Es Noticia

Rachel Brosnahan: «El escenario es una droga y da miedo»

La actriz protagoniza en Amazon «La maravillosa Sra. Maisel», la comedia más premiada del último año

Rachel Brosnahan
Rachel Brosnahan - Amazon Prime Video
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El Odeon Space Cinema de Milán, a pocos metros de la Piazza del Duomo, fue el lugar elegido para presentar en Europa la segunda temporada de «La maravillosa Sra. Maisel», la prueba de que Amazon también se toma en serio el negocio de la tele. Entre tiendas de lujo y adornos navideños, el equipo artístico asistió el lunes al estreno de la comedia más premiada del año, con dos Globos de Oro y ocho Emmys. El American Film Institute la acaba de seleccionar también entre lo imprescindible del curso. Los clientes de la compañía ya pueden ver la historia, que crece hasta los diez episodios.

Rachel Brosnahan da vida a la fantástica protagonista, Midge Maisel, una perfecta ama de casa cuya vida da un vuelco cuando descubre los escenarios. La actriz confiesa que nunca había actuado como cómica monologuista. Su papel más conocido, de hecho, era dramático como pocos, en «House of cards». En la historia creada por Amy Sherman-Palladino («Las chicas Gilmore», «Roseanne»), la actriz no tuvo problemas con la velocidad de los diálogos: «Creo que tengo un don natural para hablar rápido. Resultó más natural de lo que imaginaba. El principal desafío fue la parte de comedia. Me asustaba, pero tuve un entrenador increíble y los Palladino –Daniel, marido de Amy, es productor– me ayudaron mucho».

Especialmente difícil fue la trepidante escena de su actuación en París, con traducción simultánea. «Hacerlo sola ya era un desafío, pero con una persona que lo repite en francés al mismo tiempo... Sentí que me explotaba el cerebro», cuenta Brosnahan. «Lesley, que interpreta a la traductora, fue extraordinaria y encontramos la compenetración rápido. Fue una experiencia divertida y surrealista».

Por supuesto, no tuvo la menor duda en aceptar el papel. «Cuando me llegó el guión, me pareció agudo e inteligente. Las mujeres están en el centro de la historia y ella es complicada y ambiciosa. Son características que por desgracia no veo suficientemente a menudo. Y leo muchos guiones», añade, siempre escoltada por Alex Borstein, su agente, un personaje clave que complementa a la protagonista. «Susie nunca tuvo una amiga de verdad. Midge es como un gato persa precioso y Susie otro callejero y salvaje», explica.

Ambas comentan que el micrófono y el escenario «son una droga». «No hay nada como el público en directo», admite Brosnahan, «pero además nada puede compararse con los monólogos de comedia, que también dan verdadero pánico». «Ella tenía que memorizar cuatro páginas de diálogos y no podía cambiar ni una coma», interviene Borstein. «Hacer monólogos es lo más duro, pero recrear eso era aún más difícil. Tenía que repetirlo muchas veces y que siguiera pareciendo fresco».

Pregunta «estúpida»

Un periodista francés pregunta entonces si Midge es buena madre y Brosnahan empieza a hablar, pero su amiga interrumpe: «Es una pregunta estúpida, muy sexista. Yo soy madre, tengo dos hijos y no estoy con ellos ahora. ¿Significa que no los quiero? Nunca preguntaban a Don Draper si era un mal padre en “Mad men”. La serie es sobre una mujer que descubre otros terrenos, no sobre su vida en casa».

Rachel Brosnahan templa los ánimos: «Fue interesante descubrir que mucha gente se enfadaba al ver que Midge no es una gran madre. Hay gente que dejó de ver la serie por eso. Esa gente existe», dice asombrada. ¿Es una serie feminista? «Midge no lo es», opina la actriz, «pero la serie sí tiene un fuerte mensaje». Pone la puntilla Amy Sherman-Palladino, ya en la première, siempre debajo de su sombrero: «No estamos para hacer series cómodas. Estoy muy orgullosa de esta, que no podría existir en un canal clásico».