ES NOTICIA EN ABC

TWD Las muertes más dramáticas (e impactantes) de «The Walking Dead» en sus nueve temporadas

La serie apocalíptica más célebre de la televisión se ha cobrado las vidas de un buen número de destacados protagonistas

Negan, junto a su inseparable Lucille, ha sido el culpable de varios de los decesos más traumáticos de «The Walking Dead»
Negan, junto a su inseparable Lucille, ha sido el culpable de varios de los decesos más traumáticos de «The Walking Dead» - IMDb
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

[¡Atención! ¡Este texto contiene «spoilers» acerca de temporadas anteriores de «The Walking Dead»! ¡Lea bajo su propia responsabilidad!]

La décima temporada de «The Walking Dead» llegará el próximo lunes 7 de octubre a FOX, un día después de su estreno en Estados Unidos a través de AMC –el canal del que la serie es original–. La ficción apocalíptica más célebre de la televisión hace ya varios años que dejó de ver en los zombis a su peor enemigo y los conflictos han trascendido mucho más allá, poniendo su foco en los enfrentamientos entre las colonias de supervivientes.

Cruzadas que, en las nueve entregas que van de la ficción, se han cobrado las vidas de un buen puñado de personajes de lo más queridos entre la audiencia de «The Walking Dead». Bob, Noah, Beth, Benjamin, Denise, Henry, Andrea, Richard, Axel, Olivia, T-Dog, Deanna, Lori Grimes... y junto a ellos, muchos protagonistas que, en muchos casos, no han tenido siquiera una muerte a la altura y han perdido la vida de la manera más cruel e insoportable. Con la serie a punto de volver a la pantalla, repasamos las muertes más traumáticas que nos ha dejado «TWD» en sus nueve entregas anteriores.

Glenn Rhee (Steven Yeun) – Temporada 7

Sin duda alguna, la muerte de Glenn es uno de los contratiempos más tristes que se recuerdan ya no solo en «The Walking Dead», sino en la ficción moderna en general. Más todavía viendo la manera en la que sucedió. Negan, el villano por excelencia de la serie –que ya es decir– decidió, contra todo pronóstico y para desconcierto general de la audiencia, destrozarle la cabeza con ayuda de su bate, Lucille.

Lo sucedido con el joven, que trabajaba como repartidor de pizzas antes del Apocalipsis zombi, marcó un antes y un después en la ficción de AMC. Prueba de ello es que un gran número de seguidores de la misma dejaron de verla tras la muerte de Glenn, pilar fundamental de la serie durante sus seis primeras temporadas. De hecho, en la primera entrega salvó la vida a Rick Grimes, el protagonista principal de «TWD» y gracias a ello, posibilitó que el grupo uniera filas en torno al «sheriff».

Carl Grimes (Chandler Riggs) – Temporada 8

La muerte de Glenn fue de lo más traumática, aunque no lo fue menos la del hijo de Rick. A lo largo de su extenso paso por «The Walking Dead», Carl Grimes consiguió humanizar al grupo de supervivientes. Y en especial a su padre, que gracias a su hijo –tan amado por unos y repudiado por otros– cambió su percepción tan radical del mundo y terminó desistiendo de los principios que rigen «la ley del más fuerte».

A diferencia de muchos otros protagonistas, Carl no murió devorado por los zombis, ni tampoco asesinado por Salvadores, Susurradores o el grupo de El Gobernador. Fiel a su estilo y esencia, el hijo de Rick falleció tratando de salvar la vida de Siddiq, al que ni siquiera conocía, pero al que libró de la muerte mientras era atacado por un muerto viviente. En la trifulca, no obstante, el joven recibió un mordisco y fue infectado. Moribundo, decidió dispararse a sí mismo pocos días después, en compañía de su padre y Michonne.

Hershel Green (Scott Wilson) – Temporada 4

Parte indispensable del grupo de Rick en los inicios del Apocalipsis (o al menos desde la llegada de Hershel a la serie, en la segunda temporada), su reconversión a doctor –era veterinario de profesión– fue fundamental para salvar las vidas de varios de los protagonistas de «The Walking Dead». Afable, leal, empático y justo, les aportaba a Rick y Daryl ese toque de serenidad y cordura que el «sheriff» y su mano derecha tanto necesitaban en muchas ocasiones.

Con la llegada del grupo a la Prisión, en la tercera temporada –cuando Óscar y Axel se integraron entre los supervivientes–, fue mordido por un zombi en su pierna derecha, que le tuvo que ser amputada desde la rodilla hacia abajo. Los sobrevivientes pensaban que no conseguiría salir adelante, pero contra todo pronóstico, Hershel (interpretado por el reconocido Scott Wilson, nominado a un Globo de Oro) se repuso y logró recuperarse. Con ayuda del grupo, se consiguió incluso fabricar una pierna artificial y volvió a aprender a andar. Ya recuperado, en la cuarta temporada fue capturado por El Gobernador, que no dudó en decapitarle delante de sus hijas (Maggie y Beth), Rick, Carl, Michonne, Daryl y el resto de su grupo, en el acontecimiento que desató la guerra de la Prisión (en la que pereció El Gobernador, por cierto).

Tara Chambler (Alanna Masterson) – Temporada 9

Tara llegó a «TWD» en la cuarta temporada de la serie. Cuando estalló el Apocalipsis, se ocultó junto a su hermana Lily, su sobrina Meghan y su padre David, hasta que El Gobernador, derrotado en primera instancia por el grupo de Rick y abandonado por los suyos, les encontró. La galantería y gentileza que el sociópata exhibía en su faceta pública hizo que Tara y su familia se fiasen de él y después, decidieran acompañarle en su nueva cruzada por asaltar la Prisión.

La joven, así las cosas, se inició en la ficción como enemiga del grupo de Rick e incluso fue «cómplice» de la muerte de Hershel. Sin embargo, tras la derrota de El Gobernador y la toma de la cárcel por parte de los zombis, Tara se ocultó en la prisión y fue rescatada por Glenn, al que le fue fiel –igual que a Maggie, mujer de este último– en todo momento. Totalmente incorporada al grupo cuando Rick y compañía llegaron a la Terminal, Tara se fue haciendo cada vez más fuerte, hasta que en la novena temporada terminó convirtiéndose en la líder de Hilltop, uno de los tres pueblos en los que se dividió el grupo de Rick (junto a Alejandría y El Reino). Pero cuando los supervivientes organizaron una feria en este último territorio, Tara fue secuestrada por Los Susurradores de Alpha, junto a otros seis integrantes del grupo de Rick. A pesar de que pelearon con fiereza, todos fueron asesinados y la cabeza de la joven, al igual que las de sus nueve amigos, terminó colgada en una pica para «delimitar» el territorio de Los Susurradores.

Abraham Ford (Michael Cudlitz) – Temporada 7

Ningún episodio de «The Walking Dead» tiene un tono tan negro como el primer capítulo de la séptima temporada. Además de Glenn, aquel día también perdió la vida el sargento Abraham Ford, otro de los pilares fundamentales sobre los que se sustentaba el grupo de Rick. Negan, con ayuda de Lucille, segó en cuestión de minutos las vidas de ambos protagonistas, de una manera tan cruel que duele mucho el simple hecho de recordarla.

Enrolado a «TWD» desde la cuarta temporada, tras un largo tiempo viajando junto a Eugene y Rosita (su novia, en aquel entonces), Abraham se sumó al grupo de Rick en la Terminal, donde llegaron guiados por Glenn y Tara. A partir de entonces, no tardó en ganarse la confianza del líder y de Daryl gracias a su osadía, generosidad y vigor. También la de Sasha, con la que vivió una bonita historia de amor. Hasta que se convirtió en la famosa víctima de aquel recordado «pinto, pinto, gorgorito» de Negan, que cerró la sexta temporada. Como curiosidad, apuntar que los espectadores de la serie estuvieron varios meses sin saber quién era el que moría y para asegurarse de que así fuera, el equipo de la ficción rodó las muertes de casi todos los personajes.

Paul Rovia, «Jesús» (Tom Payne) – Temporada 9

En la sexta entrega de «The Walking Dead», Rick y Daryl se encontraron con un extraño transeúnte, de melenas largas, que nada más conocerles les robó un camión repleto de comida y suministros. Un primer acercamiento que nada tuvo que ver con todo lo que llegó después, cuando Jesús –apodado así por su parecido físico con Jesucristo– se convirtió en parte indispensable de la convivencia entre los supervivientes.

Siempre dispuesto a ayudar y arrimar el hombro, Jesús asumió el liderazgo de Hilltop tras la marcha de Maggie, aunque nunca abandonó ese punto de dispersión que le hacía arriesgarse en exceso. Junto a Daryl y Aaron, emprendió un peligroso viaje en la novena temporada para salvar a Eugene y Rosita, que habían sido rodeados por un grupo de caminantes que resultaron ser Los Susurradores, camuflados entre los muertos. En medio del rescate, los supervivientes quedaron atrapados en un cementerio y allí, Jesús fue asesinado a sangre fría por un «susurrador». A su muerte, Tara le sucedió al frente de Hilltop, aunque la joven fue asesinada al final de la novena temporada, también por Los Susurradores.

Sasha Williams (Sonequa Martin-Green) – Temporada 7

En la temporada tres, Sasha llegó a la Prisión, junto a su hermano Tyreese y un pequeño grupo de sobrevivientes. En primera instancia, no fueron admitidos por Rick y los suyos, por lo que tuvieron que encontraron refugio en Woodbury junto a las tropas de El Gobernador, aunque pronto renegaron de las atrocidades y maldades del dirigente. Tras ello, y con El Gobernador derrotado por Rick y los suyos (la primera vez), Sasha y Tyreese, ahora sí, lograron unirse al grupo de Rick, junto a otros supervivientes como Karen y David. Fue allí donde Sasha conoció a Bob, con el que vivió una historia de amor que terminó cuando éste, al salir de la Terminal, fue mordido por un caminante y posteriormente, malherido por el grupo de Gareth y la Terminal, lo que finalmente le terminó costando la vida.

Poco después de aquello, Sasha perdió a Tyreese y tras él, a su nuevo novio, Abraham, con el que vivió una breve pero bonita historia de amor fugaz y que fue brutalmente aniquilado por Negan. Sedienta de venganza y sin nada que perder, Sasha enervó un plan suicida para tratar de acabar con el líder de Los Salvadores y terminó encarcelada. Tras ello, Negan decidió encerrarla en un ataud y trató de utilizarla como moneda de cambio para negociar con Rick, aunque la joven consiguió que Eugene, primero prisionero del Santuario pero que terminó ganándose la confianza de Negan, le proporcionase unas pastillas para suicidarse. Píldoras que Sasha ingirió antes de llegar a Alejandría, donde Negan planteaba negociar, por lo que salió del ataúd ya convertida en caminante y asesinó a varios Salvadores. Fiel a su estilo, la joven murió matando. Como dato de interés, destacar que, en la vida real, la actriz que da vida a Sasha, Sonequa Martin-Green, está casada con Kenric Green, que a su vez interpreta a Scott, otro de los supervivientes del grupo de Rick (y que todavía vive).

Dale Horvath (Jeffrey DeMunn – Temporada 2

La muerte de Dale fue, sin duda alguna, uno de los primeros grandes mazazos que «The Walking Dead» propinó a sus espectadores. Gran apoyo de Rick, Daryl y compañía, el hombre nunca dudó en recelar de Shane y viendo lo visto, no le faltaba razón. Hasta su muerte, era uno de los personajes favoritos de la audiencia de «TWD». Un deceso, por cierto, que no debió haberse producido tan pronto (en el cómic, de hecho, su historia es diferente), aunque se precipitó por decisión del propio actor que daba vida a Dale, Jeffrey DeMunn. ¿El motivo? Que el intérprete es un asiduo en los proyectos del director Frank Darabont, creador de la serie para televisión y que fue despedido por AMC en la segunda temporada, por lo que el actor optó por desligarse del proyecto.

Cabal, razonable y siempre fiel a sus ideales, su adiós consternó (y mucho) a los espectadores de la serie de AMC. Dale nunca abandonó su moralidad y curiosamente, eso fue lo que le costó la vida. Molesto por la decisión del grupo de acabar con Randall, al que tomaron de prisionero en la granja, Dale trató de aislarse y marchó a pasear por el campo. Fue entonces cuando fue atacado por aquel caminante al que accidentalmente, había «liberado» Carl. El grupo consiguió alcanzarle y acabar con el zombi, pero Dale ya estaba herido de muerte y Daryl decidió dispararle en la cabeza, para acabar con su sufrimiento. «Adiós, hermano», le dijo, antes de descargar su arma sobre su mentón. Dale, por cierto, fue la primera persona a la que mató Daryl desde que estalló el Apocalipsis.

Enid (Katelyn Nacon) – Temporada 9

La conocida como «boda roja» en «Juego de Tronos» fue llevada al máximo grado por «The Walking Dead» en el penúltimo episodio de la novena temporada. En concreto, lo hicieron Alpha y sus Susurradores. A la líder de este último grupo no le gustó nada que su hija, Lydia, renegase de sus orígenes y decidiese abandonar a su madre por los supervivientes de Alejandría, Hilltop y El Reino, por lo que se tomó la justicia por su cuenta y decidió aniquilar a diez miembros de las tres colonias.

Uno de los (desafortunados) «boletos» fue a parar a Enid, que fue capturada junto a otros personajes de lo más queridos, como Tara y Henry, el «hijo» de Carol y Ezekiel. Además de ellos, también fueron apresados Tammy Rose, Frankie, Rodney y Addy, condenados todos a muerte por Los Susurradores. Y cuando éstos iban a acabar con ellos, irrumpieron en escena Ozzy, D. J. y Alek, que trataron de liberar a sus amigos del yugo de Alpha. Todos lucharon hasta la saciedad, aunque de nada sirvió y los diez murieron a manos de Los Susurradores, que clavaron sus cabezas en picas para marcar territorio. También la de Enid, enrolada a la ficción desde la quinta temporada y que había sido el primer amor de Carl Grimes. En el momento de su muerte, además, la joven mantenía una relación sentimental con Alden.

Tyreese Williams (Chad L. Coleman) – Temporada 5

Pocas muertes en «The Walking Dead» han dolido tanto como la del entrañable Tyreese. El hermano mayor de Sasha, un hombre protector, amable y comprensible donde los haya, fue uno de los mejores «fichajes» del grupo de Rick. Y eso que le costó entrar (al principio, el sheriff les desterró tanto a él como a su hermana), pero finalmente consiguió hacerse indispensable dentro de la convivencia.

Inolvidable fue su periplo con Carol junto a las niñas Judith, Mika y Lizzie, que terminó en tragedia para las dos últimas. También lo fue aquel momento, repleto de tensión, en el que Carol, rota de dolor, le confesó a Tyreese que fue ella quién había matado a Karen, la novia del corpulento hombre, tras haberse contagiado del virus letal que asoló la Prisión. Un crimen por el que Tyreese llevaba varios meses pleno de ira, pero que supo disculpar. «Te perdono», le dijo a Carol, entre dientes. Poco después, en aquella funesta excursión a casa de Noah, Tyreese se distrajo y fue mordido con un caminante. Rick y los suyos trataron de salvarle y Michonne le amputó un brazo, pero fue en vano y, para tristeza de la audiencia, Tyreese se despidió para siempre de «The Walking Dead».