ES NOTICIA EN ABC

El creador de «Velvet» imita a Manuel Bartual y crea la serie del verano en Twitter

El creador de series como «Velvet» o «Las chicas del cable» creó una inquietante historia en la que han colaborado los principales actores y creadores nacionales

Imagen de la alianza perdida que presuntamente encontró Ramón Campos
Imagen de la alianza perdida que presuntamente encontró Ramón Campos - TWITTER
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Esto sucedió el 24 de julio: Hace una semana encontramos esta alianza de boda cerca de una playa. Nos gustaría encontrar al propietario o propietaria. ¿Puedes ayudarnos?». Con este breve texto Ramón Campos, creador de ficciones como «Velvet» o «Las chicas del cable», comenzó lo que terminaría siendo una adictiva historia en forma de hilo de Twitter con la mitad del faranduleo seriéfilo implicado.

El guionista fue contando sus avances, pistas que recibía a través de una cuenta de email que había creado para la ocasión. Parecía que estaba a punto de dar con el propietario cuando recibió un inquietante correo: «Le rogaría que olvidase todo este asunto y no lo continúe aireando por las redes sociales. Quédese la alianza. Puede fundirla o regalarla. Lo que usted prefiera». Esto fue solo el principio.

Cuanto más cerca estaba de encontrar la identidad del propietario del anillo, un actor que supuestamente nunca consiguió triunfar en la industria (y que resultó estar inspirado en Pau Roca), los emails pasaron de una simple charla a amenazas: «Última advertencia. Déjelo. No tiene gracia. Quizás lo que encuentre no le guste. No sea estúpido. No sabe con quién está jugando. Y ahora publique esto también gilipollas». Incluso llegaron a irrumpir (de manera ficticia) en su vivienda. «He mandado a mi familia a otro lugar mientras espero a que la policía termine de examinar la casa», publicó el creador, mientras hablaba por privado con sus familiares y amigos, quienes temían que la historia fuera real.

Poco a poco, Ramón Campos fue obteniendo datos sobre el propietario de la alianza. Primero un nombre, después una profesión. Consiguió formar un perfil de la persona que podría haber llevado el anillo. Para que la historia fuese aún más jugosa, el guionista decidió que aquel al que estaba buscando compartía industria con él. Era un actor que no había conseguido triunfar, pero lo suficiente peculiar como para que sus compañeros lo recordaran.

En ese instante comenzó la larga lista de colaboraciones de primer nivel con las que ha contado esta peculiar historia. Pedro Alonso (Berlín en «La casa de papel») accedió a colaborar con el creador de inmediato con mensajes de voz, en los que aseguraba haber trabajado con él, y un retrato robot del protagonista de la historia. Anécdotas parecidas relataron actores como Mario Casas («Instinto»), Marta Hazas («Velvet»), Adrián Lastra («Velvet»), Francesc Garrido («Gran Reserva»), Marta Torné («Velvet Colección»), Manuela Velasco («Velvet»), Tamar Novas («Alta Mar»), Ivana Baquero («Alta Mar»), Javier Rey («Fariña») o Tristán Ulloa («Fariña»).

Ramón Campos no solo contó con gran parte de los intérpretes más conocidos de la industria cinematográfica y seriéfila nacional. También tuvo la colaboración de creadores de primer nivel como Paco León («Arde Madrid»), Álex Pina («La casa de papel»), Aitor Gabilondo («Vivir sin permiso») o Daniel Écija («Estoy Vivo»).

Lo que nació (aparentemente) de una iniciativa para encontrar al dueño de la alianza perdida acabó tomando el relevo de Manuel Bartual. El historietista contó durante el verano de 2017 cómo sus vacaciones se convirtieron en un thriller a través de un hilo de Twitter. Al principio, todos pensaban que podía ser cierto, pero pronto se demostró que era pura ficción adaptada al formado de la red social acompañada de audios y fotografías.

Una pena que Ramón Campos haya decidido borrarla de su timeline: «Entre ayer y hoy borré las decenas de tweets y audios. Ahora, con este tweet, cierro este making. Dentro de 24 horas cerraré la cuenta para concentrarme en nuestro nuevo proyecto. Mil gracias a todos por estar ahí. Nos vemos pronto en alguna pantalla».