Es Noticia
«Maniac»

Emma Stone, Jonah Hill y el homenaje a Cervantes escondido en «Maniac»

La actriz produce y protagoniza la nueva serie de Netflix, dirigida por Cary Fukunaga, que llega hoy a la plataforma

Emma Stone y Jonah Hill en Maniac
Emma Stone y Jonah Hill en Maniac - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Experimentos farmacéuticos que prometen curar cualquier mal recuerdo o enfermedad mental, extraños viajes a otras realidades y una expedición hacia los límites de la mente en un futuro ochentero («retrofuturo») convierten a «Maniac», la nueva serie de Netflix que llega hoy a la plataforma, en una apuesta compleja. Eso sí, la defienden un buen puñado de estrellas delante y detrás de las cámaras: Emma Stone, que debuta como estrella televisiva y también como productora ejecutiva; Jonah Hill («El lobo de Wall Street»), Justin Theroux («The Leftovers»), Cary Fukunaga («True Detective») y Patrick Somerville («The Leftovers»), entre otros. «En el fondo, la serie habla sobre qué es lo normal y quiénes somos. También queríamos mostrar que el cerebro humano es un milagro», cuentan a ABC Fukunaga y Patrick Somerville, que han escrito mano a mano los diez episodios de esta ficción, basada en una noruega con el mismo nombre.

La semilla de «Maniac» comenzó a brotar en el verano de 2016. Tras una primera conversación por Skype, los guionistas empezaron a dar forma a la producción. «A veces no estábamos de acuerdo, y seguíamos hasta que encontrábamos la idea precisa», recuerdan los creadores. Cuando supieron que contaban con Jonah Hill y Emma Stone como protagonistas, se dieron cuenta de que podían escribir todo lo que se les ocurriese. «Sabes que son capaces de hacer cualquier cosa que pongas en la página», reconoce Fukunaga.

«Estar desde el principio en un proyecto, en la producción ejecutiva, no es algo que hubiera vivido y me pareció muy emocionante ver cómo se desarrollaba», explica Emma Stone, enfundada en un traje chaqueta y un jersey de cuello alto que contrasta con la calurosa mañana londinense. «Estoy sudando, ¿por qué me pondría esto?», se pregunta entre bromas, para volver rápidamente a su papel de entrevistada. «Aunque Cary y Patrick estaban al cargo, y lo mejor es dejarles trabajar, porque son brillantes, al estar en la producción sientes que tu voz se oye. Es algo que me gustaría volver a hacer en el futuro», apunta la oscarizada protagonista de «La la land», que también baila en «Maniac». «Ella solo negoció mi contrato», bromea a su lado Theroux, con quien derrocha complicidad (y chascarrillos).

El protagonista de «The Leftovers» es el médico al mando del experimento científico al que acuden Annie (Stone) y Owen (Hill). La primera, sumida en una depresión, es adicta a sus peores recuerdos y a una pastilla que solo se suministra en esas extrañas sesiones. Owen, por su parte, solo aspira a encontrar una forma de lidiar con su supuesta esquizofrenia. «James vive en una especie de burbuja. Él es la metáfora de una vida triste. Es egoísta, narcisista y se representa a sí mismo de una forma realmente más poderosa de lo que es. Es su forma de ocultar su debilidad», reconoce Theroux, aficionado a personajes poco convencionales. «Yo estaría interpretando a Annie constantemente. Me encanta su personalidad, la dinámica con Owen y la extraña forma que tiene de ser divertida. La parte que más me gustó fue la de los viajes a distintas épocas y realidades. La televisión te da la oportunidad de profundizar en los personajes y con Annie y sus “viajes” he podido ser distintas personas a la vez», reflexiona Stone.

La joven (aún no ha cumplido los 30) conoce muy bien lo traicionera que puede llegar a ser la mente. Cuando era niña, sufría ataques de pánico. Apuntarse a clases de teatro en el colegio la ayudó a superar sus miedos y encontrar su vocación. ¿Cómo se ha enfrentado aquí a las adicciones de su personaje? «No investigué demasiado, sino que lo hice desde mi punto de vista y mi entendimiento de la vida. Lo que ella vive es muy específico, así que me centré en eso y los guiones», confiesa.

Capas quijotescas

Los creadores saben que «Maniac» es compleja, pero confían «en la inteligencia de los espectadores» y en la «simpleza emocional de los traumas de los protagonistas». «Si un espectador no entiende cada una de las referencias, el contexto es suficiente para animarles a seguir adelante», reconoce Fukunaga. En una de esas capas superpuestas de significados está el cameo de «El Quijote», libro de cabecera de Annie. «Cervantes fue el primero que exploró en un gran mito la idea de no afrontar la realidad, no saber quién eres... Y esa historia de ilusiones era muy buena para añadir a la ficción y al personaje de Annie», concluyen. Aunque no han logrado que Stone se enganche al clásico de la literatura española.