ES NOTICIA EN ABC

Diez momentazos que tienes que recordar de «Twin Peaks»

La ficción de David Lynch regresa a la pequeña pantalla en Movistar Series Xtra

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La primera aparición del agente Cooper

Desde el momento en el que el personaje de Dale Cooper entró en su primera escena, pudimos ver algunas pistas de cómo sería: un oficial encantador, honesto, ordenado, optimista e hiperactivo, es decir, con una personalidad que contrasta con «Twin Peaks». El agente recalca todos los elementos positivos de la ciudad a la que acaba de llegar, algo que pocos (o ninguno) de los personajes que habitan allí harían.

La habitación roja

Cortinas rojas y suelo en blanco y negro en zig zag, así es (y seguirá siendo) la estética de la famosa habitación roja. Cuando Dale Cooper entraba en este espacio en sus sueños cualquier cosa era de esperar: Little Mike con sus bailes de jazz excéntricos o mensajes indescifrable de Laura; y esperamos que siga siendo así. La habitación roja ha sido uno de los más homenajeados de «Twin Peaks»:

Incluso llegaron a hacer tutoriales para aprender a hablar como lo hacen los personajes que aparecen en la habitación roja:

Cómo Leland Palmer sobrellevó la pérdida

Si hay algo que caracterizó a la primera temporada de «Twin Peaks» fueron las peculiares formas de lidiar con la tragedia que sufrieron los allegados a Laura con su pérdida. Cada uno sobrellevaba la situación como podía. Sin embargo, el premio al duelo más espeluznante se lo lleva su padre, Leland, quien desconcertaba a todos los presentes con sus bailes y cantos eufóricos a la par que aterradores en los momentos menos apropiados. Os dejamos un par de ejemplos:

Bob

Para espeluznante, este villano que logró asustar hasta al más escéptico de los espectadores con sus gestos llenos de locura. Por si no fueron suficientes las repentinas visiones que los habitantes de «Twin Peaks» tenían de él, poco después descubrimos el poder que tenía para apoderarse del cuerpo de cualquier persona y hacerle cometer atrocidades inimaginables. Bob consiguió que Jack el Destripador pareciese hasta simpático.

El cameo de David Lynch

No todo era tétrico o espeluznante en «Twin Peaks». El oficial Gordon Cole nos sacó más de una sonrisa. No solo por ser el propio David Lynch, lo hizo con su particular sentido del humor y sus intentos de conquistar a la joven camarera Shelly Johnson.

El nudo con el tallo de la cereza

El punto sexy lo ponía Audrey Horne ¿o es que se han olvidado del momento en el que esta joven quiso convencer a la dama del casino para que la dejara trabajar allí? Un gesto sencillo dentro del mundo surreal del pueblo de «Twin Peaks» que sugiere sin ser explícito, ¿o no?

El toque romántico...

En «Twin Peaks» también hubo lugar para el amor. Lo peculiar es que uno de los momentos más cursis y con la canción más «empalagosa» de historia de las series, «Just You and I», lo protagonizó una de las peores parejas del pueblo: Donna Hayward y James Hurley.

Surrealismo por norma

«Twin Peaks» también nos regaló uno de los inicios de temporada más interesantes y desesperantes a partes iguales. Cooper, tras haber recibido un disparo, no encuentra la ayuda que necesitaba; de hecho, se encuentra con el peor servicio de habitaciones de la historia:

Nos veremos en 25 años

«Hola, agente Cooper. Nos veremos de nuevo en 25 años. Mientras tanto...», decía Laura Palmer. Lo prometido es deuda y esa deuda se saldará la madrugada del domingo al lunes con las retransmisión del primer capítulo de la tercera temproada de «Twin Peaks». ¿Estáis preparados?