ES NOTICIA EN ABC

La edad mató a «The Big Bang Theory» y a tantas otras comedias

La serie daba signos de desgaste, pero han liderado las audiencias la última década

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La salida del actor que da vida a Sheldon Cooper ha precipitado el final de «The Big Bang Theory», pero la serie ya llevaba dando signos de desgaste cada temporada. A pesar de que el número de espectadores se mantenía en los niveles más altos de la televisión estadounidense, las puntuaciones de los espectadores valoraban cada año peor los capítulos de una comedia que terminará el próximo año en su temporada número 12.

La veían muchos espectadores, pero esos mismos espectadores reconocían que los enredos de los jóvenes científicos «frikis» iban perdiendo puntos año a año. Según las valoraciones de la audiencia en la mayor base de datos de cine y televisión, IMDB, la «sitcom», que comenzó en su primera temporada con una nota media de 8,3 y logró una décima más las dos siguientes, apenas era capaz ya de mantener el notable. La hasta ahora última temporada obtuvo su peor resultado, un 7,3, a pesar de contar con un último episodio sobresaliente (9,1), de un nivel que no había visto desde hacía años.

«The Big Bang Theory»
«The Big Bang Theory»-ABC

La audiencia se lo perdonaba todo. La temporada pasada solo fue superada en número de espectadores en Estados Unidos por «Roseanne», ya cancelada por la polémica racista de su protagonista. La anterior fue la serie más vista (drama o comedia) en televisión, un puesto que ya había alcanzado en 2015. Y desde 2011 está entre las tres primeras.

El abrupto anuncio del final de la «sitcom» nada tiene que ver con criterios de agotamiento de una serie que ha permanecido doce años en televisión. A punto estuvo de ser la comedia que más años ha permanecido en el aire en Estados Unidos. Una meta cercana, puesto que la mítica «Todo en familia» de los años setenta estaba, con 13 temporadas, a tan solo una de distancia.

Todo indicaba que la superarían, puesto que se barajaba una renovación por dos temporadas más. Pero no todos lo creían así. Jim Parsons, que interpreta al excéntrico físico teórico Sheldon Cooper, anunció a sus compañeros que la temporada que iban a comenzar a rodar sería su última. Después de tantos años en el mismo papel, animado emprender nuevos proyectos, superó la tentación de seguir siendo miembro del reparto mejor pagado de la televisión: casi un millón de dólares por capítulo para cada uno. El productor, Chuck Lorre, confirmó que sería la última de Sheldon y la de todos. Sin él no había serie posible.

Hacía años que «The Big Bang Theory» había dejado de estar nominada a los Emmy, los premios más importantes de la televisión estadounidense. Desde 2014 no está presente entre las candidatas a los galardones. Aquel año, Jim Parsons logró el último de los cuatro premios que obtuvo gracias a su papel de Sheldon, además de un globo de oro. Y la serie consiguió la última nominación a un Emmy que jamás logró, el de la categoría de mejor comedia, dominado en la última década por «Modern Family» y «Veep».

«Modern Family» vive una situación similar de desgaste. Incluso más abrupta si cabe, puesto que su declive ha sido más repentino, a pesar de de haber ganado 22 premios emmy. Después de años de regularidad por encima del 8 sobre 10 de media por temporada, según la calificación de los espectadores en IMDB, en las dos últimas mantiene a duras penas el notable, como le ocurre a «The Big Bang Theory». Ahora comienza su décima y posiblemente última temporada.

Ni las series más premiadas se han librado del desgaste, pero algunas supieron dar un digno colofón, una oportunidad que ahora tienen que aprovechar «The Big Bang Theory» y eventualmente «Modern Family». «Frasier» también vivió su declive, en una tendencia a alargar las series más allá de su vida natural, pero en su última temporada recobró el pulso. La comedia con más emmys de la historia, 37 en total, cinco de ellas a mejor comedia, consiguió acabar tan bien como empezó, con una valoración de 8,1 de media en la primera y última temporada.

No es habitual que comedias tan longevas y de tanto éxito de audiencia logren mantener el nivel durante tantos años. Son pocos los ejemplos de las últimas décadas. Entre ellas están «Friends» y «Seinfeld». La primera es un ejemplo de regularidad con una temporada final a la altura, y la segunda es de superación año a año. Con un 8,9 son las series analizadas con mejor puntuación global en IMDB.

Es más frecuente que terminen estirando demasiado las tramas antes de decidir poner punto final. El caso reciente más dramático es «Dos hombres y medio». A pesar de la salida de su protagonista, el problemático actor Charlie Sheen, los productores decidieron mantenerla con pobres resultados. De un 7,9 en su octava temporada pasó a un pobre 6 en la novena, la primera sin él. Agonizó otros tres años hasta salir por la puerta de atrás con la nota media más baja de su historia.

«The Big Bang Theory» deberá evitar el vértigo de la última temporada si no quiere acabar como ocurrió a «Cómo conocí a vuestra madre». Su último episodio fue el peor valorado de toda la serie, dentro de su peor temporada, en otro ejemplo de paulatino declive de una comedia longeva.