Es Noticia

Pepe Viyuela: «Esta vez voy de serio en televisión»

El intérprete vuelve a la pequeña pantalla para protagonizar la comedia negra «Matadero»

Pepe Viyuela
Pepe Viyuela - ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El 2018 ha llegado y las cadenas ya tienen cerradas las programaciones con las series que llenarán la parrilla invernal. Una de ellas es «Matadero», un «thriller ibérico», de Antena 3 con aromas a Tarantino y esencia de los hermanos Coen, pero ambientado en Zamora.

Producida por Diagonal TV, esta serie compuesta por diez episodios con un final cerrado está protagonizada por Pepe Viyuela, que vuelve a la televisión después de protagonizar la comedia «Olmos y Robles». «Alfonso, mi personaje, es un hombre débil y un tanto cobarde; pero que en el fondo está harto de mirar hacia otro lado certificando animales de dudosa calidad para favorecer a su cuñado, que lo chantajea. Lo que desconoce es que un determinado número de esos animales además transportan droga...», afirma el intérprete.

P - ¿Por qué se trata de una serie diferente?

R - Me siento muy orgulloso de estar en una serie que es un producto muy valiente. Echo en falta series de autor donde las ideas vayan al fondo y lo que primen sean los personajes. «Matadero» va a sorprender desde el primer momento porque tiene apariencia de comedia, pero no lo es. Estamos ante un thriller en el que tiene cabida el humor negro. Además, todos los personajes sin excepción tienen dobleces y ninguno es lo que parece o aparenta ser. Tiene toques de Tarantino, de los hermanos Coen, pero también en algunos momentos recuerda a esos momentos imborrables del maestro Berlanga.

P - ¿Cómo ha sido la experiencia?

R - En mi caso ha sido un viaje alucinante. La audiencia, todos los que me conocen se van a sorprender con mi personaje. Esta vez voy de serio en televisión. Con esto no quiero decir que olvide o desprecie a todos los personajes que he interpretado y que espero seguir interpretando. Pero hay que buscar algo más y no detenerte.

P - Dice que es una serie arriesgada... ¿está la profesión para experimentos?

R - Más que arriesgada es diferente. En esta profesión, como en todas, se han vivido momentos complicados. En este país hay mucho talento y estoy totalmente convencido de que lo que queda por venir va a ser mucho mejor que lo vivido.

P - ¿Quiénes son sus referentes?

R - En España, como le digo ha habido y hay mucho talento. De los de antes, José Luis López Vázquez, Fernando Fernán-Gómez, Agustín González, Alfredo Landa, Luis Ciges... y un montón más. Ellos lo tenían más complicado, ya que eran otros tiempos y no tenían los medios de los que disponemos ahora. De los actuales me parece todo un genio Javier Gutiérrez, Antonio de la Torre, Ginés García Millán y una larga lista.

P - ¿Y fuera de nuestras fronteras?

R - Kevin Spacey, aunque ahora es incorrecto y no vive su mejor momento en lo personal y en lo profesional. No lo defiendo por lo que ha hecho, pero como actor es excelente.

P - ¿Es teleadicto?

R - Por mi trabajo poca televisión puedo ver, pero se están haciendo en este momento auténticas joyas de ficción como «La casa de papel», «Estoy vivo» o «Vergüenza». En esta última Javier Gutiérrez está magistral. En cuanto a producciones extranjeras «Fargo» o «Breaking Bad».

P - En «Matadero» coincide con su hija Camila Viyuela, ¿qué sensaciones le produce?

R - Esta es la segunda vez que trabaja en una serie en la que yo intervengo. Tuvo un pequeño papel en un episodio de «Olmos y Robles». Es una sensación rara pero agradable. Y, al mismo tiempo, sobrecoge. Te sientes extraño. La ves con un rol distinto.

P - ¿Algún consejo?

R - Ella sabe muy bien lo que tiene que hacer. Lo único que le pido es que disfrute de su trabajo y que tenga los ojos muy abiertos, ya que nadie tiene la lección aprendida y siempre hay que aprender de los otros.

P - ¿Sigue en el teatro?

R - Acabo de finalizar «Mármol», dirigida por Antonio C. Guijosa y dentro de nada estrenaremos «El burlador de Sevilla». También llevaremos este verano a Mérida una de las obras de Sófocles.