ES NOTICIA EN ABC

Game of Thrones Resuelto el misterio del vaso de Starbucks en el último capítulo de «Juego de Tronos»

El famoso recipiente no pertenece a la cadena de cafeterías, tal y como aseguran desde la compañía

Imagen del gazapo de Juego de Tronos
Imagen del gazapo de Juego de Tronos
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

[Atención. Este texto contiene spoilers de la última temporada en emisión de «Juego de Tronos»]

Ni siquiera la daga con la que Arya Stark mató al Rey de la Noche generó tantos comentarios. El vaso de starbucks que la Madre de Dragones tenía en su mesa mientras se celebraba en Invernalia el triunfo contra los muertos fue, sin duda, el gran protagonista del capítulo 8x04 de la ficción más popular de HBO. Poco se habló de la muerte de Missandey en comparación con el recipiente, un gazapo imperdonable en una serie de televisión de semejante presupuesto y despliegue técnico.

No es la primera vez que una bebida se cuela en la serie de Benioff y Weiss. Ya en la cuarta temporada pudimos ver a Nikolaj-Coster Waldau, actor que interpreta a Jamie Lannister, sosteniendo un vaso de café en su mano derecha (que le fue amputada en la anterior temporada). Las imágenes, que corrieron como la pólvora en redes sociales, no eran del todo ciertas ya que correspondían a un capítulo de ensayo y no al emitido por HBO.

Si analizáramos al detalle los 71 episodios que, hasta la fecha, se han emitido de «Juego de Tronos», encontraríamos a buen seguro varios errores de continuidad: objetos que no están en la misma posición en la que estaban en la escena anterior, actores descoordinados, micrófonos, pendras de vestir no acordes con la época... De esto último, precisamente, hay un ejemplo en la primera temporada de la serie, cuando Emilia Clarke sale de su tienda tras la muerte de Khal Drogo y la cámara gira su alrededor captando la presencia un sujetador que no parece haber sido fabricado en Poniente:

Otro de los gazapos más populares es aquel en el que vemos a Stannis Baratheon con un micrófono suelto junto a su pierna:

Los productores de «Juego de Tronos» parecen haberse tomado con sentido del humor la presencia del café en la escena de Invernalia a juzgar por su reacción en su cuenta de Twitter: «El café que apareció en el capítulo era un error. Daenerys había pedido un te»:

Como no podía ser de otra forma, también la cadena de cafeterías, a la que el negocio le ha salido redondo, ha opinado sobre la presencia de su marca en el 8x04 de «Juego de Tronos»: «Nos sorprende que no hubiera pedido una bebida de dragón»:

Es importante destacar que, aunque la primera reacción del público fue pensar que la rompedora de cadenas tenía en su mesa un vaso de Starbucks, es imposible apreciar el logotipo de la marca en el recipiente. El director artístico de «Juego de Tronos», Hauke Richter, ya afirmó ayer que el vaso no pertenecía a la multinacional sino a una cafetería de la localidad de Bainbridge, que ha visto escapar su sueño de multiplicar clientes.

La publicación espcializada «Vulture», de hecho, ha analizado el vaso de «Juego de Tronos» al detalle y concluye que, aunque el recipiente tiene un círculo dibujado en su parte central, el logo no se corresponde con el de la popular sirena. No es baladí el descubrimiento, más aún cuando un grueso de los avezados espectadores de la ficción televisiva había llegado a pensar que el «gazapo» de ayer no era tal y que los productores de «Juego de Tronos» podrían haber llegado a un acuerdo con Starbucks para costear parte la ficción, un ejercicio de «product placement» carente de sentido en la serie. Así que, no: ni el vaso es de Starbucks, ni el error fue intencionado.