ES NOTICIA EN ABC

La ruta de los Estévez

Martin Sheen habla de «su» Camino de Santiago

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Llegaron a Madrid desde Santiago —presumiblemente no lo hicieron andando— y dejaron una estela de paz y buena voluntad. Incluso se prestaron al habitual show de los programas televisivos como si las preguntas llegaran del fundador de «Cahiers du cinéma». Emilio Estévez y su padre, Martin Sheen, han hecho «The Way» (El Camino) con ayuda de Filmax y de la Xunta y el firme propósito de explicar la ruta xacobea al mundo, además de rendir homenaje a los orígenes gallegos de la familia.

Que el gran «Jed» Bartlet de «El ala Oeste de la Casa Blanca» rebajara su «presidencial» caché para hacer una escapadita y protagonizar esta película, por más que la dirija su hijo y honre la memoria de su padre, es solo un ejemplo de la conjunción de buenos propósitos que la ha hecho posible. En realidad, como contaron sus responsables, está inspirada en una historia real vivida por la propia familia Estévez, más romántica y no menos interesante que el guión (¿guion?) definitivo.

El productor Julio Fernández, responsable máximo de Filmax, explicó que «The way», preestrenada en Santiago como era preceptivo, llegará hoy a 150 cines en toda España, aunque la idea es que la cinta recorra su propio camino y aumente el número de copias. El voluntarioso plan es parecido para los Estados Unidos, donde se ha probado la película en pases en distintas ciudades. Según dijo Emilio Estévez, casi el 90 por ciento mostraba después interés en recorrer el Camino de Santiago.

Martin Sheen contó que en el año 2003 aprovechó un descanso de «El ala Oeste» para visitar España junto a un amigo y su nieto Taylor. «Yo había leído cosas sobre el camino y me apetecía conocerlo. Como no teníamos mucho tiempo, hicimos lo que haría cualquier americano: recorrer una parte en coche. Eso sí, mi nieto conoció a la que ahora es su mujer». En cualquier caso, durante el rodaje Sheen caminó muchas decenas de kilómetros, mochila a la espalda y sin doble. «Cada paso lo dieron mis pies», corroboró el actor.

Tan agradable es este legendario actor que, según declaró su hijo, lo único difícil a la hora de dirigirlo era que no se mostrara demasiado simpático, algo que no iba con el personaje. «Casi me enfado con mi padre. Era amable con la gente y tenía ganas de aprender español. Justamente lo opuesto a su personaje. Le tuve que corregir». Si era afable incluso como presidente...