Es Noticia

Reinas El desperdicio de «Reinas»: Isabel I, María Estuardo y Felipe II a la basura

Esa atractiva rivalidad entre las dos reinas ni siquiera llega a duelo de divarracas como en «Dinastía»

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Lástima de cuartos. 2,1 millones de euros se han gastado en cada capítulo de «Reinas», serie de José Luis Moreno para TVE. No hay palabras. Vale, las hay. Pero se guardan. 1.947.000 espectadores vieron el estreno. Un 11 por cien de cuota. Por detrás de «Got Talent» y «Pulsaciones». Pero claro que la audiencia da igual. «Reinas» no sólo es un desperdicio de dinero. Es sobre todo un desperdicio de personajes.

Isabel I, María Estuardo y Felipe II a la basura. Una ambientación y un vestuario lujosos no hacen una serie. Y mucho menos toda esa narración explicativa. Lo de ambientación lujosa incluye el pajar donde Isabel I retoza. En aquel anuncio de Vim Clorex Verde se decía: «Podrá comer en su propio fregadero». En ese pajar se podía hacer un transplante de corazón. El sexo no falta. Ni frases como esta: «Si mi prima es realmente virgen no sabe lo que se pierde» (María Estuardo mientras está con su amante). No constan guionistas así que supongo que la escritura es de Moreno, como en lo de Pepa y Avelino.

María Estuardo tiene el aspecto de Alba Carrillo. Isabel I es como Lidia San José (si Paquita Salas le hubiera conseguido otra cosa que no fuera «Pasapalabra»). Tanta juventud extranjera y desconocida recuerda al reparto de «Nuestra Ciudad» de Thornton Wilder en el instituto de una serie adolescente. El rodaje en inglés y el consiguiente doblaje hacen que el sonido de la producción sea el mismo que el de las películas alemanas de TVE. Y esa atractiva rivalidad entre las dos reinas ni siquiera llega a duelo de divarracas como en «Dinastía». Quiero decir que tampoco podemos disfrutar del exceso involuntario. Lo único divertido, por grotesco, es el final del capítulo gracias a la afición loca de Felipe II por las reliquias religiosas. Era como una escena de «La que se avecina».

No hay necesidad de compararse con las producciones británicas, hay que hacerlo con la modesta y eficaz «Isabel». Hemos ido a peor (y a caro). Dice José Luis Moreno que después de ver 15 minutos de «Reinas» la televisión rusa le ha pedido que haga «Los Romanov». Simon Sebag Montefiore no lo permita.