ES NOTICIA EN ABC

Así es la nueva moda oriental de «Velvet Colección»

Pepo Ruiz, diseñador de vestuario, desvela las claves de los estilismos de la segunda temporada

Velvet Colección
Velvet Colección - MOVISTAR
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Dentro del mundo «Velvet Colección», existe otro taller al margen del que capitanean Jonás y Marie en las galerías. Es el de Pepo Ruiz Dorado, director de vestuario de la serie, capitán del equipo que selecciona, compra y confecciona los más de 600 vestidos y trajes de la ficción de Movistar+, que estrenará en otoño su segunda temporada. Solo los actores principales usan cerca de 250. En este nuevo curso cuentan, además, con dos novedades que darán un aire nuevo al estilismo de la serie: la llegada del iraní Omar Ahmadi (Andrés Velencoso) y el desembarco de Doña Blanca (Aitana Sánchez-Gijón) en el mundo del diseño de complementos. «Para Andrés hemos creado una especie de uniforme muy característico y diferente del resto de nuestros chicos, que siempre van trajeados. Es un uniforme claro, con casacas de terciopelo muy rígidas que llevan bordado el escudo de Irán», cuenta Ruiz Dorado. «En cuanto a lo demás, seguimos la moda de 1967. En la última temporada presentamos la minifalda, y seguimos con largos muy cortos, avanzados para la época. Era tendencia ir muy a juego, y empezaban a usarse materiales novedosos como plásticos, charoles... Las líneas son muy sencillas y lo novedoso son los complementos», reconoce el diseñador.

Esos años, explica el experto, suponen el final de la alta costura, de artistas como Balenciaga, y el inicio del «prêt-à-porter». «Hay una clara influencia de Londres y empieza la confección industrial. Es la era de Courrèges, Pierre Cardin... Y en España está Pedro Rovira, que hace poco tuvo una exposición en el Museo del Traje. Yo intento ir de vez en cuando para ver los diseños reales del momento», confiesa Ruiz Dorado. También se inspira en películas como «Las brujas» (1967) y fotografías de todo tipo. «El cine es importante porque ves también cómo llevan la ropa. El traje masculino, por ejemplo, hay que saber llevarlo», reivindica.

En tiempo récord

Con todos estos elementos, comienza la búsqueda (o el diseño de trajes). Algunos los compran a sastrerías especializadas como la española Cornejo. Otros, los adquieren en tiendas y mercadillos. «El problema de la ropa real son las tallas. Andrés, por ejemplo, es muy alto, así que sus trajes, y los de la mayoría de los chicos, son a medida», insiste Ruiz Dorado. Por eso, más del 50% de lo que vemos en la serie está confeccionado por los modistas del equipo de vestuario. «En cuanto al tiempo que tardamos en crear cada diseño somos un poco “Velvet”. A veces lo tenemos al día siguiente o en dos días. Tenemos suerte, porque es una época en la que los cortes son muy sencillos y los vestidos son relativamente fáciles de hacer. Además ya conocemos bien a los intérpretes», desvela el diseñador. ¿Tienes ellos voz y voto a la hora de elegir lo que llevan puesto? «Yo intento siempre trabajar con ellos, al fin y al cabo ellos dan la cara y tienen que defender el vestuario. Yo les cuento mis ideas y dialogamos. También trabajamos mano a mano con el director de arte, para ir en consonancia, porque al final es el producto completo el que se ve en pantalla. Tenemos una lectura de guión y tratamos de conjugar los colores del decorado, la iluminación.. Para mí la regla principal es si funciona o no, no los gustos personales de los intérpretes», puntualiza.

El creador no tiene influencia directa en las tramas sobre moda que los guionistas crean cada temporada, aunque a veces sí le consultan dudas técnicas. En los diez capítulos de esta segunda tanda, el reto de las galerías Velvet Barcelona será confeccionar el vestido para la coronación de Farah Diba, reina de Irán. Un trabajo soñado si no tuvieran que tratar con el peligroso Omar.