ES NOTICIA EN ABC

«Doctor Who»: las viajeras del tiempo rompen el techo de cristal

Un estudio de BBC America destaca el valor de mostrar a mujeres en títulos de superhéroes y ciencia ficción

Jodie Whittaker (en el centro) en un fotograma de la nueva temporada de «Doctor Who»
Jodie Whittaker (en el centro) en un fotograma de la nueva temporada de «Doctor Who» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El estreno de la nueva temporada de «Doctor Who», la serie de ciencia ficción de más de 50 años de historia considerada una institución en Reino Unido, reunió frente al televisor a más de ocho millones de británicos. La responsable de este llamativo dato de audiencia –el mejor de la última década de la ficción televisiva– fue la actriz Jodie Whittaker.

La intérprete es la primera mujer de la historia en asumir el papel protagonista de la serie, el del Doctor, un extraterrestre que viaja por el tiempo y el espacio y que cada cierto tiempo «regenera» todo su cuerpo, convirtiéndose en una nueva persona. Desde el estreno de la serie en 1963, trece intérpretes se han calzado los zapatos del Doctor, con solo dos cosas en común: ser hombres y británicos.

La decisión de que, por primera vez, el Doctor se «regenerara» en una mujer hizo que las redes sociales ardiesen en llamas. Tal como ocurrió en 2016 cuando se anunció que la nueva versión de «Los Cazafantasmas» estaría protagonizada por mujeres, miles de aficionados de la serie, en su mayoría hombres, rechazaron la elección e incluso llamaron al boicot.

Aun así, una gran mayoría de seguidores alabó el cambio. Algunos atribuyeron la decisión de elegir una mujer a la fuerza que estaba tomando el movimiento feminista, aunque en esos momentos todavía no había hecho aparición en escena el famoso #MeToo. Chris Chibnall, nuevo guionista principal de la serie y responsable de la ficción inglesa «Broadchurch» –en la que ya trabajó con Whittaker– dio una explicación muy simple: entre todos los candidatos ella era la persona perfecta para la nueva encarnación del Doctor.

La opción de que el Doctor se convirtiera en una mujer era una posibilidad no tan descabellada. Ya se había planteado con pequeños guiños en algunos capítulos de la serie.

Representación necesaria

Un estudio llevado a cabo por BBC America y el Women’s Media Center a raíz del estreno del episodio ilustra que la falta de representación femenina en películas y series de superhéroes y ciencia ficción tiene una incidencia real en cómo se ven los niños y niñas a sí mismos. Jóvenes y adolescentes se describen con más facilidad que ellas como personas valientes y seguras. El incremento de papeles femeninos con características heroicas ayudaría a que las niñas se vieran como líderes.

Al desgranar los datos de audiencia del primer capítulo de la serie británica protagonizado por Whittaker, se vislumbra aquello de lo que habla el estudio de la BBC. 378.000 chicas de menos de 16 años vieron el episodio, frente a los 339.000 chicos de menos de 16 años. Aunque la diferencia no parece tan relevante, al comparar las cifras con las del primer capítulo de la temporada anterior (390.000 chicos frente a 143.000 chicas) la discordancia se hace patente.

«Efecto Scully»

Que una mujer asuma un papel tradicionalmente masculino, en el caso del Doctor un personaje con marcadas características heroicas, es algo no sin precedente, pero sí poco común. La falta de este tipo de arquetipos atribuidos a mujeres se observa con facilidad en las grandes franquicias televisivas y cinematográficas de ciencia ficción y aventuras. Por eso las excepciones causan gran impacto.

La noventera «Expediente X» generó el llamado «efecto Scully». Según un estudio de 21st Century Fox y el Instituto Geena Davis sobre género en los medios, el 63% de las científicas de Estados Unidos, que en el estreno de la serie tenían alrededor de 12 años, tomaron como ejemplo a la ficticia agente Dana Scully, para desarrollarse profesionalmente en campos como la investigación o la medicina, ámbitos tradicionalmente copados por los hombres.

Los techos de cristal poco a poco se van rompiendo. Scully lo hizo para las científicas, Wonder Woman para las heroínas y ahora incluso la «Doctora» hace lo propio para las viajeras del tiempo.