ES NOTICIA EN ABC

«Carnival Row» Orlando Bloom: «Por fin nos hemos dado cuenta de que el amor no es fácil»

El actor protagoniza «Carnival Row», serie fantástica que aborda temas reales y actuales

Orlando Bloom y Cara Delevingne dan el salto a la televisión
Orlando Bloom y Cara Delevingne dan el salto a la televisión - AMAZON
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Burge, la oscura y futurística ciudad neovictoriana en la que se desarrolla «Carnival Row» (disponible desde hoy en Amazon Prime Video), se ha visto asaltada por todo tipo de criaturas fantásticas que huyen de sus hogares, reducidos a cenizas por la guerra. La élite social de la ciudad tendrá que hacer frente a un asunto tan real y actual como el drama de la inmigración, desde el convencimiento de que la empatía puede acabar con la incomprensión. «Cuando leí los cinco primeros guiones, me di cuenta de que esto es algo que no se ha visto antes, y eso que he trabajado en algunos proyectos increíbles que tienen que ver con la fantasía», dice Orlando Bloom (Canterbury, 1977) en tono jocoso mientras sorbe té en un lujoso hotel del centro de Londres. «Nos muestra, a través de la fantasía, circunstancias que estamos viviendo en la actualidad».

La ficción no solo expone el sufrimiento que diversas criaturas exóticas y mitológicas sufren bajo el yugo humano; también presenta un amor complejo que atenta contra las convenciones establecidas. Se trata del romance entre el detective humano Rycroft Philostrate (Bloom), que investiga una serie de terribles crímenes dignos de Jack el Destripador, y un hada refugiada llamada Vignette Stonemoss (Cara Delevingne), que guarda un secreto clave. «Estoy cansado de ver la típica historia de amor de Hollywood. ¿Ustedes no? No es real. Por fin nos hemos dado cuenta de que el amor es complicado», reflexiona Bloom. «Esta historia deja claro que todos cometemos errores y gracias a ellos te conoces más a ti mismo. Su relación, desde el momento en el que se encuentran, es cualquier cosa menos fácil», puntualiza Delevingne (Londres, 1992), quien ha cambiado ya sus altos tacones por las zapatillas de ducha del hotel.

«Carnival Row» se antoja compleja, una de esas series de las que para su visionado es mejor tener el móvil guardado. «Nos enfrenta a temas de los que no siempre queremos hablar», deja claro Bloom. «Pero son solo el contexto, la trama de la serie está plagada de historias de amor y de crímenes impensables», apunta Delevingne.

La ficción de Amazon, cuyo rodaje tiene lugar en Praga, ya tiene confirmada una segunda temporada en la que desarrollar las complejas personalidades de sus personajes, así como su truculenta sociedad.

Ídolo de ¿adolescentes?

Orlando Bloom deja de lado sus papeles de «niño» para enfrentarse al hombre que ya es. «No estaba buscando hacer otra fantasía, pero sí quería enfrentarme a un hombre. Este personaje ya no es un chico pirata o un chico elfo. Es explosivo, peligroso y amable a la vez. Es complejo, multifacético», explica el que fue protagonista de las carpetas de un sinfín de adolescentes.

No supo gestionar la fama, como ha reconocido, que le dieron «El señor de los anillos» y «Piratas del Caribe»: «Creo que ni la disfruté». Con unos cuantos años más encima, se plantea las cosas con más calma. Quería encontrar el proyecto adecuado para dar el salto a la televisión, «y lo que hecho en uno en el que se respiraba la ilusión. Todo el equipo estaba involucrado. Y yo he encontrado un personaje capaz de mantener mi interés durante mucho tiempo. Quiero ver cómo Philo evoluciona».