acosta, Malena Alterio, Nuria Herrero y Mamen García dan vida a cuatro madres ideadas por los debutantes Carlos del Hoyo y Abril Zamora. Sin pretenderlo y por una muerte fortuita, las protagonistas pasan de sus anodinas reuniones del cole a la delincuencia.

«Somos mujeres muy reales que lo intentamos hacer lo mejor que podemos y acabamos formando parte del lado oscuro», bromea Nuria Herrero, que interpreta a Virginia, la tercera embarazada de su carrera. «En España se hacen muy buenas comedias, pero esta tiene ese tono costumbrista, de retrato social, que nos va a hacer reírnos de las cosas más bajas. Hay muchos referentes nuestros y eso lo hace todo muy cercano», añade. De hecho, el bar está copiado de un local real del madrileño barrio de Carabanchel y la casa imita la decoración de la de la abuela de Carlos del Hoyo, donde rodaron hace ya más de un año el piloto con el que convencieron a Telecinco. «En otra serie seríamos las malas, antiheroínas, y aquí no. Tenemos una compañera con síndrome de Down cuyo personaje es malvado. No idealizamos a la mujer, solo la retratamos», cuenta.

Azcona, Berlanga y «Breaking bad»

«El humor es muy incorrecto, no está tratado desde el chiste. Nosotras estamos en un código absoluto de realidad. Lo que es cómico son las situaciones. Ellas se ven abocadas a una especie de “Breaking bad”», explica Toni Acosta, que da vida a Mayte, una madre separada con problemas de dinero. «Azcona y Berlanga ya hicieron ese humor, donde era la situación que te provocaba la risa, y yo creo que estamos intentando parecernos a los grandes españoles, aunque me gusten “Kill Bill” y Tarantino. Hay que verla como una serie costumbrista. No creo que tengamos que huir de lo que somos, y si la ven fuera que la vean muy española», subraya Acosta.

«La comedia tiene que ser sorpresiva. Esta es también transgresora. Si ofendemos a alguien, lo siento, pero al final igual nos vendrá bien, porque se hablará de nosotras, aunque sea por lo políticamente incorrectas que somos. Los chicos tienen internet, están curados de espanto», puntualiza Malena Alterio, en la piel de Lourdes.

Mamen García, veterana del grupo, se enorgullece de que haya una mujer de cada generación. Su Amparo es madre por partida doble: de su hija y de sus nietos, por los que acaba en las reuniones del colegio. «Es una serie femenina porque las protagonistas son señoras involucradas en una serie de circunstancias que le hubieran podido ocurrir a un tío. También salen muchos hombres, aunque nosotras seamos protagonistas», reflexiona.

«No queremos que nos pongan la bandera de feminista ni que piensen que venimos a ponernos esa medalla. Por supuesto, es una serie femenina y feminista, que cuenta la historia de un grupo de mujeres, pero no solo para ellas, también es para ellos, para perros y para gatos», bromea Alterio. ¿Qué aprenderán los hombres? «No sé si aprenderán algo. En ficción hay todo tipo de hombres.Todos nos necesitamos y complementamos», afirma.

No solo madres

«Ellos pueden ver, al menos con mi personaje, que las mujeres de hoy estamos un poco superadas porque no queremos renunciar a ser mujeres. Parece que cuando eres madre solo eres madre y nada más y no es así. Son mujeres, quieren seguir siéndolo porque solo la maternidad no les satisface. Yo como madre quiero pasar tiempo con mis hijos, pero también seguir siendo actriz. Mi trabajo favorito es ser madre, pero no quiero renunciar a lo que era antes», plantea Acosta.

La actriz también cree que «los chicos van a engancharse porque la serie es muy macarra y aparecen féminas de verdad». «Al ver a Mayte superada, que no pide ayuda, igual sienten cierta empatía. Hay mucho que es solo responsabilidad nuestra, por no saber delegar. Parece que eres superwoman y la superwoman no existe», concluye.