ES NOTICIA EN ABC

Anatomía de Grey Por qué seguimos viendo «Anatomía de Grey» 15 años después

La serie por excelencia de Shonda Rhimes inicia su décimosexta temporada y ya ha renovado por la siguiente

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En pleno «boom» de las series turcas es preciso recordar que uno de los mejores culebrones de la ficción extranjera nos lo ha dado la televisión americana. «Anatomía de Grey», el drama médico de ABC cuyos personajes ya han vivido desde tiroteos hasta resurrecciones imposibles, regresa a televisión con su decimosexta temporada y unos datos de audiencia que, aunque a la baja en sus últimas tandas, han convertido a la serie en un fenómeno de masas nada despreciable en EE.UU.

La serie médica más larga de la televisión americana emitió su primer capítulo el 27 de marzo de 2005. ¿Dónde estabas aquel día? Desde entonces, el plantel de doctores capitaneado por Meredith Grey puede presumir de haber anotado grandes cifras de audiencia así como de haber sobrevivido a sus tramas imposibles y a la desaparición de personajes clave. Para hacerse una idea del fenómeno basta mencionar que, en 2013, la serie superó en datos de audiencia a uno de los grandes títulos de la ficción americana: «Breaking Bad».

Si nos guiáramos por los Emmy, que esta semana encumbraron a «Fleabag» como el «must» de la comedia británica que ya deberías haber visto, lo cierto es que las tramas del Grey Sloan ya habrían sido relegadas hace tiempo por directivos de canales y plataformas. Pero, como en todo, aquí solo manda la audiencia y los americanos, de momento, siguen expectantes por el devenir de las vidas de este grupo de doctores adictos al drama, por lo que es de esperar que quede serie para rato en la ABC. De momento, «Anatomía de Grey» ya ha sido renovada para su temporada 17 y ha superado con creces la barrera de los 300 capítulos.

Que los premios no hayan refrendado a lo largo de los años el fenómeno médico de Shonda Rhimes [que logró dos Globos de Oro en 2006] no significa que deba tratarse «Anatomía de Grey» como una serie menor. Son varios, de hecho, los críticos norteamericanos que califican la ficción como un «fenómeno cultural» y no es, en absoluto, una opinión descabellada. Junto a «Anatomía de Grey» debutaron, en 2005, grandes series que hoy ya forman parte de nuestro pasado lejano: «Bones», «Cómo conocí a vuestra madre» y «Prison Break», entre otras. Estrenadas en fecha similar, todas ellas fueron desgastando sus tramas hasta llegar a su conclusión lógica tras el paso del tiempo.

En «Anatomía de Grey», sin embargo, nada es lógico ni parece desgastarse. Sus capítulos, protagonizados por rostros muy diversos a lo largo de estos casi 15 años, no pretenden que nos identifiquemos con un personaje en sí para que sigamos su arco vital atentos a sus desdichas. Lo que la serie de Shonda Rhimes pretende, más bien, es que el espectador se vea reflejado en sus historias, en los momentos vividos por los pacientes que acuden cada día al Grey Sloan y que son acompañados por un grupo de doctores que pululan a su alrededor mientras tratan de resolver sus propios dramas.

Para ejemplo, el episodio número 19 de la última temporada. Titulado «Silent All These Years» («Callada todos estos años»), el capítulo nos muestra la historia de una agresión sexual y las barreras emocionales de la protagonista a la hora de denunciarla. El diálogo de la paciente con las doctoras nos traslada al presente y nos hace empatizar con la víctima hasta que logramos entender el motivo de su silencio. Paralelamente, el personaje de Jo vive su propia caída a los infiernos: conoce a su madre y se entera de que su nacimiento fue fruto de una violación. Sin embargo, Jo aquí no es importante. Nos puede interesar más o menos su trama, pero lo que realmente nos perturba y nos hace sentirnos rabiosos con el sistema es la historia de esa paciente que no quiere denunciar una violación porque tomó un par de copas en una discoteca y da por sentado que nadie creerá su relato.

La escena del pasillo repleto de mujeres es, sin duda, una de las mejores de la temporada:

ABC ha promocionado el tráiler de la nueva temporada su serie estrella con el título «Orange is the new Grey». En él, Meredith aparece en escena cumpliendo servicios comunitarios por el delito cometido en la temporada anterior (evitemos spoilers). Lo que sí puede avanzarse es el esperado reencuentro de dos de las intérpretes de «Embrujadas», Alyssa Milano y Marie Combs, que volverán a convertirse en hermanas en el archiconocido hospital, así como algún que otro crossover con «Estación 19». Ya sabemos, sin temor de desvelar grandes secretos, que en «Anatomía de Grey» nos espera una buena dosis de llanto y cabreo aderezada, quién sabe, con la muerte de algún personaje al que ya habremos tomado cariño. Regresó el drama. Bienvenido sea.