ES NOTICIA EN ABC

«The Good Doctor», sentimentaloide y terrible efecto «La La Land»

la crítica la ha puesto a parir. Que si sentimentaloide, que si no aporta nada a un drama médico, que si es una Grey de tercera (como si Grey fuera «The Wire»)

Freddie Highmore, protagonista de The Good Doctor
Freddie Highmore, protagonista de The Good Doctor
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En 2004 se estrenó «House». En 2005, «Anatomía de Grey». Esta va por la decimocuarta temporada. El instituto con bisturíes de Shonda Rhimes sigue con salud. David Shore, creador de la ya desaparecida «House», ha estrenado ahora «The Good Doctor» y en EE.UU. es un éxito rotundo (aquí la estrenó el martes AXN).

18,2 millones de espectadores tuvo la última semana en la ABC. La más vista, por encima de «The Big Bang Theory». Recordar que, en su primera temporada, «Anatomía de Grey» consiguió una media de 18,5 millones de espectadores por episodio. Por supuesto, la crítica la ha puesto a parir. Que si sentimentaloide, que si no aporta nada a un drama médico, que si es una Grey de tercera (como si Grey fuera «The Wire»).

«The Good Doctor», versión americana de una serie coreana, está protagonizada por Shaun Murphy (Freddie Highmore, de «Charlie y la fábrica de chocolate»), un joven cirujano autista con el síndrome de Savant o del sabio cuyo mentor es el doctor Aaron Glassman (Richard Schiff, el adorable Toby Ziegler de «El ala oeste»). Un superhéroe dispuesto a llevar a cabo milagros médicos ante el rechazo de los otros médicos.

Un tipo que parece ver el interior de los cuerpos como Ray Milland en «El hombre con rayos X en los ojos». Un tipo sin casi fisuras. Hace cosas extraordinarias y muestra compasión. No sólo cura sino que convierte en mejores personas a las que están alrededor. Sí, esto suena sentimental. Y fofo. También es sentimental y fofa «This is us», el éxito de la temporada pasada. El terrible efecto «La la land». Y un nuevo placer culpable.