ES NOTICIA EN ABC
Series

Los secretos del vestuario de «El cuento de la criada»

La indumentaria cobra más protagonismo que nunca en la tercera temporada de la aclamada serie

Las criadas de Gilead en la última temporada de la serie
Las criadas de Gilead en la última temporada de la serie
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El vestuario y los colores en la serie «El cuento de la criada» y en especial las capas rojas de las doncellas, se han convertido en un símbolo de la lucha por la igualdad y los derechos de las mujeres. En Estados Unidos, Argentina, Irlanda y Reino Unido, se ha utilizado el atuendo de las fértiles criadas como símbolo de lucha del movimiento feminista.

Serena Joy en los primeros capítulos de la temporada
Serena Joy en los primeros capítulos de la temporada

Natalie Bronfman, es la directora de vestuario de esta temporada, en la que la indumentaria adquirirá más importancia que nunca. En una entrevista para Hollywood Reporter desveló los secretos que esconden los personajes bajo sus característicos trajes. El color rojo, que en temporadas anteriores había significado la fertilidad de las criadas, tornará a un tono más vibrante que significa la vitalidad de la sangre, del valor y la ira, «el color de todas las emociones apasionadas, en las que el rojo lo cubre todo», puntualizó Bronfman.

En estos nuevos capítulos, el personaje de Serena Joy (Yvonne Strahovski) evoluciona durante la trama y ello se ve reflejado en el vestuario y la escenografía. Al principio, vemos a una mujer deprimida por la pérdida de su hija Nicole y el sentimiento de traición por parte de su marido, el comandante Fred Waterford (Joseph Fiennes). El color azul oscuro de sus vestidos, además de su peinado, un tanto desaliñado, retratarán su quebrantada salud mental. En el transcurso de los capítulos adquirirá esperanza por recuperar a su hija, además de la alegría que sentirá por el divertido cambio de miras en Washington. Su color variará a un tono más vibrante: «utilizo la tonalidad de color para expresar su cambio psicológico, su poder se vuelve muy brillante, fuerte y claro», dijo la diseñadora.

Los vestidos de las invitadas de la fiesta en detalle
Los vestidos de las invitadas de la fiesta en detalle -

Para la caracterización de esta temporada han necesitado 1.500 atuendos diferentes para los actores y extras. En el séptimo capítulo los comandantes y sus esposas asistirán a la gala de fin de año en Washington. El lujo que veremos a lo largo de estos capítulos contrastará con la forma austera de vestir de los habitantes de Gilead, a la que estamos acostumbrados. La opulencia de la élite del régimen será representada con la utilización de tocados y vestidos personalizados para cada dama asistente a la gala. El equipo de vestuario realizó un gran despliegue para estas escenas en las que la suntuosidad es más evidente, para ello, decidieron teñir a mano tejidos de seda, tafetán y crepé con los que luego confeccionarían los vestidos. La diseñadora pensó en cada detalle de la imagen que tendrían las invitadas de la fiesta y dijo haberse inspirado en los diseños de grandes iconos de la moda como Elsa Schiaparelli, Cristóbal Balenciaga, Jacques Fath y Christian Dior, con su revolucionario «New Look» de finales de los años cuarenta. «He utilizado la sastrería como indicador de fuerza y eso lo vemos en los vestidos con los hombros marcados o con pliegues en forma de acordeón».

Los uniformes que utilizan las mujeres en Washington llamarán la atención porque tapan mucho más el cuerpo. En esta nueva localización la restricción sobre la existencia de las mujeres, será elevada a su máximo exponente: «para las criadas, el velo se asienta justo debajo de la nariz. Me di cuenta de que realmente puedes leer la cara de alguien y saber sus emociones por la forma en la que abren sus aletas nasales», dijo Bronfman, a lo que agregó, «incluso las esposas de los comandantes tienen un velo de tul sobre su cara. Desde la nariz hasta la frente».

Los trajes que utilizan en Washington
Los trajes que utilizan en Washington -

Ane Crabtree, creadora de las famosas capas rojas

Ane Crabtree es la diseñadora que ideó el vestuario desde la primera temporada. Para ella resultó un verdadero quebradero de cabeza crear el vestuario de «El cuento de la criada», la adaptación de la novela de Margaret Atwood, sobre todo por la elección del color. «En el universo simplista de Atwood, todos estaban divididos en grupos controlados según su rol. Cada sector necesitaba un uniforme que hiciera desaparecer muestras de individualidad y el color es un recurso muy tribal de identificar esto», dijo en una entrevista para Vogue.

Además de diseñar la apariencia de las criadas, también pensó en el resto de grupos de Gilead. A los comandantes los vistió de negro, el color del misterio, del enigma, un color que absorbe con fuerza a todos los demás. Para decidir el aspecto de los uniformes de las Marthas, la inspiración llegó por el color de una vieja fregona que se cruzó en el camino de la diseñadora, un tono verde musgo que señala a las mujeres infértiles del servicio. El caqui que distingue a las Tías, las duras líderes de las criadas, lo copió de los uniformes que llevaban las mujeres en la Segunda Guerra Mundial. El azul distingue a uno de los grupos más representativos de la serie, a las esposas. La elección de este evoca a las representaciones pictóricas de la Virgen María, a lo largo de la historia.

En esta producción en la que nada es casualidad, el uso del color es utilizado como un potente hilo narrativo de la lucha por la supervivencia de los personajes de la distópica Gilead.