ES NOTICIA EN ABC
Hughes .Hughes .

Alternativas: cosas que ver en Netflix que no son series

Quizás las series estén ya un poco sobrevaloradas

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Quizás las series estén ya un poco sobrevaloradas. Se ha visto con la segunda temporada de «Mindhunter», más bien somnífera. Una alternativa es ir a Netflix en busca de otras cosas. De realities, por ejemplo, si se tiene ese respetable vicio, y mientras llega «GH VIP», que viene a ser la Champions League del género.

Dentro de la categoría «placer culpable» destaca «My hotter half», un programa inglés al que acuden parejas a dirimir quién es el más sexy de los dos. Se someten a los comentarios de desconocidos y a la valoración de una audiencia online parecida al Tinder. El que pierde pasa por un proceso de transformación estilo «Queer eye» y vuelve a ser evaluado.

Es superficial, sexista (todos los realities lo son, no se han inventado aún los idealities), banal y previsible pero es como abrir una bolsa de pistachos. No puedes parar.

Incluso se aprenden cosas. Una es que el hombre es imbatible cuando combina músculos y cara de bueno. Los porcentajes de aceptación rozan el 100%. Otra es que las formas que tiene un hombre para actualizar su aspecto son fundamentalmente dos: colocarse un gorrito como el actor Manuel Burque o embutirse en unos pantalones ajustados. Decía Larry David que probarse unos pantalones era una de las cosas más humillantes que podía hacer un hombre dentro de las que no involucran a una mujer. Aquí la humillación resulta aún mayor por tratarse de los hegemónicos skinny, esa especie de segundo escroto.

Otro gran programa es «Rust valley», las peripecias de un restaurador de coches en Canadá. Paisajes, americanos con sombrero, regateos y «muscle cars», coches de época testosterónicos como los de la última de Tarantino que él somete a sus «alucinaciones metálicas».

Dentro del género, el producto más poético es «Love your garden». Un famoso jardinero inglés visita a familias al cuidado de enfermos terminales para regalarles la transformación de su jardín. Es una belleza de programa, con algo delicado y redentor.

Las tres recomendaciones se caracterizan por el cambio, la mudanza: de aspecto, de carrocería o de jardín. Algo muy propio de septiembre, como un equivalente televisivo de los coleccionables.