ES NOTICIA EN ABC

Jed Mercurio, el doctor de las fuerzas aéreas que ingenió «Line of Duty» y «Bodyguard»

El talentoso creador, médico de profesión, es también el artífice de éxitos como «Bodies» y «Critical»

«Bodyguard», con Richard Madden y Keeley Hawes, es uno de los éxitos más recientes de Mercurio
«Bodyguard», con Richard Madden y Keeley Hawes, es uno de los éxitos más recientes de Mercurio - BBC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En ocasiones, a uno le llega la inspiración cuando menos lo espera. Si no, que se lo digan al creador británico Jed Mercurio (Lancashire 1966). Hoy en día, el director, productor, escritor y guionista es uno de los mejores artistas de Reino Unido. No en vano, es el culpable de algunas de las mejores series que han visto la luz en los últimos tiempos en su país, del calibre de «Line of Duty», «Bodies» y «Bodyguard».

Ficciones que son auténticos éxitos de audiencia, pero que a la vez son fruto de la imaginación de un hombre, Mercurio, al que no le dio por la pequeña pantalla hasta bien entrado en años. De hecho, el guionista es médico de profesión y no solo eso, sino que también formó parte de la RAF, la Royal Air Force británica a finales de los ochenta. De hecho, el hoy exitoso director y guionista se instruyó durante varios años en las fuerzas aéreas para especializarse en medicina aeronáutica.

Así, se convirtió en oficial de vuelo en junio de 1991, pero apenas seis meses después, en febrero de 1992, descubrió que aquello no era lo suyo. Abandonó su puesto en las fuerzas aéreas y fue entonces cuando comenzó a picarle el «gusanillo» de las artes escénicas y la ficción. Mientras trabajaba como médico, respondió de casualidad a un anuncio en el British Medical Journal y fue contratado para escribir el guion de «Cardiac Arrest», una serie dramática que preparaba la BBC. Lo hizo bajo el pseudónimo de Jon MacUre, aunque fue en ese instante cuando se dio cuenta de que podía labrarse una carrera detrás de las cámaras.

Coherencia, pulcritud y muchos registros

Aprovechando sus conocimientos con el bisturí y lo mucho que había aprendido sobre criminología y demás pesquisas en sus tiempos en la Royal Air Force, Mercurio comenzó a labrarse su carrera como guionista. Su meticulosidad y pulcritud era tal que, en «Cardiac Arrest», también ejerció como asesor médico para asegurarse de que todas las historias que en ella se contaban eran coherentes. Y lo consiguió. No en vano, la ficción estuvo durante dos años en emisión y le granjeó nada menos que una nominación a los Bafta escoceses.

El proyecto sirvió para dar a conocer a Mercurio en la pequeña pantalla, aunque el creador quería más y exhibió su polivalencia en otros registros. Cuando terminó «Cardiac Arrest», escribió el guion de la comedia «The Grimleys», una película que fue hecha directamente para televisión. Su éxito fue tal que ITV apostó por ella y la convirtió en una serie de tres temporadas. En ella, Mercurio ejerció como productor, director y guionista. Todo pasaba por él.

Entretanto, el creador escribió su primera novela, «Bodies», que también adaptó a la pequeña pantalla y se convirtió en una serie de gran éxito internacional. La ficción, un drama médico acerca de los cuestionables métodos de un hospital británico, no tardó en ganarse el favor de las críticas en sus dos temporada. «The Times» la calificó como «una de las mejores series» de la primera década del siglo XXI y «The Guardian» habló de ella como «el mejor drama televisivo de todos los tiempos». La serie, que estuvo en antena de 2004 a 2006, terminó de encumbrar a Mercurio y le granjeó dos nuevas nominaciones a los Bafta, aunque en esta ocasión a los británicos. Además, ganó el premio a la Mejor Serie Dramática en los prestigiosos galardones que entrega la Royal Television Society. En ellos, Mercurio fue nominado en dos ocasiones a la condecoración como Mejor Escritor Dramático.

Éxitos seguros

Pese a todo ello, el creador no dejó de fabricar éxitos. Su tercera novela, «Ascent», vendió decenas de miles de copias y en 2012, Mercurio se lanzó de golpe a la primera línea con la primera temporada de la genial «Line of Duty», calificada en IMDb como una de las 140 mejores series «de todos los tiempos». En abril, la ficción estrenó su quinta temporada en Reino Unido y lo hizo como la emisión más vista del año en el país, consiguiendo 7,8 millones de espectadores y anotando un 38% de cuota de pantalla. En España, la serie se puede ver a través de Netflix y Movistar+.

El talento de Mercurio llevó a Sky, en 2015, a confiarle «Critical», otro drama médico que, protagonizado por Lennie James, se llevó un sinfín de buenas críticas en su única temporada. Tres años después, en 2018, el realizador creó para la BBC la exitosísima «Bodyguard», que triunfa en todo el planeta de la mano de Netflix. Un drama muy «british», con altas dosis de investigación policial y un trasfondo tan actual como es la lucha contra el terrorismo islamista. Protagonizada por Richard Madden (Robb Stark en «Juego de Tronos») y Keeley Hawes (Zoe Reynolds en la aclamada «Spooks»), la ficción se ha convertido en un reclamo y la industria audiovisual pide a gritos una segunda temporada. El ingenio de su creador lo merece, después de todo.