Es Noticia
«Al borde de la realidad»

Abducciones extraterrestres y posesiones demoníacas: así es la versión de «Cuarto Milenio» de Netflix

La serie documental «Al borde de la realidad» completa la oferta de terror de la plataforma de streaming

Fotograma de «Al borde de la realidad»
Fotograma de «Al borde de la realidad» - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Halloween llegó con una larga lista de estrenos terroríficos que aún nos siguen trastocando el sueño. Después de haber devorar ficciones como «La maldición de Hill House», «Castle Rock» o «Las escalofriantes aventuras de Sabrina», Netflix nos ofreció la posibilidad de llenar el vacío que estas nos habían dejado con la serie documental «Al borde de la realidad».

Aunque sus recreaciones inviten a algún espectador a interpretar que se trata de una ficción de terror más, no es así. «Al borde de la realidad» une esas recreaciones terroríficas con espacios de debate y minientrevistas que, sin duda, recuerdan a «Cuarto Milenio» (pero con un poco más de presupuesto). Luces tenues y una sala compuesta por tonos marrones son el escenario elegido por la producción para que las personas que intervienen en el capítulo relaten y comenten su historia.

Cada uno de los seis capítulos, de una media hora de duración, que componen la primera entrega de «Al borde de la realidad» está protagonizado por una persona «real» que narra en primera persona su experiencia relacionada con el misterio y lo terrorífico. Pero no solo se lo cuenta tanto a la audiencia, también lo narra a sus amigos y familiares allí presentes, quienes no dudarán en darle un punto dramático.

Cada noche durante más de seis años, las puertas del armario de su habitación se abren. Es entonces cuando aparece el cadáver de una mujer ahorcada, que se descuelga y lo persigue hasta los pies de su cama. Ese es el calvario que vivió uno de los protagonistas de «Al borde de la realidad». Desde fantasmas que viven en un sótano o padres asesinos en serie hasta abducciones extraterrestres son otros de los temas que esta vez se atreve a tratar.

¿Qué podemos esperar de todo esto? «Al borde de la realidad» no llenará realmente el hueco que ha dejado ninguna de las ficciones anteriormente mencionadas, pero sí sirve de pasatiempo mientras esperamos a que llegue otra ficción terrorífica que merezca la pena, o como aperitivo entre programa y programa de Íker Jiménez y Carmen Porter.