ES NOTICIA EN ABC

«En el corredor de la muerte», la lucha de Pablo Ibar contra el sistema

Miguel Ángel Silvestre interpreta al reo español en la nueva serie de Movistar+, basada en hechos reales

Miguel Ángel Silvestre, como Pablo Ibar - Vídeo: Movistar+ lanza la serie que relata la vida de Pablo Ibar en el corredor de la muerte
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Veinticinco años lleva el hispanoestadounidense Pablo Ibar luchando, junto a su familia, por demostrar su inocencia después de ser acusado de perpetrar un triple homicidio en Florida en 1994. Hace apenas unos meses fue condenado a cadena perpetua, logrando esquivar la pena capital. Toda esta peripecia vital es la que concentra en cuatro episodios «En el corredor de la muerte», que llega este viernes a Movistar+. Miguel Ángel Silvestre, bajo las órdenes del director Carlos Marqués-Marcet, asume el reto de interpretar en este thriller tan judicial como emocional al reo de padre vasco y madre cubana. «Es una gran responsabilidad no solo porque interpreto a alguien real, sino también porque empecé a hacerme preguntas sobre lo que defendía la serie. El equipo me dejó pensar, hablé mucho con Nacho Carretero, autor del libro en el que se basa nuestra ficción, empecé a ver vídeos, imágenes reales de Pablo y del asesino… Estoy convencido de la inocencia de Ibar y en contra de la pena de muerte. Para mí era muy importante tener esa creencia para poder interpretarle», subraya Silvestre.

Diego Sotelo («Fariña») firma esta producción cocreada junto a Ramón Campos (Bambú Producciones). «Contamos la historia casi al mismo tiempo que estaba sucediendo el último juicio», recuerda el último, convencido de que en este documental no podían dejar que fuera el espectador el que sacase sus propias conclusiones sobre la culpabilidad de Ibar. «Cuando la vida de una persona está en juego y podemos aportar nuestro granito de arena no es tiempo de jugar. Yo creo en la inocencia de Pablo y tenemos que transmitir lo que hemos aprendido de la investigación de Nacho. Otro punto de vista sería irresponsable», reconoce el máximo responsable de Bambú.

Aunque la televisión es «el territorio de los guionistas», reconoce Marqués-Marcet, el realizador ha dejado su sello en esta producción. «Trabajar en televisión es un acto de humildad. Además, me parecía muy fuerte que a Pablo Ibar le hubieran condenado por un vídeo en la que se parece al asesino. Yo propuse usar esa imagen real, porque nos lleva a reflexionar sobre el poder de una imagen, que puede matar a alguien», plantea el director.

Más allá de la inocencia del preso, «En el corredor de la muerte» es también una reflexión sobre «si se puede condenar o no a alguien sin pruebas», plantea Diego Sotelo. «Y sobre el racismo en EE.UU.», puntualiza. Las imágenes de la toma de posesión de los últimos cuatro presidentes americanos que inauguran cada episodio dejan clara esa tesis. «Me gustaría que esta serie ayudara a tomar conciencia, pero no debe ser fácil formar parte del sistema judicial. Ojalá haya una rectificación con la pena de muerte, al menos», pide Silvestre, que cree que la crítica al sistema de la española está en línea con la que realizan «Así nos ven» o «Making a murderer».

Machacar el acento

Para «copiar» a Pablo Ibar en sus distintas edades, Silvestre empezó por el acento y la expresión, vio decenas de vídeos y tuvo dos semanas de ensayos previos. «Fue un rodaje muy emocional. Lo más impactante fue cuando nos dijeron que le habían declarado culpable. Estábamos tan convencidos de que acabaría visitándonos en el rodaje que fue un mazazo», recuerda Silvestre. «Ahora me gustaría ir a verle, escucharle y decirle que creo en él», añade el actor, que con el tiempo ha aprendido a ser más cariñoso y menos autocrítico consigo mismo. «“En el corredor de la muerte” va a ser para Miguel Ángel como “Fariña” para Javier Rey. Se le ha puesto el sambenito de mal actor cuando es muy bueno. Con esta serie van a decir que es otro», zanja Campos.