ES NOTICIA EN ABC

Game of Thrones La emotiva carta de Isaac Hempstead (Bran Stark) tras el final de «Juego de Tronos»

El actor, que comenzó en la icónica serie siendo un niño, reflexiona sobre el comentado final de la ficción de HBO

Bran Stark
Bran Stark
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

[Atención, este artículo contiene spoilers de lo sucedido en la última temporada de «Juego de Tronos»]

Isaac Hempstead, el actor que interpreta a Bran Stark en «Juego de Tronos», ha querido despedirse de la serie a través de una misiva en sus redes sociales. En ella, el «cuervo de tres ojos» analiza lo que supuso en su vida la decisión de formar parte del equipo liderado por Benioff y Weiss y reflexiona sobre un final que comprende no haya gustado a todos.

«Es difícil analizar la importancia que 'Juego de Tronos' ha tenido en mi vida, pues mis momentos más importantes guardan, de alguna manera, conexión con mi tiempo en la serie», inicia Hempstead la misiva publicada en sus redes sociales. «Provengo de una familia sin experiencia en el mundo actoral [...]», puntualiza el intérprete para explicar, acto seguido, cómo decidió unirse desde pequeño a un grupo de arte dramático. Tras audicionar para «Juego de Tronos», afirma, «nos mostraron un contrato de treinta páginas en el que me comprometía a actuar durante seis años». Sus padres, dicen, maduraron la oportunidad y lo que suponía el trabajo en HBO para un niño de entonces diez años. «Echando la vista atrás me doy cuenta de qué increíble oportunidad tuve y cómo me sentiría ahora si hubiéramos decidido no participar en el proyecto».

«Una de las cosas por las que más agradecido estoy es por haber estado rodeado de adultos, en un ambiente de trabajo y a una edad temprana. [...] Estar en un ambiente en el que tienes responsabilidades y eres parte de algo fue fundamental en mi comportamiento. [...] Convertirme en un adolescente en la serie fue extraño. Son años difíciles, más aun si te encuentras inmerso en el mayor show televisivo.

No es, el fenómeno de 'Juego de Tronos' una experiencia que me gustaría repetir. El nivel de histeria y de especulaciones sobre la serie no tiene precedentes. cuando grabamos la escena final de la despedida de los Stark en Desembarco del Rey no pudimos salir de nuestra habitación en Croacia por miedo a que algo se nos escapara. Cuando subíamos a los coches para ir al set de rodaje, nos cubrían con mantas para que nadie viera nuestras caras ni nuestro vestuario. HBO, además, también reservó todas las habitaciones del hotel para que nadie tomara fotografías, y fuimos acompañados por personal de seguridad que controlaba todos nuestros movimientos», explica.

«Si hay algo que puedo decir sobre Juego de Tronos es que la temperatura en los rodajes nunca ha sido agradable. En Belfast, pasé los días con los pies empapados y vientos constantes, mientras que en los estudios y la soleada España pasaba un calor excesivo envuelto en mis innumerables capas y pieles [...]».

La despedida

En la carta, también Hempstead explica cómo se sintió tras rodar por última vez. «Pensé en qué se siente siendo Bran Stark y me sentí muy triste al despedirme» relata. El actor, además, afirma que en la última escena se grabó un plano a larga distancia en el que todos los actores continuaron hablando. «Nadie escuchará esas actuaciones, pero fue mi última y maravillosa oportunidad de ser realmente Bran. La cámara estaba tan lejos que apenas podías verla y tuvimos una extraña oportunidad de actuar uno frente a otro sin maquinaria o ilumianción, como si estuviéramos en un escenario. Fue un adiós muy especial». Su despedida de Benioff y Weiss fue, dice, abrumadora. Tras su última escena, «Bran El Tullido» pensó que ya «no tendría una excusa para pasar semanas alrededor de grandes amigos. Ya no estaría dividiendo mi tiempo entre mi hogar y mi segundo hogar en Belfast», dice.

Tras un breve encuentro con los fans a las puertas de su hotel, el actor desterró cualquier sentimiento de tristeza. «Me convencí de la razón por la que hacemos lo que hacemos, por la que nos sentamos en el calor con trajes extraños. La gente adora todo aquello de lo que yo he sido una parte muy pequeña. Juego de Tronos se mantendrá por muchos años, la gente lo descubrirá, otros lo volverán a ver... y así seguirá. Bran vive en el reino intangible del mundo televisivo y en los corazones y las mentes de los fanáticos de todo el mundo».

Sobre el polémico final de Juego de Tronos, el actor afirma estar «encantado». «Al comienzo de la serie, Bran es un niño discapacitado de diez años con pocas posibilidades de sobrevivir a este duro universo. Nunca será el guerrero que viene a caballo, pero es resistente. [...] Me parece un arco de carácter extraordinario verlo pasar de un personaje vulnerable a la persona que posee todas las claves para enender el mundo. El hecho de que Bran se convierta en rey es una victoria para las personas que, con demasiada frecuencia, son marginadas por la conmoción de aquellos que son más fuertes y reaccionarios. Bran no grita para hacerse oír, sino que espera y elige sus palabras y acciones con mucho cuidado. En eso, creo que Bran nos recuerda que, en esta época en la que abunda el sensacionalismo y cualquiera puede expresar su opinión, sería preciso sentarse y considerar las cosas con más cuidado».

«El final de Juego de Tronos ha sido dramático e inesperado. Ver la evolución de Dany es realmente difícil y entiendo que la gente se lo tomara en serio. Sin embargo, la serie muestra su mejor parte cuando hace cosas que nos lastiman, como la muerte de Hodor. Quizás no haya una escena peor que en la que Jon mata a la mujer que ama para intentar salvar el reino. [...] He ahí la inteligencia de Juego de Tronos: nada está atado y nos vemos obligados a relfexionar sobre cuál será el destino de este gran reino después de todo lo que ha ocurrido. Nada lo resume mejor que las palabras de Tyrion a Jon cuando este se pregunta si ha hecho lo correcto: 'Pregúntame en diez años'». «La vida no tiene un final limpio y feliz. Es ambiuo y, en última instancia, intrascendente. Terminar Juego de Tronos con incertidumbre es la manera más honesta de terminar una historia tan compleja. Esa incertidumbre es todo lo que todos sentimos al comenzar nuestra vida después de Juego de Tronos».