Es Noticia

«Élite», otro placer culpable

La nueva producción de Netflix llega con la intención de tomar el relevo de ficciones como «Por 13 razones» o «Riverdale»

María Pedraza es una de las protagonistas de «Élite»
María Pedraza es una de las protagonistas de «Élite» - Netlix
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Netflix llega con una apuesta más que segura: «Élite». Esta serie teen nos traslada hasta Las Encinas, el colegio más exclusivo del país y al que la élite envía a sus hijos a estudiar. «Un mundo privilegiado con fiestas de alta sociedad, niños ricos, sexo y drogas. En él acaban de ser admitidos tres chicos de clase obrera después de que un terremoto destruyera el colegio público y sus alumnos tuvieran que ser repartidos por otros institutos de la zona»: así comienza la descripción que la plataforma brinda de la ficción. ¿Creíble? No mucho, pero dale un voto de confianza porque si algo destaca de «Élite» es su fácil consumo (pese la duración de los capítulos –50 minutos– y a lo predecible que es la historia).

Este choque de mundos engancha, pero (si no entras dentro del target; es decir, no eres un adolescente) se trata de una adicción culpable, como cuando vas al McDonald's en plena dieta. Si las hormonas y los problemas típicos del instituto no fuesen suficientes, Carlos Montero y Darío Madrona –los creadores– decidieron añadirle un asesinato que intentará resolver un grupo de adolescentes estereotipados: la pija, el chulo, la empollona, el malote...

El reparto es una apuesta clara por los nuevos talentos españoles. La generación de Blanca Suárez, Yon González o Úrsula Corberó tiene un relevo generacional (ya era hora) y está encabezado por Miguel Herrán, Miguel Bernardeau, Jaime Lorente y María Pedraza, entre otros. «Élite» reúne –como ya hizo en su día «Física o Química», «El Internado» o «Compañeros»– a aquellos que tienen todas las papeletas para convertirse en la cara de su generación, y que, desde ahora, empezarán a protagonizar algunas páginas del papel couché. Habrá algunos que se pierdan por el camino; otros, se convertirán en los fijos de la ficción española. Chicos, seguid trabajando.