ES NOTICIA EN ABC

Derecho a soñar Jorge Sanz: «No se debe permitir que la pública sea manejada por el partido que esté en el poder»

El actor foram parte del elenco de la serie diaria de La 1 «Derecho a soñar»

Jorge Sanz TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Tras demostrar su capacidad para fabular con ironía sobre sí mismo en «¿Qué fue de Jorge Sanz?» (Movistar+), el actor ha vuelto a la televisión en«Derecho a soñar», la serie de abogados que emite, cada tarde de lunes a viernes, La 1 (18.20 horas). En ella, Jorge Sanz da vida a José Manzanas, el marido de Sofía, la secretaria del despacho. Un emprendedor muy poco realista que ha sumido a su familia en una serie de deudas casi asfixiantes. «Estoy orgulloso de esta serie. A casi todos los actores que intervienen los he visto nacer, y me han hecho abuelo. Es uno de sus grandes valores de esta producción, los intérpretes que en ella intervienen», bromea Sanz.

El actor también quiso destacar los temas que trata «Derecho a soñar», producida por Boca Boca, y que son «de plena y rabiosa actualidad», tal y como remarca. «Esta serie es un trabajo que me da gustito. Es divertida y aborda temas cotidianos; pero de una manera entretenida. Soy de la opinión de que la televisión no tiene que educar; sino entretener, pero con calidad. No todo vale por obtener audiencia», subraya.

Hace unos años, el rostro de Jorge Sanz se hizo muy popular -televisiviamente hablando- con series como «A las once en casa», «Colegio Mayor» o «El inquilino». «Evidentemente, en lo técnico ha habido un cambio brutal. Se trabaja de otra manera. He visto nacer las cadenas privadas y un sistema para que la televisión colaborara con el cine. Al principio estuvo muy bien, pero luego como en casi todo salieron los vicios. En estos tiempos echo de menos esas grandes series que emitía La 1 como “Crónica del Alba”, “Los gozos y las sombras”, “Los jinetes del Alba” o programas como “La clave”, en los que los invitados tenían absoluta libertad de expresión sin importar de qué ideología eran. No se debe permitir que una cadena pública sea manejada por el partido político que en ese momento esté en el poder», reconoce.