Es Noticia

Las estrategias de las plataformas de TV que ya han seducido al 37% de los hogares españoles

Estos servicios han cambiado, en apenas dos años, nuestra forma de mirar hacia la pequeña pantalla

Usuario viendo una plataforma de pago
Usuario viendo una plataforma de pago - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El consumo televisivo ha cambiado drásticamente. Lejos queda ya aquel tiempo en el que la familia se congregaba frente a la pequeña pantalla a una hora concreta para ver el programa de turno y tener conversación al día siguiente en el colegio, la oficina o el bar. Gracias a los avances tecnológicos y a la eclosión de las nuevas plataformas digitales la televisión vive una era de cambio constante que no tiene visos de frenar. Así lo refleja el último informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que en su último Panel de Hogares, relativo al cuarto trimestre de 2017, desvela que Movistar+ (13,5%) y Netflix (9,1%) están presentes en casi uno de cada cuatro millones de casas españolas con acceso a internet, un 22,6% del total. Sumando el resto de servicios de pago (Vodafone TV, Orange TV, Sky TV, HBO España, Amazon Prime Video, Filmin y Rakuten TV), los números dicen que casi el 38% del total de los hogares españoles contratan estas plataformas.

El crecimiento de las dos primeras, pioneras en este aspecto, es de lo más reseñable. Hace apenas un año, Movistar+ apenas sumaba 1.207.000 suscriptores, cifra que prácticamente duplica hoy. En el mismo lapso de tiempo, Netflix –que se ha aliado con Movistar+– ha triplicado sus registros, alcanzando el millón y medio de clientes. En ese mismo tiempo, Amazon Prime Vídeo (566.000 suscriptores, 3,5% del total) y HBO (363.000, 2,3%) también han mostrado un crecimiento exponencial.

Economías de escala

Sin embargo, su negocio no es local, sino mundial. Netflix, tal y como explica Greg Peters, director de producto internacional de la plataforma, está presente «en más de cien millones de hogares –cerca de 125, cuentan desde la compañía– y tiene más de 250 millones de perfiles distintos». Números que le permitieron invertir el pasado año «más de 6.000 millones de dólares (5.100 millones de euros) en producir más de 400 títulos. Peters también aplaude la «accesibilidad» de su servicio. «Ahora, solo con apretar un botón puedes acceder a la película o serie de la que todo el mundo habla y desde tu sofá», señala el directivo a este medio, durante un evento celebrado en Berlín por la compañía.

Producción propia

Netflix, que llegó a España en octubre de 2015, lleva «apenas diez años» dedicándose a la oferta de contenidos online, pero cuenta ya con éxitos como «Stranger Things», «Black mirror» y la española «La casa de papel», todas con su sello de producción. Además, ha abanderado la lucha contra la piratería. «Si damos un buen servicio y libre de virus y publicidad la gente no tendrá ningún problema en pagar y conseguiremos que el consumo ilegal desaparezca», asegura.

La apuesta por producciones propias es uno de los grandes valores de Netflix, pero también de Movistar+. La plataforma española se ha comprometido a desarrollar doce series «de calidad» al año, y ahora también entrará en la producción de grandes películas. «Trabajamos en contenido propio desde antes de que llegase Netflix a España. Necesitábamos algo especial para diferenciarnos», considera Domingo Corral, director de ficción original de Movistar+. La plataforma invierte cerca de 70 millones de euros al año en ficciones como «Velvet Colección», «La peste», «Vergüenza», «La zona», «Mira lo que has hecho» o «Matar al padre». «Es rentable, aunque el dinero no se crea de la nada», defiende Sergio Oslé, presidente de Movistar+. «Podríamos hacer 25 series por la mitad de presupuesto, pero queremos hacer cosas de calidad para que la gente piense que le compensa ser clientes nuestros», agrega.

En esta batalla por la producción propia, Amazon Prime Video prepara una serie sobre «El señor de los anillos», mientras que Sky España pasará de tres a seis producciones propias, entre ellas «Patrick Melrose», con Benedict Cumberbatch. La diferencia de esta última es que apuesta por canales en directo y contenidos bajo demanda, buscando sobre todo «variedad».

A la carta

Otra de las claves del crecimiento de estas plataformas de pago reside en el giro que le han dado a la manera de consumir televisión. «Para mí, es casi imposible a día de hoy ver algo en la televisión tradicional. Cuando pruebas el vídeo bajo demanda es muy difícil volver a lo convencional», explica Peters, desde Netflix. Punto de vista con el que coinciden desde Movistar+. «No conozco a nadie que no lo prefiera a otros modelos de visionado», explica Corral. En ese aspecto, la intención de Movistar+, como la de Netflix, es la de «lanzar al completos» sus series.

La calidad de terceros

Servicios como HBO combinan series propias (con «Juego de tronos», «Westworld», «Big Little Lies» por bandera) y también contenidos de terceros («El cuento de la criada»). «En un momento en el que hay tal saturación de productos en el mercado, el papel del prescriptor es todavía más importante», subraya Tatiana Carral, portavoz de la plataforma en España. «Nunca antes en la historia ha habido una oferta tan amplia y de la mayor calidad tan accesible», añade. Y sin publicidad.

Multidispositivo

«Nuestros clientes son diferentes, hablan idiomas distintos, tienen gustos dispares y tenemos que satisfacer a todos», recalca Peters. Los usuarios de Netflix, estiman, usan «entre tres y cinco dispositivos». «Distribuimos los contenidos por géneros, categorías y etiquetas. Además, utilizamos nuestros filtros y las redes sociales para ver sugerencias sobre nuevas etiquetas», especifica Mike Hastings, director de mejora de contenidos de Netflix. También Movistar+ está desarrollando su propio algoritmo.