ES NOTICIA EN ABC

Poliamor y bullying: Por qué las «teen series» vuelven a estar de moda

«Élite» se suma a la larga lista de ficciones con temática adolescente que buscan atrapar al público que más horas pasa con un dispositivo en la mano

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El reparto de «Élite» dejó claro desde el primer momento que no se trataba de una ficción para adolescentes. «Tiene tramas complementarias que pueden enganchar a otro tipo de público», aseguró María Pedraza en «See What's Next», el evento donde Netflix presenta todas sus novedades. Los problemas y las tramas que interesan a los jóvenes vuelven a estar de moda, y eso se refleja en las ficciones que se están estrenando –como «Riverdale», «Pequeñas mentirosas» o «Teen Wolf»– y en su forma de consumirlas, ya que gran parte del público que está viendo la segunda producción propia española lo ha hecho en apenas un fin de semana y poder así ver el último capítulo junto al elenco a través de un directo en YouTube, que cuenta con 30.000 reproducciones.

Miguel Herrán («Élite») se muestra orgulloso al reconocer que la segunda producción propia de Netflix en España habla de temas que preocupan realmente a los jóvenes y que hasta ahora no habíamos visto en la pequeña pantalla. «'Élite' trata de romper todo el tabú que hay con la homosexualidad o el poliamor, intenta redescubrir la sexualidad desde un punto de vista más humano y más actual», asegura. Es cierto que la creación de Carlos Montero y Darío Madrona actualiza nuestra visión sobre las relaciones; sin embargo, de la concienciación ya se encargaron otras ficciones españolas.

«Física o Química» nos mostró la cara más dulce del instituto, pero también nos obligó a formar parte de debates como el que hablaba del matrimonio gay. La ficción, emitida en Antena 3, trató con naturalidad y cercanía la homosexualidad gracias, entre otras circunstancias, a la relación de Fer (Javier Calvo) y David (Adrián Rodríguez). Algo parecido hizo «Al salir de clase» con Santi (Alejo Sauras) y su relación con Rubén (Bernabé Fernández). Sin embargo, en nuestro país se ha priorizado el punto de vista masculino; hemos tenido que esperar hasta este año para poder ver el punto de vista femenino en «Todo es una mierda».

Sin embargo, si hay una serie que haya roto todos los esquemas con los que se habían regido las ficciones que habíamos visto es «Por trece razones». Sabían que sería polémica incluso antes de que se estrenase, así lo aseguró Selena Gómez, productora y alma del proyecto en más de una ocasión. «Alguien tenía que hablar con veracidad sobre las cosas que les ocurren a la gente joven», reconoce Dylan Minnette, encargado de interpretar a Clay. Dicho y hecho. La ficción creada por Brian Yorkey cuenta el bullying o acoso escolar como no se había hecho antes. «Cualquier persona se siente triste o solo en algún momento y eso hace que pueda empatizar con 'Por 13 razones'», comenta la actriz que da vida a Hannah, Katherine Langford.

Sí, «Los Serrano» nos descubrió cómo de mal lo pueden pasar aquellos a los que acosan los «matones» con Yoli (Sara Brasal), la indefensa hermana de Boliche, y cómo hay que ayudarles. Pero es que «Por trece razones» también nos enfrenta a consecuencias a las que no habíamos hecho frente hasta ahora. «Hay un antes y un después de la muerte de Hannah, no solo en la serie, también en la vida real», añade Minnette.

Los productores, especialmente los de Netflix, lo tienen claro. Los problemas de los adolescentes son un gran reclamo para esa parte del público y para aquellos que siguen recordando sus años de instituto con cariño. La mayoría de las nuevas ficciones que entran en ese «saco» lo hacen para volver a hablar de los mismos clichés y problemas similares pero, por suerte, las recién llegadas también luchan por actualizar su discurso y demostrarnos que la sociedad sigue avanzando. Los problemas de los adolescentes ya no son solo de ellos. «Ya no vale el "ya se te pasará". Hay que denunciar la responsabilidad que tiene la gente adulta para con la gente joven de darle importancia real a los problemas que tiene», concluye Jaime Lorente.