ES NOTICIA EN ABC

Despidos públicos y evaluaciones al peor empleado: así es trabajar en Netflix

Un artículo de «The Wall Street Journal» denuncia la cultura empresarial del gigante de la comunicación

Reed Hastings
Reed Hastings - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La nueva serie de telerrealidad de Netflix ha sido una emisión exclusiva para sus 6.000 empleados, con unas críticas internas terroríficas: una investigación periodística sobre sus prácticas de recursos humanos.

En julio, el presidente de Netflix, Reed Hastings, se enfrentó en Los Ángeles a 500 directivos de la casa para pedir disculpas por su tardanza en el despido de otro ejecutivo que había empleado una expresión racista en una reunión. Lentamente, sacó un cuchillo y un limón, que cortó en dos y exprimió. «Si la vida te da limones, haz limonada», dijo con teatralidad, mientras bebía el amargo zumo de un vaso.

Así es la vida laboral en Netflix, según un detallado informe publicado recientemente por «The Wall Street Journal» que ha provocado conmoción en EE.UU.: ante todo transparencia máxima. Y también mucha presión sobre la cúpula. Cualquier trabajador puede acceder a información que en otras compañías estaría bajo llave, como el número de suscriptores en cada país o los contratos firmados con las productoras. Un tercio de la empresa tiene acceso, además, a los salarios de todos.

Este clima se traduce en despidos frecuentes y sobre todo transparentes hasta el extremo. La empresa, que consume el 15% del ancho de banda mundial, ha adoptado una práctica que se conoce como «post-mortem»: cuando a alguien se le despide, se habla de las razones en reuniones multitudinarias o en correos en cadena. Más llamativo aún es que se alienta a los empleados a señalar a quiénes creen que se debería despedir. Guarda silencio puede suponer la salida del que se niega a colaborar.

La dirección considera que con estas medidas se mantiene la competición por innovar, que ha convertido a la empresa en una referencia mundial. Con 137 millones de abonados, Netflix es la mayor amenaza tecnológica a la televisión tradicional. La compañía, que comenzó como un servicio de reparto de DVD en alquiler, tuvo en 2017 unos beneficios netos de unos 500 millones de euros.

Provocación

La razón por la que Hastings bebió zumo de limón ante sus compañeros era la demora en el despido de Jonathan Friedland, jefe de comunicación hasta junio. En febrero trató de provocar a sus empleados refiriéndose a los afroamericanos como «niggers», un término despectivo en inglés. Varios se quejaron. Friedland pidió perdón, pero no aplacó las críticas internas. Hastings tardó cuatro meses en echarlo y luego hizo públicas las razones y pidió perdón.

Nadie podrá confundir a Netflix con un ministerio. En su pelea por mantenerse en la cúspide, Hastings ha despedido hasta a sus mejores amigos. El año pasado se deshizo de Neil Hunt, jefe de producción y padre de los primeros algoritmos de recomendación de la plataforma, claves en su éxito. A medida que la empresa crecía y se adentraba en Hollywood, se necesitaba otro perfil. En cuanto tuvo un reemplazo, Hastings ejecutó el relevo.

Estilo olímpico

Según dijo ayer Netflix a ABC en un correo electrónico, «creemos firmemente en mantener una cultura de alto rendimiento y en dar a las personas la libertad de hacer su mejor trabajo. Menos controles y mayor responsabilidad permiten a nuestros empleados prosperar y tomar decisiones más inteligentes y creativas, lo que resulta en un mejor entretenimiento para nuestros miembros». La empresa considera que la investigación del «Journal» «no refleja cómo parte de nuestros empleados viven Netflix».

Varios de los 70 empleados y exempleados con los que ha hablado el diario denuncian lo que consideran una «cultura de miedo». Otros defienden que es el precio que se debe pagar por mantener el ritmo del consumo y la innovación en la era de Internet. En cualquier caso, es cierto que aquellos que se marchan lo hacen –salvo medidas disciplinarias– con cuantiosas indemnizaciones. Y prácticamente todos han encontrado trabajo en otras empresas, gracias a algo tan valioso como una carta de recomendación de Netflix.