ES NOTICIA EN ABC

«Juego de Tronos»: ¿Quién se ha sentado en el Trono de Hierro?

El final de la ficción de David Benioff y D.B. Weiss nos revela que los verdaderos protagonistas han sido la familia Stark, pero hay uno de los personajes que ha sido especialmente importante

Fotograma del último capítulo de «Juego de Tronos»
Fotograma del último capítulo de «Juego de Tronos» - HBO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Si algo nos ha quedado claro en el último capítulo de «Juego de Tronos» es que la ficción de HBO sí que tiene una casa protagonista. La mayoría de los hermanos Stark han conseguido hacer justicia al acontecimiento que nos dejó boquiabiertos allá por la primera temporada. A lo largo de estas ocho entregas nos hemos reído, llorado y crecido junto a ellos. Pese a que todo indicaba que sería Jon Nieve (Kit Harington) quien se hiciera con el Trono de Hierro, pero el último giro de David Benioff y D.B. Weiss le ha colocado lejos de Desembarco del Rey. Ha sido su hermano Bran Stark (Isaac Hempstead-Wright) quien ha sido nombrado como Rey de los Siete (ahora seis) Reinos.

«No hay nada más poderoso en el mundo que una buena historia. Nadie puede detenerla, ningún enemigo puede vencerla. ¿Y quién tiene una mejor historia que Bran el Roto? El chico que cayó de una alta torre y sobrevivió. Supo que no volvería a andar, así que aprendió a volar. Cruzó más allá del Muro, un lisiado, y se convirtió en el Cuervo de Tres Ojos. Es nuestra memoria, el custodio de todas nuestras historias. (...) Nuestros triunfos y nuestras derrotas. Nuestro pasado. ¿Quién mejor para conducirnos al futuro?». Con estas palabras propuso Tyrion Lannister (Peter Dinklage) a Bran Stark como mejor candidato para ocupar el derretido Trono de Hierro.

Bran Stark, junto a sus hermanas
Bran Stark, junto a sus hermanas-HBO

Brandon Stark fue el encargado de dejarnos claro que en «Juego de Tronos» todo vale. Uno de los primeros recuerdos que tenemos del pequeño es su caída desde una de las torres más altas de Invernalia. Era apenas un niño cuando descubrió, mientras escalaba, a Cersei y Jaime Lannister manteniendo relaciones. «Las cosas que hago por amor», dijo el caballero antes de empujar a Bran al vacío. Los Lannister habían dado por muerto al pequeño Stark; sin embargo, lo que habían hecho realmente era condenarle a usar una silla de ruedas durante el resto de su vida. Lo que no llegamos a entender es por qué Bran nunca se cobró su venganza contando lo que había visto en lo alto de aquella torre.

Tras la caída, Bran permaneció postrado en la cama durante un largo periodo en un estado de inconsciencia. Fue entonces cuando comenzó a experimentar lo que terminaría convirtiéndole en el Cuervo de Tres Ojos: las visiones. Mientras el joven Stark intentaba hacer frente a las dolencias que le había provocado el accidente, los Lannister, decididos a terminar con su vida, enviaron a un sicario para que terminara la «faena». Por suerte, Catelyn Stark consiguió frenarlo y Verano lo remató.

Todo apuntaba a que el pequeño Stark iba a ir perdiendo protagonismo poco a poco. Westeros no aparentaba ser un lugar para tullidos. Pero gracias a la ayuda de quien le rodea no es así. Hodor (Kristian Nairn), un criado de los establos, se convirtió en su medio de transporte a través de una cesta que el maestre Luwin diseña y le ata a la espalda. Incluso Tyrion Lannister le cedió un boceto de una montura especial para que pudiera transportarse en caballo, pero, mientras la probaba, sufrió un ataque por una banda de salvajes y de desertores de la Guardia de la Noche. De esa emboscada, además del susto, se quedó con Osha (Natalia Tena), la salvaje que habían tomado como prisionera y con la que Bran crea amistad al descubrir que ambos creen en los Antiguos Dioses.

Pese a su corta edad, Bran Stark quedó a cargo de Invernalia en ausencia de su hermano Robb cuando este se marchó para luchar en la Guerra de los Cinco Reyes. Durante este periodo, y mientras lidiaba con las visiones apocalípticas que tenía, descubrió qué eran realmente sus sueños. Lo hizo gracias a los hermanos Jojen y Meera Reed, hijos de Howland Reed de Atalaya de Aguasgrises. Fueron ellos quienes descubrieron que sus sueños no eran simplemente eso. Cuando Bran Stark soñaba con que entraba en la mente de Verano, realmente lo hacía. Era un «cambiapieles».

Mientras Robb seguía en el frente, Theon Greyjoy (Alfie Allen) se armó de valor para traicionar a los Stark sin apenas un aliado (real). Algo que le dejó claro Ramsay Nieve (Iwan Rheon). Tras esta «rebelión», el bastardo de Roose Bolton secuestró a «Hediondo» y al resto de supervivientes para llevárselos a Fuerte Terror. Mientras Bran y compañía se ocultaban en las criptas. Hasta que decidieron poner rumbo al norte junto a Hodor y los hermanos Reed para encontrar al Cuervo de Tres Ojos.

El camino fue largo y frío. Sufrieron todo tipo de inclemencias. Incluso consiguieron que Manosfrías les acompañara hasta la cueva del Cuervo de Tres Ojos. Allí no solo desarrolla sus habilidades, también aprende aquello que permitirá ganar la Gran Guerra ante los caminantes blancos. «Puedo ver el pasado y todo lo que ocurre ahora en el mundo», aseguró en la séptima temporada de «Juego de Tronos». Ayudó a averiguar cómo podían derrotar al Rey de la Noche y también reveló la verdadera identidad de Jon Nieve. De lo que jamás dio una pista es de que sería él quien ocupara el Trono de Hierro. Hasta hoy. «Por qué crees que he hecho un camino tan largo sino», responde después de que Tyrion Lannister le proponga como Rey de los Seis (no siete) Reinos.

«No todo el mundo va a estar contento», dice Isaac Hempstead-Wright a «EW». «Es tan difícil terminar una serie tan popular como esta sin molestar a algunas personas. No creo que nadie piense que es predecible y eso es todo lo que cabía esperar. La gente se va a enfadar. Habrá muchos corazones rotos. Es "agridulce", tal y como pretendía [el autor de la saga] George R. R. Martin. Es una conclusión apropiada para esta saga épica».