Es Noticia

George Clooney «No me importa el medio, sino la calidad y poder trabajar a mi modo»

Veinte años después de dejar «Urgencias», el actor vuelve con esta miniserie y prepara otra sobre el Watergate

George Clooney, con Christopher Abbott y Pico Alexander en una escena de «Catch-22»
George Clooney, con Christopher Abbott y Pico Alexander en una escena de «Catch-22»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Han pasado veinte años desde que George Clooney, de 57, se despidiera de la serie «Urgencias» y dijera adiós a la televisión. Su camino en el cine ha sido un éxito. En su palmarés encontramos películas de Oscar como «Gravity» o «Up in the air» y exitazos de taquilla como la saga «Ocean». Pero Clooney está feliz por regresar a la televisión, a Hulu, donde estrenará en mayo la miniserie de seis episodios «Catch-22», todavía sin destino conocido en España.

Clooney y Grant Heslov, su socio en la productora que comparten, son los productores ejecutivos de la adaptación de la novela de Joseph Heller a la pequeña pantalla. El actor, admirador del clásico, confesó haber leído el libro en su adolescencia y quedar muy impresionado con la obra. Cuando surgió la oportunidad de producir una serie sobre la narración, no lo dudó ni un instante. En Pasadena, en el hotel Langhan, tuvimos oportunidad de conversar con el actor.

P - Existe cierto debate entre las películas que se estrenan en el cine y la televisión y reciben premios.

R - El debate entre el cine y la televisión siempre ha existido. Ahora se ha multiplicado la audiencia de la televisión y esa línea que antes existía se ha perdido. Además, la calidad en las series ha aumentado exponencialmente. A mí no me importa el medio en el que se emita mi trabajo, lo que me preocupa es la calidad y que me dejen hacerlo como yo quiero. Como te digo, en la televisión estamos viendo cosas increíbles. Además de «Catch-22» estoy desarrollando una serie sobre el Watergate que va a ser una pasada.

P - ¿Cuándo leyó la novela de Heller por primera vez?

R - En mi adolescencia. Estaba todavía en el colegio y me lo exigía el temario de la escuela. Volver a leerlo para desarrollar la serie me recordó la experiencia que tuve cuando era joven. La verdad es que es una novela única y tener la oportunidad de producirla ha sido muy emocionante.

P - ¿Qué destacaría de Catch-22?

R - Es una sátira sobre la guerra. Te pasas todo el tiempo casi llorando por el protagonista, Yossarian, un militar de las fuerzas norteamericanas que debe enfrentarse a una situación llamada Catch-22: la política del Ejército advierte de que nadie puede abandonar por miedo, pero él teme haberse vuelto loco y no estar capacitado para cumplir con su cometido. Es una bella y divertida historia sobre la relación de la guerra con la locura, el capitalismo y la burocracia.

P - Una historia muy de actualidad.

R - Exacto. Nos levantamos cada mañana compartiendo una ansiedad institucionalizada, global, y esta novela destila esa ansiedad. La serie es profética.

P - Ya se hizo una película sobre este libro («Trampa 22»), dirigida por Mike Nichols y protagonizada por Alan Arkin.

R - Sí. Sensacional. Pero la película, como la novela, cuenta una historia caleidoscópica. Nosotros nos hemos concentrado en la ridiculez de la guerra. Hemos hecho una sátira. A mí me encantó el filme de Nichols, no me malinterpretes, pero hemos dejado a un lado el caos de la narración para enfocarnos en las aventuras de los protagonistas. El mayor reto fue recrear a Yossarian como alguien cercano al público, porque comete fechorías imperdonables.

P - Usted se ha quedado con el personaje del coronel Scheisskopf, un hombre muy inestable.

R - Es un loco. Tiene un temperamento inestable, sí. Uno tiene que arriesgar en estos formatos e intentar darle al botón del premio. No te puedes quedar a medias con un papel como este. Uno no mata a medias. Son hombres en mitad de una guerra.

P - Además, dirige varios episodios.

R - Sí. Es una historia sensacional y me divierte dirigir. No me quería meter en medio, pero acabé haciéndolo (se ríe). Sin embargo, quiero destacar el trabajo de los guionistas y de los actores, porque son quienes han dado forma a los personajes.

P - ¿Es una serie política?

R - Es una sátira dirigida a reírse de todo lo prohibido por la burocracia en tiempos de guerra. Nos reímos de la guerra. Nos pasamos los días y las noches temiendo por nuestra situación y es un reflejo de la locura que nos rodea.

P - ¿Es cierto que tal vez vuelva a «Urgencias» en una nueva versión? En Netflix es de las más vistas.

R - Ya veremos. He oído que Ellen Pompeo puede batir con «Anatomía de Grey» el récord como la serie de médicos más larga de la televisión. No estoy dispuesto a perder ese récord (bromea). Hay que pararlo. Debemos hacer más episodios. Tal vez, si regreso, lo haga como paciente.