ES NOTICIA EN ABC

El jugador del Betis que lo dejó todo para convertirse en «stripper»

Jesús Mosquera es uno de los actores de «Toy Boy», la nueva serie de Antena 3

Jesús Mosquera
Jesús Mosquera
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En un local ficticio de Fuengirola, llamado sugerentemente Inferno, un grupo de strippers masculinos baila sensualmente en una despedida de soltera. Estamos en el rodaje de Toy Boy, nueva serie de Antena 3 que pretende mostrar, según sus creadores, la historia al revés: hombres siendo manipulados por mujeres. Hablamos en uno de los descansos con el debutante Jesús Mosquera (Málaga, 1993), que ha colgado las botas de fútbol para probar suerte en televisión. Su personaje parece tenerlo todo (“sexo, fiesta, dinero”), pero se ve envuelto en el turbio asesinato del marido de su amante, una mujer madura interpretada por Cristina Castaño. El joven actor confiesa su timidez a pesar de protagonizar escenas de alto voltaje.

Debuta con un personaje complicado, que además de actuar, debe saber bailar y mantiene tórridas escenas de sexo. ¿Cómo fueron las pruebas para entrar en la serie?

El casting lo hicieron en el gimnasio al que iba, aunque no especificaban para qué era y fui a ciegas. No tenía ninguna experiencia anterior, tampoco como modelo. Fueron unos tres meses de casting en los que me pidieron hacer improvisaciones, hablar de mi vida personal y me tuve que preparar algunas secuencias. Estuve en Madrid unos nueve meses preparándome.

¿Y no le hicieron bailar, una cualidad básica en su personaje?

Al principio, no. Me preguntaron si me gustaba bailar. Les conté que cuando salía con mis amigos bailaba algo. Y me dijeron: ‘¿Tú eres más de barra, no?’. Y les tuve que decir sí, soy de los que se apoya y se queda ahí (risas). En ese momento no sabía que mi personaje era un stripper y no entendía nada.

¿Cómo fue su reacción cuando le dijeron que iba a interpretar a un stripper?

Entré en shock y me dije: ‘Problemas’. No creía que me fueran a seleccionar. Soy una persona bastante reservada, no sabía si iba a poder estar delante de una cámara bailando y desnudándome. Enseñar esa parte tan privada que sólo muestras a tu pareja. Aunque me he sentido muy cómodo. Lo más difícil es actuar, más que bailar o mantener el cuerpo en forma.

Sobre el escenario son seis bailarines haciendo la misma coreografía, ¿hay competitividad entre ustedes?

Hay un pique sano, porque al principio no habíamos bailado casi ninguno. Ahora que controlamos nos retamos de buen rollo, para disfrutar porque queremos pasarlo bien.

¿Cuál fue la reacción de su familia cuando les dijo que iba a actuar en una serie?

Cuando le dije a mi madre que iba a interpretar a un stripper no se lo creía. Me dijo: ‘Tú no puedes hacer eso’. Para ellos, igual que para mí, ha sido un cambio inesperado, muy grande.

Ha dicho que es actor de casualidad, ¿qué quería ser antes de que le seleccionaran para protagonizar la serie?

Jugaba al fútbol, estuve durante un año en el Betis. Llevaba 21 años jugando al fútbol, era mi pasión desde siempre. Y pensé que mi futuro iba a estar relacionado o con el fútbol o con el deporte.

Pero, entonces, ¿no era bueno como futbolista?

No, no era bueno, no mucho (risas). No descarto volver, porque después de lo que me ha pasado ahora yo ya no descarto nada. Yo fluyo y me dejo llevar por lo que siento. No hago planes de futuro, pero ojalá que esto dure mucho tiempo.