ES NOTICIA EN ABC

Pierce Brosnan: «Solo me pesan los años cuando dicen que soy mayor para un papel»

El actor protagoniza la última temporada de «The Son», un drama familiar del Oeste que llega este domingo (22.10) a AMC

The Son
The Son - AMC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Dos años han tenido que esperar los seguidores del wéstern «The Son» para ver su segunda y ultima temporada. La saga de esta familia tejana, liderada por el patriarca Eli McCullough, regresa mañana (22.10) a AMC con el actor Pierce Brosnan como protagonista. Basada en la novela histórica de Philipp Meyer, el drama se remonta a 1915, cuando Eli y sus hombres asesinaron a una familia latina local para quedarse con unos valiosos terrenos sobre una montaña de petróleo. También viajará a 1851, cuando el joven Eli (Jacob Lofland) es un hombre casado y un líder respetado entre los comanches. El último salto temporal lleva al espectador a un pasado reciente, en 1988, cuando la nieta de Eli, Jeanne Anne McCullough (Lois Smith), de 85 años, tendrá que destapar un secreto familiar hasta ahora enterrado. Pierce Brosnan, convertido con su barba y su bigote en un terrateniente tan temido como respetado, recibe a ABC en el rodaje de la serie en Texas para descubrir los detalles del desenlace de este drama del Oeste.

P - —Usted había firmado por tres temporadas.

—Sí, pero la historia debe acabar de una forma satisfactoria para el público y para nosotros. Hablamos de una serie caracterizada por la personalidad de sus protagonistas, y en esta última temporada nos centramos en la vida de Eli. Seguimos hablando del petróleo y sus consecuencias, de las venganzas de sangre y de cómo Eli terminará pagando lo que hizo. Su mundo se vuelve ahora más político.

P - —¿Cómo logra entender a Eli?

—Eli es un buen tipo que ha hecho cosas de las que se arrepiente para poder llegar donde está. Es un hombre complicado que ha moldeado su temperamento por las circunstancias. Un superviviente. Sus padres fueron masacrados por los comanches, y su segunda familia, que era esta tribu, también fue asesinada, así que la violencia le ha marcado. Se ha convertido en el arquetípico héroe americano, pero en su personalidad hay muchos elementos de los indios.

P - —Su personaje vive obsesionado con su legado, ¿piensa usted en el suyo?

—Es algo que he tenido en mente a lo largo de varias décadas. Tengo 65 años y soy capaz de entender mi pasado, mi presente y mi futuro, pero para mí lo más importante es pensar en mis hijos, qué voy a dejarles. Quiero que mi camino sea un ejemplo, quiero hacer las cosas bien, ser responsable, coherente, trabajador y generoso para que sean igual. Quiero enseñarles a cuidar del planeta y que mi mujer, Keely, se sienta feliz porque nuestra relación ha estado llena de amor, amistad e hijos. Me identifico con Eli, pero te diría que somos diferentes.

P - —¿Cuánto de usted hay en Eli?

—Definitivamente, he participado en la construcción del personaje. La diseñadora de vestuario, Cate Adair, me dio su imagen. Vino a mi casa en Malibú hace dos años con un vestuario exquisito. Las botas, que dan cierta estatura a Eli, son parte de su personalidad. El estilo y el corte de los trajes es muy moderno, aunque parezca de época. Luego los sombreros son maravillosos, todos de tiendas exclusivas de Texas. La barba es cosa mía, quería dotar al personaje de un símbolo con el que identificarlo. Me gusta este periodo de la historia americana y he disfrutado rodando la serie aquí, en Austin, aunque echo de menos Malibú porque es agotador estar todo el día a caballo en la pradera tejana.

P - —¿Cómo ha sido la vida en Texas tras las cámaras?

—Me encanta Austin. Disfruto montando en bicicleta alrededor de los lagos que hay cerca de las montañas de Austin. Es una ciudad con mucha cultura, muy musical. De joven solía hacer remo y aquí he tenido la oportunidad de volver a hacerlo por la noche, después de filmar, o en las mañanas antes de empezar el trabajo.

P - —Se le considera uno de los actores más atractivos del mundo. ¿Siente el peso de la edad en Hollywood?

R - —Solo lo siento cuando me dicen que ya estoy mayor para un personaje. En esta profesión siempre se cuestiona tu edad, pero tienes que aprender a vivir con ello. Unas veces eres muy mayor y otras demasiado joven. No puedes dejar que te afecte.