ES NOTICIA EN ABC
El príncipe de Bel-Air

Las escenas más míticas de «El príncipe de Bel Air»

La serie aterriza en Netflix y hacemos un repaso de las mejores escenas de la afamada ficción

«El príncipe de Bel-Air»
«El príncipe de Bel-Air»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«El príncipe de Bel-Air» acaba de aterrizar en Netflix. La famosa serie producida por la cadena estadounidense NBC que se emitió entre 1990 y 1996 y, a su llegada a España, no tardó en convertirse en una de las comedias más seguidas por la audiencia.

La serie, que gira en torno a la figura de Will Smith y su llegada a uno de los barrios más ricos de EE.UU., cuenta con seis temporadas y 148 capítulos que narran las historias más cómicas de la adinerada familia Banks: Philip Banks (James Avery), Vivian Banks (Janet Hubert-Whitten/Daphne Maxwell Reid), Carlton Banks (Alfonso Ribeiro), Hilary Banks (Karyn Parsons), Ashley Banks (Tatyana Maria Ali), Nicky Banks (Ross Bagley), el mayordomo Geoffrey Butler (Joseph Marcell) y el pesado amigo de Will, Jazz (Jeff Townes).

Dado que la serie todavía está en nuestras retinas, te proponemos una selección de las mejores escenas de todas las temporadas, comenzando por su ya icónica intro:

Competición de baile en Las Vegas

El la última temporada de esta divertida serie Will y Carlton van a Las Vegas para celebrar el 21 cumpleños de Carlton. La llamada ciudad del pecado hace mella en el ingenuo primo de Will, que se engancha a jugar en los casinos, llegando a perder todo su dinero. En una de sus ocurrencias, Will decide apuntarse a una competencia de baile para recuperar el dinero perdido.

En la serie se evidencia la buena relación entre Smith y Ribeiro y esta desternillante escena es un buen ejemplo de ello.

Geoffrey gana la lotería

En esta escena Will y Carlton hacen una broma pesada a Geoffrey, el mayordomo, pero sobrepasan la línea, consiguiendo que este se enfade y se despida de su puesto, entre insultos a la familia. No podemos culpar al personaje de su reacción, porque en muchas ocasiones le podemos ver mordiéndose la lengua ante las exigencias de la caprichosa familia, y además ¿quién no ha soñado con ser millonario de la noche a la mañana?.

Geoffrey, el mayordomo inglés, es uno de los personajes más graciosos en la serie, haciendo de consejero, con frases de lo más suspicaces sobre sus jefes en Beverly Hills.

Carlton es un gangster- 72 horas

En esta ocasión Carlton vuelve a ser presa de las bromas de su primo, quién le dice que no duraría mucho en un barrio peligroso. Carlton se lo toma muy en serio y supera la expectativas de todos cuando se lanza a proporcionar asesoramiento financiero a gangsters de muy mal aspecto. La genialidad de esta escena es que Carlton vence el estereotipo en el que todos le encasillan y pierde el miedo a lo desconocido.

Papá tiene una nueva excusa

Además de escenas cómicas, en la serie podemos ver secuencias que resultan muy realistas. El padre de Will aparece en la serie, un hombre que le ha abandonado a él y a su madre. El joven le perdona y retoma la relación e incluso planean un viaje por carretera. Pero el progenitor de Will se arrepiente del viaje y protagonizan una de las secuencias más realistas de la serie. La siguiente escena es una de las más recordadas de la ficción y es que se dice que el director dejó que Smith improvisara, consiguiendo uno de los momentos más emotivos de todas las temporadas.

Trevor le propone a Hilary matrimonio

Esta es una escena para morir de risa, protagonizada por Hilary, la prima pija y tonta de Will. Trevor, un rico pretencioso de Bel-Air le pide matrimonio durante un salto de puenting, ante la atenta mirada de toda la familia Banks frente al televisor, quedándose asombrados con el accidentado salto, justo al final del capítulo.

Will y Carlton en la cárcel

Will y Carlton tienen que conducir el coche de unos asociados del bufete de abogados del tío Phil hasta Palm Springs, pero son detenidos y puestos entre rejas acusados de robar el coche. La comedia predomina durante todo el episodio de esta escena, pero lo cierto es que pone de relieve el racismo que sufren los afroamericanos en Estados Unidos y la percepción social que generaban en los 90.

Will y Carlton se ven entre rejas por una situación injusta y uno de los mejores momentos del capítulo es cuando dentro se encuentran a un compañero de celda, con aspecto caucásico, que les sigue el ritmo cuando los primos empiezan a cantar.

Donald Trump en la casa de Bel Air

Antes de ser presidente de los Estados Unidos, Donald Trump ya era famoso por su increíble patrimonio. El millonario, que por entonces financió concursos de belleza como Miss Universo, apareció en numerosas producciones como «Zoolander» o «Solo en casa 2». En esta escena de la cuarta temporada, Trump se interpreta a sí mismo como un magnate interesado en comprar la casa de la familia Banks.