ES NOTICIA EN ABC

La condena que arrastra Melissa Joan Hart, la protagonista de «Sabrina, cosas de brujas»

La bruja rubia ha pasado por el mundo de la interpretación sin pena ni gloria tras el papel que la convirtió en un icono noventero

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La serie «Sabrina, cosas de brujas» contaba las aventuras de instituto de esa bruja adolescente de 16 años que se enfrentaba a los problemas clásicos de cualquier adolescente mientras aprendía a utilizar sus poderes.

Melissa Joan Hart ya había tenido un papel protagonista antes de meterse en la piel de la bruja más rubia de la pequeña pantalla. Como Clarissa Darling en «Las historias de Clarissa», donde, al contrario que en la ficción de la bruja adolescente, sí tenía la edad del personaje al que interpretaba y no cuatro años más, como sucedió en «Sabrina, cosas de brujas».

Tras siete años de aventuras, Melissa Joan Hart ya no es bruja ni tiene gato. Sí está casada, pero no con sy Harvey Kinkle, cuya imagen ha dado un cambio radical.

Interpretar a Sabrina Spellman fue un trampolín para Melissa Joan Hart, que vio como su carrera despegaba un poco, sobre todo doblando a personajes de películas de animación –«Batman del futuro» y «La banda del patio»– y a finales de los noventa participó en «La chica de al lado» y en el videoclip «You drive me crazy», de Britney Spears.

Sin apenas papeles trascendentes, la actriz se conformó con breves apariciones en «No es otra estúpida película americana» o en la serie «Aquellos maravillosos 70», donde participó en un solo capítulo.

Con el cambio de siglo le llegaron papeles más relevantes, como la comedia televisiva «Dirtbags» y en 2010 protagonizó «Nine dead», un filme de terror dirigido por Chris Shadley que pasó sin pena ni gloria para los espectadores, al igual que «Melissa & Joey», una sitcom en la que interpreta a una política que tiene que cuidar de sus sobrinos. A pesar de sus cuatro temporadas, dejó de emitirse en 2015.

Eso sí, aunque haya pasado por el mundo de la interpretación sin pena ni gloria desde el final de «Sabrina, cosas de brujas», la actriz se llevó lo suyo, como un romance con Ryan Reynolds, durante el rodaje de la serie. «Nadie lucía tan bien con esos rizos rubios y anillo en la mano como Ryan lo hacía. Estaba muy enamorada de James, mi novio de ese entonces con el que llevaba seis meses, pero Ryan y yo pasamos mucho tiempo juntos», empieza contando en sus memorias «Melissa Explains It All: Tales from My Abnormally Normal Life».

«A pesar de que Ryan era muy tierno y lindo nunca pude con su imitación de Jim Carrey. Sin embargo, él sabía cómo hacer que una chica se sintiera especial... Él era muy dulce, yo tenía novio en ese momento, pero ambos estuvimos encantados uno con el otro», dijo.