Es Noticia

«Acacias 38»: 500 capítulos, dos años en antena, un incendio y nueva franja

La serie de La 1 sigue en forma pese a los cambios

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Acacias 38» es una de las series del momento. Como el ave Fénix, –tras un pavoroso incendio que convirtió en cenizas el plató (situado en Pinto) en el que se rodaban las secuencias que transcurrían en los negocios de la famosa calle que da título a la serie– resurgió de sus cenizas. A principios de abril la producción de Boomerang TV para La 1 reinició su rodaje en su nuevo emplazamiento en Leganés. El equipo de la serie al completo, con más de 120 miembros de personal técnico y un reparto de 25 actores, poco a poco, han ido recuperando el ritmo de trabajo, a tiempo para asegurar la continuidad de los capítulos. El equipo de arte ha realizado un laborioso trabajo de traslado y reconstrucción de los decorados interiores, que se salvaron del fuego en las dos naves incendiadas.

Los seis espacios que recrean el altillo (lugar de residencia de las criadas de la finca) y las casas de los Álvarez-Hermoso, los Palacios, los Hidalgo, los Valverde y de la Serna han mantenido su aspecto original. También se ha vuelto a montar la famosa calle Acacias con locales tan importantes en las tramas como la chocolatería «La deliciosa», la sastrería de la Viuda de Seller, la parroquia de la Virgen de los Milagros, la pergola, el kiosco floristería de Fabiana (antes de Manuela y Guadalupe), los accesos a los jardines del príncipe o la perfumería. Mientras sucedía este trasiego de cambio de platós, «Acacias 38» se hacía mayor y cumplía con un episodio especial sus primeros dos años en antena y 500 capítulos emitidos. La trama que se pudo ver el pasado viernes hizo un guiño a este aniversario e incluso Miquel Peidró y Aurora Guerra, guionistas de la serie, tuvieron una intervención especial en una secuencia del capítulo, en la que tomaron un café en «La Deliciosa» y mantuvieron un divertido diálogo con Víctor, el hijo de la propietaria del establecimiento.

Una serie en alza

A lo largo de estos 500 episodios, «Acacias 38»ha enganchado a un público fiel y se ha afianzado con buenas cifras de audiencia cada tarde. El pasado marzo volvió a batir su récord mensual con 10,7% y 1.270.000 espectadores, 6 puntos y 110.000 espectadores más que en el mes anterior. El capítulo emitido el pasado 22 de marzo es el más visto de su historia, con 1.399.000 espectadores y 11,7 % de cuota de pantalla. En estos dos años se han empleado 4.500 horas de grabación, unos 125 profesionales han trabajado para esta serie. Los guionistas han escrito más de 22.540 páginas y para dar vida a los personajes se ha contado con la participación de casi 200 actores y 5.700 extras.

En sus tramas -y las que quedan por llegar- ha habido dulces momentos como el amor puro y juvenil de Elvira y Simón, Víctor y María Luisa, Pablo y Leonor o Martín y Casilda; la apasionada y complicada historia de Rosina y Liberto, o la fiesta de carnaval que trajo de nuevo la alegría a Teresa... Pero también ha habido momentos amargos como el idilio entre Teresa y Mauro siempre empañado por las argucias de Cayetana, la vuelta de la diabólica Úrsula; la marcha de Paciencia a Cuba, la triste boda entre Teresa y Fernando; el tira y afloja del matrimonio -ahora legalmente separados- entre Felipe y Celia; o las perdidas de personajes queridos como Guadalupe y Maximiliano, junto a la marcha a París de Juliana y Leandro o la muerte de Humildad.

Arriba y abajo

Con motivo de estos 500 episodios, ABC charló con algunos de los vecinos del inmueble de «Acacias 38». Para Juanma Navas -Don Ramón, el patriarca de los Palacios- «estamos tanto tiempo juntos trabajando que veo más a mi familia de ficción que a la mía propia. Empezamos este sueño hace dos años y todavía siento la misma ilusión y emoción que el primer día. Es un trabajo placentero a pesar de los madrugones. Esta serie es una gran apuesta para la ficción española y me siento muy orgulloso de formar parte de ella», afirma. Nos comenta que aunque lo de las audiencias no es asunto de ellos, él ha tomado el testigo de Roger Berruezo (Germán) para informar a los compañeros de los resultados de cada día.

«Las audiencias no dependen de uno; pero estamos muy estabilizados», afirma. Inma Pérez Quirós, la gruñona pero siempre dispuesta Fabiana, asegura que la clave del éxito de esta serie radica en «la constancia y en las continuas sorpresas en las tramas. Me siento enormemente feliz de vivir está experiencia» -y añade- «La elaboración de las tramas están en manos de expertos que conocen y saben hacer muy bien su trabajo. Son auténticos estrategas», sostiene. Inés Aldea -es la dulce e inocente Celia, exesposa desde hace unos episodios de Felipe afirma que «trabajar en esta serie me ha dado estabilidad; pero también algo más importante todo un aprendizaje. En cada episodio hay una gran variedad de tramas y unos personajes muy corales con los que el público se siente identificado, aunque las historias estén ambientadas en 1901».

Anita del Rey -Trini, señora de Palacios- confiesa que «disfruta» de su personaje desde el primer día. «Ella se parece mucho a mí. No puedo estar quieta», afirma. Marc Parejo -Felipe que se ve solo y sin Celia por culpa de sus infidelidades- comenta que «llegar a 500 capítulos es todo un hito en la televisión actual. Mi personaje ha tenido muchos altibajos y su mujer le ha buscado la horma de su zapato. Lo tiene difícil volver a recuperar a su dulce esposa. En esta serie se vive un ambiente familiar; pero no de boquilla, sino de verdad», sostiene. Respecto a Felipe, afirma que «le están dando su propia medicina». «Soy un hombre de la época, muy machista. No comparto su actitud, pero defiendo a mi personaje». Además nos comenta que «Acacias 38» es todo un fenómeno no sólo en España; sino fuera de nuestras fronteras. En Italia se ha convertido en un fenómeno bajo el título de «Una Vita» consolidándose como toda una referencia en Canale 5. La serie se mantiene como líder en su franja de emisión y sigue liderando día tras día con cerca de 3 millones de espectadores», apunta. Respecto a la repercusión internacional, «Acacias 38» también puede verse en Puerto Rico y Oriente Medio.

David V. Muro -Servando, el portero de la finca- acaba de cumplir 30 años como actor y nos hace saber que está «muy agustito» con el personaje. «No tienes vida, pero a cambio tienes trabajo. Con mi personaje, los guionistas han hecho un trabajo excelente, le han dado un giro que me permite “jugar” con distintos matices. Lo que más me gusta de Servando es que se sale de las normas. Es torpe y grosero, pero en el fondo es buena gente, pero un redomado caradura», insiste. Aunque se incorporó en el capítulo 135, Rebeca Alemany, la encargada de meterse en las hechuras de Lolita, una de las criadas del altillo, asegura: «Llegué más tarde, pero desde el primer momento fui una más de esta gran familia». «Somos el punto y la i», como bien dice la pequeña Casilda, -papel interpretado por Marita Zafra- «y las respresentantes del mundo de off, ya que todo lo que ocurre en el edificio lo conocemos de primera mano o de primera oreja, pero somos discretas... salvo cuando a Leonor le contamos algún que otro secretillo para su libro», insiste. «Trabajar en “Acacias 38” me produce mucha alegría y una gran satisfacción. De mi personaje me gusta es su inocencia y ternura y sobre todo que no se asusta en el momento de mostrar sus sentimientos» - y añade- «Me lo paso tan bien y disfruto tanto del personaje que me gusta hasta cuando es gruñona».

María Luisa (Cristina Abad) comenta que su personaje «empezó siendo una jovencita insoportable y caprichosa. Desde que entró en su vida Víctor ve la vida con otros ojos e incluso ha dado un giro más cómico y al mismo tiempo más de verdad. Muchas veces mi María Luisa me produce opiniones encontradas ya que hay cosas de las que dice que no las comparto», sostiene. Su inseparable prometido Víctor -papel interpretado por Miguel Diosdado- nos comenta que «nunca había trabajado en una serie que ha llegado a los 500 capítulos. Eso como actor es una maravilla ya que te ofrece la posibilidad de que tu personaje evolucione y tenga diferentes matices. Lo que más me gusta de él es su capacidad de transitar entre la comedia y el drama... aunque echo de menos cuando era más sinvergüenza y canalla», indica.

Uno de los personajes que más ha cambiado a lo largo de estos primeros 500 episodios es Rosina, interpretado por Sandra Marchena. «Ha pasado de ser una mujer de finales del siglo XIX a una mujer casi del siglo XXI. He rehecho mi vida y me he casado con un chico joven que podría ser mi hijo y con el que me siento inmensamente feliz. De Rosina me gusta todo. Es una mujer decidida y con unas enormes ganas de vivir. Me gusta hasta cuando es cotilla, envidiosa o celosa», insiste. Por último, Jorge Pobes nos asegura que lo que más le gusta de Liberto es «su naturalidad». «Estoy enamorado de él. En estos 500 episodios he tenido la oportunidad de vivir uno de los momentos más divertidos: un duelo a pistola... algo que como aficionado a las películas del Oeste ha sido todo un regalo», concluye.