Es Noticia

Cuéntame cómo pasó La alargada sombra de Carlos Alcántara

Nada nuevo, claro, pero los espectadores que se pusieron TVE este jueves no iban en busca de experimentos

TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Son ya muchos en años en antena como para cambiar de receta a estas alturas, y tampoco es cuestión de descolocar al personal cuando «Cuéntame» acaba de anotarse una cifra redonda. La vigésima temporada de la serie de TVE arrancó siguiendo la fórmula de siempre, trenzando y destrenzando la memoria colectiva de un país (el capítulo empieza cuando acababa de conocerse que ETA había puesto en libertad a Emiliano Revilla tras casi un año secuestrado) con las alegrías y sinsabores de la familia de Alcántara. Nada nuevo, claro, pero los espectadores que se pusieron TVE este

jueves no iban en busca de experimentos.

La marcha de Carlitos Alcántara ha dejado un tanto coja a la trama de «Cuéntame», y la sombra del personaje es demasiado alargada como para borrarlo de un plumazo. Aunque ausente, el recuerdo de Carlos Alcántara sigue vertebrando la historia y condicionando a sus protagonistas. Pero por lo que hemos podido ver, de momento los guionistas están jugando con astucia las cartas que les quedan en la mano, y ya es posible entrever por dónde van a tirar los próximos episodios.

María, la hermana pequeña del hijo huido de los Alcántara, cumple dieciocho años y comienza a descubrirse a sí misma y al mundo que la rodea. En paralelo, su padre, Antonio Alcántara, empieza a sentirse descolocado, pasado de rosca y sin ganas de seguir viviendo. Esta relación entre la hija que nace a la vida y el adulto casi viejo que va apagándose será seguramente uno de los filones que más va a explotar «Cuéntame» en esta nueva temporada. «Los tiempos de entonces eran mucho mejores que los de ahora», se lamenta el patriarca de los Alcántara en unos de sus achaques de hombre derrotado por el tiempo.

Este primer episodio vino salpicado por los deslumbramientos tecnológicos de la época, como el ascensor en casa de los Alcántara («¡es como subir a casa en taxi!») y la estación de metro que empiezan a construir en San Genaro. Toni quiere ser padre a toda costa y su hermana Inés postergar la maternidad a cualquier precio. Merche no entiende a su marido y cuida de la abuela Herminia. Las elecciones generales de 1989, la niña que empieza a salir por la noche, los reproches matrimoniales...los conflictos están servidos y habrá que ver si se resuelven con el mismo gusto con el que han sido presentados.