ES NOTICIA EN ABC

Game of Thrones ¿Quién matará a Cersei Lannister en «Juego de Tronos»?

Todo parece indicar que el personaje más maquiavélico de la serie perecerá en esta temporada, aunque también podría no ser así

La importancia de Aerys II Targaryen, el padre de Daenerys, en el final de «Juego de Tronos»

Cersei, junto a Euron Greyjoy en «Juego de Tronos»
Cersei, junto a Euron Greyjoy en «Juego de Tronos» - HBO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La noche es oscura y alberga horrores, pero ya solo quedan dos episodios para conocer quién se sentará en el Trono de Hierro de «Juego de Tronos». Una incógnita que comenzará a resolverse en la madrugada del próximo domingo al lunes, cuando a partir de las 3.00, HBO y Movistar+ (a través de Movistar Series) emitan el quinto capítulo de la octava y última temporada de la aclamada serie, que estará dirigido por Miguel Sapochnik, artífice de contiendas como la Gran Guerra de Invernalia o la Batalla de los Bastardos.

El episodio, calificado por Emilia Clarke (la actriz que da vida a Daenerys Targaryen) como «el más grande» de esta última temporada, enfrentará a las tropas de la «khaleesi» con las de la malévola Cersei Lannister (Lena Headey), que actualmente ostenta el Trono de Hierro tras el suicidio al final de la sexta temporada de su hijo Tommen Baratheon (Dean-Charles Champan). Aunque al reinado de Cersei podría no quedarle mucho, a pesar de tener a sus órdenes a varias decenas de miles de mercenarios de la Compañía Dorada formando parte de sus tropas, comandadas por el innoble Euron Greyjoy (Pilou Asbaek).

La muerte de la máxima dirigente de los Siete Reinos, tal y como esperan muchos de los millones de seguidores con los que cuenta la ficción, podría llegar en este próximo episodio. Una posibilidad que apoya una de las teorías más comentadas de la historia de «Juego de Tronos». Hay que recordar que la quinta temporada de la ficción arrancó con un «flashback» de Cersei a su infancia. En él, se mostraba a la dirigente, que todavía era una niña, acudiendo junto a una amiga suya a visitar a hurtadillas la cabaña de Maggy la Rana (Jodhi May), una bruja de los bosques que habitaba cerca de Roca Casterly, hogar de los Lannister.

La profecía de Maggy la Rana

«Dicen que eres aterradora. Con dientes de gato y tres ojos. Pero no aterrorizas, aburres», desafió entonces Cersei, que ya apuntaba maneras, a la hechicera. Tras insistir, Maggy la Rana accedió a leer el futuro de la ahora Reina. «Puedes hacer tres preguntas. No te gustarán mis respuestas», esgrimió. Y entre sus tres cuestiones, después de conocer que llegaría una mujer para usurpar su poder y que se casaría con un Rey, Cersei preguntó por su futura descendencia. «Veinte hijos para el Rey y tres para ti», respondió Maggy la Rana, antes de vaticinar que la Reina vería morir a sus tres retoños, todos ellos fruto de su relación incestuosa con su hermano Jaime (Nikolaj Coster-Waldau). «De oro serán sus coronas. Y de oro, sus mortajas». Así fue. El pérfido Joffrey (Jack Gleeson) y la inocente Myrcella (Nell Tiger Free) perecieron envenenados, mientras que Tommen se quitó la vida después de que Cersei asesinase a su amada reina Margaery Tyrell (Nathalie Dormer) cuando hizo estallar el Septo de Baelor.

De acuerdo con la citada profecía, así pues, la Lannister solo tendría tres hijos. Pero en la serie dice estar embarazada, por lo que todo indica que el bebé que espera no nacerá. Y lo que es peor, parece que ella lo sabe y quiere irse al mundo de los muertos fiel a su estilo. Salvo que sea todo una treta de las suyas, claro. «Siempre has amado a tus hijos, más que a ti misma, más que a Jaime, más que a nada... Te lo ruego, si no por ti misma, hazlo por tu hijo. Tu reinado ha acabado, pero tu vida no tiene por qué acabar», le dice su hermano Tyrion (Peter Dinklage) al final del último episodio, cuando intenta salvar la vida de Missandei (Nathalie Emmanuel) y que la reina abdique en favor de Daenerys. Pero nada de eso sucede, sino que la Reina ordena entonces a «La Montaña» Clegane (Hafthor Júlíus Björnsson) que decapite a Missandei, mano derecha de Dany y a la que había apresado poco antes. Matar, matar y volver a matar. Cersei lo tiene claro.

El asesinato de la traductora por excelencia de «Juego de Tronos» parece haber servido como detonante para que la paciencia de Daenerys termine de estallar. Poco antes de a Missandei, las tropas de Cersei también habían aniquilado a Rhaegal, uno de los dos dragones que le quedaban vivos a una «khaleesi» que hace solo días atrás había perdido en la Gran Guerra a su más fiel guerrero, Jorah Mormont (Iain Glen), así como a la gran mayoría de su ejército de Inmaculados y dothrakis. Incluyendo a Qhono (Staz Nair), al mando de este último grupo y también leal a Daenerys. Su sed de venganza hacia Cersei, así las cosas, es tan obvia como lo fueron las últimas palabras de Missandei. «¡Dracarys!», le gritó a su amiga antes de que «La Montaña» arrancase su cabeza. Un mensaje más que claro y que incluso explicó la propia actriz que da vida a la traductora en la serie: «¡Quema a esa zorra!».

Missandei, a punto de ser ejecutada por Cersei y «La Montaña» en «Juego de Tronos»
Missandei, a punto de ser ejecutada por Cersei y «La Montaña» en «Juego de Tronos» - HBO

Muchos frentes abiertos

Pero Daenerys no es la única que anhela la muerte de Cersei más que nada en el mundo. También lo hace Arya Stark (Maisie Williams), que acabó con el Rey de la Noche y que marcha a Desembarco del Rey para terminar de cerrar su famosa «lista», que encabeza todavía la Reina con su nombre escrito en letras de oro. No hay que olvidar, además, la ya reconocida profecía de Melisandre (Carice van Houten) sobre la pequeña Stark. «Veo una oscuridad en ti. Y en esa oscuridad, unos ojos que me miran fijamente. Ojos marrones, ojos azules, ojos verdes. Ojos que cerrarás para siempre». Los marrones eran los de los infames Walder Frey (David Bradley) y Meryn Trant (Ian Bettie) y los azules, los del líder de los Caminantes Blancos. Los verdes bien podrían ser los del ya desaparecido Meñique (Aidan Gillen)... pero también los de Cersei. E incluso –ojo con esto– los de Daenerys, cada vez más alejada de las pretensiones de los Stark.

Llegados a este punto, tampoco hay que olvidar un detalle que la serie olvida, pero que sí que se menciona en los libros de George R. R. Martin cuando Cersei visita a Maggy la Rana. «Y cuando las lágrimas te ahoguen, el “valonqar” te rodeará el cuello blanco con las manos y te arrebatará la vida». En alto valyrio, como bien podría confirmar Missandei si siguiese con vida, «valonqar» significa «hijo menor», que en el caso de esta predicción se referiría al de Tywin Lannister (Charles Dance), padre de Cersei, Jaime y Tyrion. La bruja, así las cosas, pronosticó que la Reina moriría a manos de uno de sus dos hermanos menores (Jaime y ella son mellizos, aunque Cersei nació antes). Pero con el enano como principal candidato a cumplir con el augurio, tampoco habría que descartar a Jaime, que marcha hacia Desembarco, en teoría, para socorrer a su hermana. «Es odiosa. Igual que yo», sentencia cabizbajo al despedirse de Brienne de Tarth (Gwendoline Christie), cuya odisea romántica duró, que diría Joaquín Sabina, lo mismo que «dos peces de hielo en un whisky “on the rocks”».

Mas, ¿qué pasa con Jon Nieve (Kit Harington)? El otrora bastardo de Ned Stark (Sean Bean) y ya (casi) reconocido como Aegon Targaryen también tiene motivos de sobra para acabar con Cersei, y de hacerlo se coronaría (nunca mejor dicho) como el gran candidato al Trono de Hierro. Lo mismo que Sansa Stark (Sophie Turner), tan vilipendiada por la Reina en el tiempo que estuvo «cautiva» por ella en la capital. Por último, no hay que olvidar a Euron Greyjoy, que en caso de que se entere de que el presunto hijo que espera Cersei no es suyo –algo que, inconscientemente, le revela Tyrion cuando suplica a su hermana que no mate a Missandei– podría ser el protagonista de una de las mayores sorpresas que se han visto en la serie de HBO, que no han sido pocas.

Con la profecía de Maggy la Rana en la retina, y sabiendo que el hijo que espera la Reina (si es que existe) jamás verá la luz, vienen a la mente unas palabras que la Reina le dedicó a Ned Stark, antes de que Joffrey le ajusticiase en la primera temporada. «Cuando juegas al juego de tronos, o ganas o mueres». Más claro, agua. Porque, ¿y si Cersei sobreviviera y terminase la temporada (y la serie) en el mismo lugar en el que está ahora, apoltronada en el Trono de Hierro?