Es Noticia

De «Élite» a «Memorias de Idhún»: La segunda juventud de la ficción adolescente

«Paraíso», «Memorias de Idhún» y «Antihéroes» son los nuevos proyectos españoles de un género de moda gracias al empuje de las plataformas

Los protagonistas de «Élite», la aclamada serie adolescente de Netflix
Los protagonistas de «Élite», la aclamada serie adolescente de Netflix - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

No importa que estén ambientadas en el instituto, que hablen de primeras veces o que traten la amistad como valor supremo. Las series juveniles, mezcladas con otros géneros y narrativas, han vuelto a conquistar a espectadores de todo el mundo a través de las grandes plataformas. De hecho, el título más visto del año pasado en Netflix fue «Por trece razones», y entre las diez más consumidas hay otras cinco protagonizadas por adolescentes: «Stranger Things», «Atípico», «Insaciable» y la española «Élite». Nuestra industria, que ya vivió el éxito de «Compañeros», «Al salir de clase» y «Física y química», no es ajena a esta moda: a la larga lista formada por «Élite», «Skam», «Merlí: Sapere Aude», «Boca Norte», «Virtual Hero» y «+ de 100 mentiras», entre otras, se han añadido en las últimas semanas tres nuevos proyectos: la serie de animación «Memorias de Idhún», el drama de misterio ochentero «Paraíso» y la sobrenatural «Antihéroes».

«Eso de que el público joven ya no ve la televisión es falso. Ver la tele ya no existe como tal, el contenido se distribuye de múltiples maneras: móviles, tabletas, redes sociales… La gente busca historias y emoción, y a veces da la sensación de que nos hemos olvidado de los adolescentes», lamenta Javier Pons, director general de Globomedia («Paraíso», «Antihéroes» y clásicos como «Compañeros» y «SMS»), convencido de que éxitos como «Stranger Things» y «Operación Triunfo» han ayudado al sector a volver a mirar hacia un público muy inconformista. «Se considera que este público es el más infiel para una cadena comercial, porque van a ver lo que quieren y no vuelven. Hay que ir ganándoselos partido a partido, y eso es muy arriesgado para las generalistas. Sin embargo, las plataformas te permiten ir a públicos más concretos», explica Pilar Blasco, consejera delegada de Endemol Shine Iberia (matriz de Zeppelin) y productora ejecutiva de «Virtual Hero», «Skam» y «Memorias de Idhún». «Y también tratar géneros, como el anime, que de otra forma sería imposible abordar, porque no se dirigen al gran público», subraya la directiva.

Animación en Vitoria

Precisamente a estos dibujos japoneses han recurrido para adaptar «Memorias de Idhún», la exitosa trilogía de Laura Gallego, que llegará a todo el mundo en 2020 de la mano de Netflix. «Ella ha conseguido crear un mundo que te atrapa, y la animación te permite contar la historia de una forma maravillosa que no supone tanto desembolso económico», cuenta Blasco. Los encargados de llevar la historia a la pequeña pantalla serán la propia escritora y Andrés Carrión, autor de los cómics basados en la saga. «Contar con los creadores es un lujo. También lo hicimos con el Rubius en “Virtual Hero”», reconoce Blasco. «Ahora estamos dibujando como locos. Aquí hacemos la preproducción, los diseños y el storyboard (la secuencia de la historia) y externalizamos a Corea del Sur el trabajo de dibujo más mecánico. También nos encargamos aquí de montarlo y retocar algunas posiciones de cámara. Para “Memorias de Idhún” hemos abierto oficina en Vitoria, donde antes de la crisis había una pequeña industria de animación. Queremos revivirla», apunta la directiva.

El turno de las pandillas

La fantasía, pero en este caso con personajes de carne y hueso, es el denominador común de otros dos nuevos proyectos juveniles: «Paraíso», para Movistar+, y «Antihéroes», aún sin cadena, ambos producidos por Globomedia. El origen de esta última no puede ser más «millennial»: surgió de las redes sociales. «Siempre hemos estado muy atentos al nuevo talento. En verano, vimos un trending topic (lo más comentado en Twitter) que pedía que “Antihéroes”, la saga de dos chicas jóvenes, Iria G. Parente y Selene M. Pascual, se convirtiera en serie. Nos recordó a la marea amarilla de fans de “Vis a vis”», recuerda Javier Pons, también responsable de Mediapro Studio, nuevo sello de producción global de la compañía. Las novelas siguen a un grupo muy diverso (en lo racial y sexual) de adolescentes con poderes. «Javier Olivares (“El Ministerio del Tiempo”) fue el que se encargó de materializar ese toque de atención y avisarnos de que “Antihéroes” era lo que estábamos buscando. Es una historia con fondo social, de rebeldía y lucha por defender las diferencias», recuerda.

En el caso de «Paraíso», sabían que Movistar estaba buscando su «Stranger Things». Así que Globomedia confió en Fernando González Molina para crear la historia de un grupo de jóvenes que trata de buscar a su amiga, desaparecida a la salida de una discoteca. «Te dirijas a quien te dirijas, lo que atrae es el alma de los personajes. Para enfocarse en los jóvenes hay que ser bastante sincero y huir del artificio. Es un público muy listo, y hay que saber adaptarse a su nivel de relato audiovisual y su ritmo», añade Pons.

Esto no quiere decir que las series juveniles sean excluyentes. «Son ficciones muy aspiracionales. Todos nos vemos reflejados en ese relato de cómo vive una generación la mejor etapa de su vida», concluye Blasco.