Es Noticia

Las nuevas telenovelas: de Luis Miguel a José José pasando por el Cacas

Que los 90 fueran la etapa dorada de las telenovelas no quiere decir que después dejaran de existir

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Que los 90 fueran la etapa dorada de las telenovelas no quiere decir que después dejaran de existir. No ha dejado de existir ni Delia Fiallo. Otra cosa es que no se emitieran en TVE, Telecinco o Antena 3. Puede que ahora todo el mundo hable de ‘La casa de las flores’, igual que antes lo hizo de ‘Luis Miguel. La serie’. Pero en realidad el gran éxito en los últimos meses en lo que respecta a las telenovelas es ‘Fatmagül’, fenómeno turco que ha emitido Nova, cadena de Atresmedia dedicada a ese género. Un fenómeno en todo el mundo. Protagonizada por Beren Saat y Engin Akyürek, cuenta la historia de una joven pobre (un clásico) que es violada por tres hombres y obligada a casarse. La mujer pretende hacer justicia y llevar a la ley a sus agresores en un juicio mediático. Y luego hay una historia de amor, claro. Ha sido la serie más vista de la historia de Nova. 750.000 espectadores, 800.000. Doblando la media del canal. Eso no lo sueñan ni ‘El programa de Ana Rosa’ ni ‘Espejo público’.

Pero es verdad que la serie de Luis Miguel ha sido un trueno tanto en México, donde no le han hecho sombra ni los debates electorales ni el Mundial, como en España, donde la veían los fans y hasta quienes jamás se han comprado un disco del cantante ni han ido a un concierto suyo. En México se emitía los domingos, el día de odiar a Luisito Rey (Óscar Jaenada), el padre de Luis Miguel. Y ‘Culpable o no’, de 1988, se ponía en las discotecas. Hacía tiempo que el Sol de México no estaba tan presente. En España había que esperar al lunes para verla en Netflix. Luis Miguel, que ha cobrado cinco millones por su serie, ha dejado que aparezca parte de la oscura historia del negro Durazo, aparte de poner verde a su padre. Otra cosa habría sido ridícula.

Y cuando creíamos que había sido la serie petarda que-había-que-ver-para-estar-en-la-pomada, se estrena también en Netflix ‘La casa de las flores’ y nos da un patatús. Digamos que ambas son series o telenovelas, no culebrones. Un culebrón tiene que tener muchísimos capítulos, no trece. Ni siquiera ‘José, José’, que ha sido la última en estrenarse por aquí, también en Netflix, lo es. ‘José José’ tiene 75 capítulos pero no es un culebrón. Está basada en ‘Es mi vida’, las memorias del cantante de ‘La nave del olvido’. No deja de ser una telenovela biográfica aunque contenga trazas de culebrón. Al fin y al cabo, su vida es más interesante que la de Luis Miguel. Producida por Telemundo y Netflix, está protagonizada por Alejandro de la Madrid como un José José en la madurez (la voz con la que canta es de Manuel José, el hijo colombiano). Luego hay una parte loca en la que sale el propio José José. Su segunda mujer, Anel Noreña, se ha puesto como una pantera, ve “una mano peluda” detrás (la esposa actual) y ha criticado a José José. Y porque a la primera la atropelló un tren, que si no también se quejaría. Las sacan un poco putones.

Pero sí, la sorpresa ha sido ‘La casa de las flores’, de Manolo Caro. La serie que ha dado lugar a hablar de la renovación de la telenovela. Hombre, es una parodia con todas las referencias del género. También era una parodia ‘Jane, the Virgin’, pero ‘La casa de las flores’ va mucho más allá como comedia disparatada. ¿Y no era José Ignacio Cabrujas también renovador de la telenovela? Antes de estrenarse ‘La casa de las flores’, sabíamos que Paco León hacía de transexual y que la telenovela suponía el regreso de Verónica Castro. Pero no sabíamos nada de Cecilia Suárez, que interpreta a Paulina de la Mora si-la-be-an-do y que es la que ha robado la cartera a todos. Ya para la historia, sus frases: “Se me olvidó cancelar el mariachi” o ‘Me saludas al Cacas”. O su manifiesto feminista cuando quieren chantajear a la prometida de su hermano: “No vamos a ser parte de esa cultura machista que humilla a las mujeres por tener vida sexual activa”. Este cruce entre ‘Dinastía’ y ‘Transparent’ (hasta la música se parece) con toques de ‘Mujeres desesperadas’, ‘Cuna de lobos’, ‘Paquita Salas’ y hasta ‘Mamma Mía’ es para desprejuiciados. Lo ha sido Verónica Castro, que no quería aparecer en la pantalla fumando marihuana.

Sin duda, es lo más descacharrante que ha estrenado Netflix en su producción original. La plataforma ha ganado a Televisa o TV Azteca tanto con ‘Luis Miguel. La serie’ como con ‘La casa de las flores’. Verónica Castro había globalizado las telenovelas con ‘Los ricos también lloran’ y lo ha vuelto a hacer. Pero de todas estas la única telenovela, aunque, sí, moderna, es ‘Fatmagül’.