Es Noticia

Los motivos de Hannah Baker para no morir en «Por trece razones»

La ficción de Netflix revela las razones de su protagonista para evitar su dramático final

Hannah Baker, protagonista de Por trece razones
Hannah Baker, protagonista de Por trece razones
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

[Atención, este artículo contiene spoilers]

Hannah Baker esgrimió trece razones para dejar de vivir aunque, como ahora sabemos, tuvo otras tantas para evitar su dramático final. «Por trece razones» se convirtió desde el día de su estreno en la ficción más polémica de Netflix debido al relato del suicidio del personaje principal, interpretado por Katherine Langford. El realismo en sus guiones y el modo con que «Por trece razones» retrata un problema como el bullying, ha llevado a muchos padres a intentar evitar que sus hijos sigan una ficción adolescente que pretende, entre otras cosas, alertar y prevenir a los más jóvenes ante conductas alarmantes en su entorno más cercano.

Ya sabíamos que «Por trece razones» pone el broche final a su segunda temporada con una escena de extrema dureza que, incluso, ha disgustado a muchos de los fans de la serie. [Aquí puedes leer de qué se trata]. Sin embargo, el fin de la ficción de Netflix también nos revela algo que Hannah Baker había mantenido oculto durante 26 capítulos: los motivos para no suicidarse. «Once razones, se quedó corta. Dejó muchas otras fuera. No importa cuántas razones haya para hacerlo, siempre hay más razones por las que no», le dice Olivia a Clay al entregarle la lista desconocida de Hannah, que contiene los siguientes motivos para evitar su dramático final:

Mamá y papá: se culparán a sí mismos, y no es su culpa.

Nueva York: podría ir allí algún día. Si no es en la universidad, después de la universidad. Y tal vez podría comenzar de nuevo.

Clay: él también pensará que es su culpa, y no lo es. Pensará que podría haberme salvado. Pero no podemos salvar a las personas, al menos no de esa manera, es más complicado que eso.

Escribir: podría escribir algo genial algún día. Conseguir que lo publicaran. Incluso ser escritora. Parece poco probable, pero es posible.

Papá: me quiere sin duda. Siempre quiere lo mejor para mí. Aunque estoy enfadada con él, sería injusto dejarlo.

Mamá: no sé si podría sobrevivir. Siempre está tan nerviosa. Pero tal vez eso ya es mi culpa. Sé que ella me quiere, me gustaría que ella supiera que lo sé.

Mamá y papá: Trabajaron muy duro para darme una vida mejor. Les decepcionaría

Don Casco: es un chico realmente bueno. Y me gusta. Y tal vez supongo que podríamos estar juntos. No lo sé. Pero tal vez. Si me voy, nunca lo sabremos.

Quizás: algún día podría marcar la diferencia en la vida de otra persona.

Quizás: algún día tendré un hijo, y tal vez podría ser esa otra persona.

Quizás: no es tan malo como creo que es. Tal vez mejorará.